Saltar al contenido

Zeus, el temible dios supremo del trueno

Zeus
[Total:1    Promedio:5/5]

Zeus es muy bien conocido por todos, pues no es nada menos que el principal dios de la mitología griega. Además, Zeus es nombrado también dios del trueno o del rayo. Hasta se considera dios de todos los dioses, siendo él la máxima autoridad divina.

Este ser divino habitaba en el Monte Olimpo, exactamente en Grecia. Aunque es una deidad, este dios también gobernaba a los hombres en la tierra. Absolutamente, todo ser vivo debía rendirle tributos. Todos le conocían por ser uno de los dioses más justos y prudentes, pues él solía razonar sus acciones junto a la del resto de las deidades.

¿Cómo era Zeus?

De acuerdo a las antiguas leyendas, todas y cada una describen a este dios como un ser macizo o musculoso, de barba blanca y siempre con un rayo en una de sus manos. Tan solo con su pura presencia podía evocar completo dominio y poder. Tal característica era el principal atractivo clave para obtener la atención de todas sus mujeres o amantes. Otra de las cosas que representa a Zeus, es la enorme cantidad de hijos y amantes que Zeus posee, como hijos tiene miles de dioses y semidioses.

Zeus omnipotente
Zeus omnipotente

Zeus casi no tenía enemigos, pues, su sola presencia causaba un increíble nivel de terror.

Padres del dios

Zeus es el hijo menor de los titanes Crono y Rea, siendo éste el más joven de los principales dioses más importantes de la mitología griega. Rea, dio a luz a los olímpicos más importantes de las historias antiguas, siendo ésta apodada y conocida como la madre de todas las deidades.

Cronos les tenía un profundo pánico a sus hijos, pero más no dejaba de procrearlos. Aún así, para evitar que lo destronara uno de sus hijos (tal y como él mismo hizo en el pasado con su padre), Cronos se los comía sin piedad alguna. Sólo de esta manera evitaría que su reinado se viniera abajo, comiéndose a sus pequeños hijos con tan sólo minutos de nacidos.

Infancia del dios del trueno

Cuenta la leyenda que, el dios y señor del tiempo, Cronos, hijo y asesino de su propio familiar, escuchó un oráculo que predijo que, así como él había asesinado a su padre, así iba a concebir un hijo que lo destronaría tal y como él hizo.

Aun así, Cronos trató de ser astuto e hizo todo lo posible para que esa profecía no se cumpliese. El plan de Crono fue devorar a todos y cada uno de los hijos que engendrara con su esposa Rea. Fue entonces cómo este dios se comió sin piedad a Deméter, Hera Hades y Poseidón cuando apenas tenían segundos de haber nacido.

Pero, Cronos no contaba que su esposa Rea se iba a cansar de esa terrible situación en algún momento. Estaba furiosa y dolida al ver cómo sus pequeños hijos una vez salidos de su vientre se convertían en carnada para su esposo.

Es así como el nacimiento de Zeus trajo consigo un montón de misterios, para que este pequeño dios pudiese estar con vida. Fue entonces como Rea planeó una trampa para Cronos, dando a luz en secreto y, al siguiente día le entregaría a su esposo una roca envuelta en pañales que simularan la silueta de un bebé.

Infancia de Zeus
Infancia de Zeus

Efectivamente el engaño fue todo un éxito, tal y como Rea lo planeó. El pequeño que Rea salvó le puso como nombre Zeus y ella lo ocultó en la isla de Creta, lugar donde fue criado por la cabra Amaltea la ninfa Adamantea o la ninfa Cinosura.

Según otros autores, los coribantes danzaban y golpeaban con fuerzas sus escudos para que los llantos del bebé no se escucharan. Mientras que otros autores confirman que al pequeño le colgaron una cuna en una gran rama de un árbol, donde estuvo en medio del cielo y la tierra, para que a su padre se le pasara desapercibido.

Educando al dios
Educando al dios

Adultez del dios

Al pasar los años, este pequeño dios fue creciendo y haciéndose cada vez más y más fuerte.  Cuando estuvo capacitado y preparado para enfrentar a Cronos decidió enfrentar por fin a su padre. Zeus quería sentarse en el trono de su padre, pues sabía que la profecía debía hacerse realidad para acabar con el sufrimiento de los dioses los cuales eran sus hermanos y de su madre.

Era tan grande el rencor, odio y venganza que Zeus tenía que éste no se cansaba de combatir contra su padre. En la larga batalla de Zeus contra Cronos, una vez victorioso Zeus obliga a su padre a vomitar a toda su familia. Saliendo de su estómago todos los hermanos verdaderos del dios, entre ellos están los conocidos: Hades, Poseidón, Hestia, Démeter y Hera.

La Titanomaquia

Pero, Luego de haber batallado contra su padre, a los dioses les esperaba otra gran guerra, esta vez con los titanes. A esta batalla se le apodó la gran “Titanomaquia”, sólo de esta forma se le podía arrebatar el control del universo a los aliados del ex dictador Cronos.

De esta manera, los dioses apodados como los “olímpicos” salieron una vez más victoriosos de aquella larga y sangrienta lucha. Al ser derrotados todos los titanes quedaron apresados en la eternidad en el lugar más profundo y oscuro del infierno, mejor conocido como “El Tártaro”.

Cuando la paz llegó al Olimpo donde yacían los dioses, Zeus fue proclamado dios supremo, y decidió repartir el poder de autoridad del universo en tres partes. Es decir, Poseidón fue proclamado máxima autoridad del océano, las aguas y el mar. Por otra parte, Hades obtuvo el mandato de todos los muertos y el inframundo. Y finalmente para sí mismo se otorgó el poder total del cielo y se concedió el nombre de padre supremo de todos los dioses y mortales.

Algunos hermanos del dios

Zeus era el más joven entre sus hermanos, pues era el sexto hijo de los titanes Rea y Cronos. Zeus amaba y protegía a sus hermanos tal y como un padre para ellos, a pesar de ser el menor.

Hades

Desde entonces a Hades “el invisible” le otorgó las llaves del inframundo para que gobernara como dios de los muertos. Su apodo se debe al casco de invisibilidad que utiliza, el cual tiene el poder de volver invisible a este dios delante de sus enemigos para poder causarles daños mortales.

 Poseidón

Así como sucedió con Hades, Zeus también le dio autoridad a Poseidón de ser rey de una parte del mundo, en este caso, los mares, océanos y el agua. Por siglos, todas las catástrofes que sucedían en el mar se le atribuyeron a este dios Poseidón. Aunque, se dice que, Poseidón también era el causante de los terremotos y movimientos extraños de la tierra.

El arma que Poseidón utilizaba era el tridente, muchos artistas lo representan siempre con este armamento. Tanto en Grecia como en otras culturas Poseidón era muy respetado y venerado. El temperamento de este dios era muy cambiante, pero cuando se molestaba o enojaba por algo o alguien podía enviar muchas tempestades y sufrimientos a todos, sin importarle los inocentes.

Zeus y Poseidón
Zeus y Poseidón

Démeter

Esta diosa fue otra de las grandes divinidades hermanas del dios Zeus y salvadas por él. Es conocida como la gran protectora de cosechas y la fertilidad de todos los campos.

Hestia

Conocida por todos sus seguidores como la deidad del fuego. A pesar de ser la representación del fuego, esta diosa era muy pacífica. Hestia también era conocida por ser protectora, conserje de la cocina, la agricultura y del calor de los hogares. Se dice que, Hestia fue la última diosa en salir de dentro de las entrañas de su padre Cronos.

Artemisa

La hermosa Artemisa es la diosa de la caza y la pureza. A pesar de tener una belleza increíble y envidiable, esta diosa jamás estuvo casada. Se dice que, su belleza ocasionaba que sus hermanos pelearan su amor, trayendo discusiones entre sus hermanos y hermanas que también la envidiaban. Así que, para eliminar todo rencor dentro de su familia, Artemisa promete a su hermano y a su salvador y dios padre Zeus quedarse para siempre virgen.

Hera

La diosa Hera también fue una de las hermanas que el dios Zeus rescató de su malvado padre. Pero, a pesar de ser familia también son esposos. Siendo entonces Hera reconocida por ser la madre de todos los dioses olímpicos y mortales. Hera se aprovechaba de este poder para ocasionar temor entre las mujeres que intentaran seducir a su esposo Zeus.

En la mitología griega se describe a Hera como una mujer extremadamente celosa, con sangre vengativa y muy rencorosa. Hera estuvo presente en muchas historias de otras diosas amantes de su esposo, así también como en las leyendas de los hijos bastardos de Zeus y en las historias de mujeres mortales. Todas estas amantes del dios sufrieron grandes consecuencias por los indomables celos de esta mujer, sin importar que fueran mortales o deidades.

Hera y Zeus
Hera y Zeus

Decendencia del dios Zeus

Atenea

Del fruto de todas esas infidelidades, Zeus tuvo una larga y agotadora lista de hijos con miles de diosas y mortales. Gracias a ello, nacieron muchos héroes en la mitología, una de ellas es la diosa Atenea. Atenea es la hija favorita de Zeus, fue nombrada señora y protectora de la ciudad de Atenas. También lleva el apodo por ser diosa de la sabiduría y conocimiento, era constantemente asociada al universo de las aves y por ende el símbolo que la representa es la lechuza. Se le denominaba también diosa de la guerra.

Artemisa y Apolo

Artemisa y Apolo nacieron de una de las aventuras de Zeus con Leto, la diosa del día y la noche. Estos dos hermanos son tan unidos pues porque son gemelos, se dice que desde el vientre de la diosa Leto estos dos pequeños siempre han sido inseparables. Apolo era conocido como el dios de las artes, especialmente de la música. Aunque, Apolo posee otros dones o habilidades, se dice que él es todo un profeta pues conoce las acciones que tomará su padre Zeus con los condenados.

Mientras que Artemisa es otra mujer guerrera, conocida por sus habilidades de caza es apodada como la cazadora, nombre que se ganó por su interés por los oficios rústicos.

Hermes

El dios Hermes también es producto de una de las infidelidades de Zeus, esta vez con la diosa de la montaña Maya. Es el dios de los comerciantes y rateros, este dios es el encargado de ofrecerles beneficios, sean merecidos o no. Entre sus habilidades, destacan el ser ágil y audaz, pero no los cumplía de buena manera así que también es distinguido por ser el dios del engaño.

Perséfone

Perséfone es también hija de Zeus con su hermana Démeter. La joven y bella Perséfone fue acosada por el dios Hades, otro de los hermanos del dios supremo Zeus, Hades estaba ciegamente enamorado de esta hija de Zeus y la obligó a casarse con él, aunque ella no quisiera. Es mejor conocida como la reina del inframundo y universo de los muertos. En muchas versiones es llamada Core o Kore.

Dionisio

Otro hijo del dios del rayo es Dionisio, producto de la aventura que mantuvo en secreto con Sémele, una bella y joven diosa que representa a la luna transitando el cielo. Dionisio es mejor conocido como dios de la vegetación, señor protector de las siembras de frutas, especialmente de la uva, por esta razón es que es mejor conocido como el dios del vino. Dionisio fue un dios humilde, pues, enseñaba a los mortales a cultivar esta fruta y los procedimientos necesarios para convertirla en vino.

Perseo

Uno de los hijos semidioses del dios del rayo es llamado Perseo. Este joven nació de los amoríos entre la mortal Danae y Zeus. Debido a su gran poder sobrenatural Perseo sobresalía del resto, y aunque su poder era extraordinario Perseo estaba muy apegado a su madre, siempre estaba al pendiente de ella era considerado su protector. Entre las grandes hazañas de este hombre, una de ellas fue conseguir la cabeza de Medusa, uno de los míticos monstruos de la antigua mitología griega el cual era sumamente peligrosa pues podía convertir a los hombres en piedra solamente con la mirada.

Heracles

Heracles fue otro de los hijos semihumanos del dios Zeus junto a la bella reina Alcmena. La historia de Heracles fue una de las más conocidas, tanto en la mitología griega, así como en la mitología romana. Su fuerza brutal y sobrenatural hicieron que el joven Heracles estuviera a disposición de la diosa Hera. Dos de las grandes habilidades de Heracles fueron su fuerza y coraje para combatir con espeluznantes monstruos paranormales.

Helena

Cuando el dios supremo se enamoraba no había obstáculo alguno para poseer a una mujer. En esta ocasión, el dios del rayo transformado en cisne enamoró a la reina Leda y de tal unión nació Helena. Desde muy joven esta joven mitad diosa ha sido muy pretendida por su admirable belleza, tenía miles de hombres poderosos detrás de su amor.

Las Musas

Las famosas Musas también fueron hijas de este poderoso dios junto a Mnemosine la mítica representación de la memoria, estas Musas eran nueve en total. Estas hermosas mujeres respetaban y cuidaban las letras y las ciencias.

Ares, Hebe y Hefesto

Por último, pero no menos importante están los hijos dentro del matrimonio de Zeus junto a la diosa Hera. Juntos conciben a Ares, el legendario dios de la guerra, la violencia las plagas y las epidemias. De esta unión matrimonial nace también Hebe, la representación de la juventud. Hebe siempre fue una mujer muy servicial, ayudaba a los dioses llenándoles sus copas de vino y a su madre Hera también la ayudaba con los cuidados del pequeño bebé Ares. Otro de los hijos de estos dos dioses fue Hefesto, apodado como el dios del fuego y la herrería, Hefesto era el que fabricaba las armaduras de los legendarios olímpicos. Este herrero legendario también les fabricaba joyas a las diosas y monumentales tronos impotentes a todos los dioses.

Amantes del dios

Leto y Zeus

Tras el encuentro sexual con el dios supremo, la diosa Leto quedó embarazada de los gemelos Apolo y Artemisa. Hera al enterarse de esta nueva infidelidad piensa en maldecir las tierras que acogieran a Leto para dar a luz a los gemelos. Desde ese instante la joven empieza en la búsqueda de tierras para prepararse a dar a luz, más sin embargo nadie se decidía a aceptar pues estaban temerosos de despertar aún más la furia de la diosa Hera.  Fue entonces cuando Leto decidió llegar en la isla errante Delos, pues esta isla constantemente se movía por el mar. Sólo de esta manera Leto se sentía segura y le podría resultar más sencillo escapar de las garras de la diosa.

Allí fue donde Leto finalmente pudo dar a luz en paz a los gemelos. Zeus estaba agradecido y para premiar a la isla por haber acogido y resguardado a sus hijos bastardos decidió ponerle fin al rumbo sin sentido de la isla y la fijó en el mar. Además de ello, Hera no podía hacerle ningún daño ni a Leto ni a sus pequeños en esta isla.

Madre de Apolo y Artemisa: Leto
Madre de Apolo y Artemisa: Leto

Al pasar el tiempo, la isla fue un lugar consagrado para el culto de Apolo, convirtiéndose en el santuario más importante del mismo.

Alcmena y Zeus

Alcmena fue otra de las víctimas del engaño de Zeus. Esta era una mujer que respetaba mucho a su matrimonio y esposo Anfitrión, el cual se encontraba lejos de su hogar dirigiendo un ejército. Fue entonces cuando Zeus engañó a la joven convirtiéndose a sí mismo en la apariencia de Anfitrión y se dirigió al lecho de la joven. Alcmena completamente engañada estaba feliz pensando que ya su esposo había vuelto a casa sano y salvo y se entregó a él sin dudarlo.

A las pocas horas el verdadero Anfitrión volvió a casa y Alcmena nuevamente se entregó. Fue entonces como estuvo embarazada de dos gemelos. Heracles de la semilla del dios Zeus y Ifícles de la unión matrimonial de Alcmena y Anfitrión.

Tan pronto como Hera se enteró de la nueva infidelidad de su esposo quiso malograr el parto de esta. Pero, gracias a una sirvienta de Alcmena pudo engañar a la diosa Hera en poco tiempo, dándole tiempo a la princesa de poder dar a luz a los dos pequeños bebés sin correr peligro alguno. Al darse por enterada del nacimiento de Heracles, la celosa Hera convirtió a la sirvienta en comadreja por engañarla.

Madre de Heracles e Ifícles: Alcmena
Madre de Heracles e Ifícles: Alcmena

Dánae y Zeus

El mismísimo rey de la ciudad de Argos, Acrisio estaba desesperado, pues, no podía engendrar ningún varón. Toda la descendencia de este rey eran puras mujeres, así que decidió ver qué ocurriría a futuro con su destino. Más sin embargo, el oráculo le predijo que iba a tener descendencia masculina únicamente por parte de su hija Dánae, esta jovencita sería quien le daría un nieto varón a su padre. Pero, no sólo eso, el mismo varón que tanto anhelaba sería el mismo causante de la muerte del rey.

Luego de ver su futuro, Acrisio entró en pánico y tomó la cruel decisión de encerrar a su hija Dánae en una solitaria y alta torre para que no estuviera con ningún hombre. Pero, lo que no sabía era que el mismísimo Zeus iba a ser el padre de ese futuro bebé. Zeus se fijó en la belleza de la joven y decidió unirse a ella en forma de lluvia de oro.

Esta princesa quedo embarazada del dios y a los meses dio a luz a un pequeño varón, al que le colocó como nombre Perseo. Acrisio estaba enfurecido y al mismo tiempo temeroso de aquella burla, así que para no tener que mancharse las manos de sangre él mismo encerró a su hija y a su pequeño nieto en una gran caja cerrada y al sumergió al mar para que los dos muriesen.

Pero, por petición del dios Zeus, el dios Poseidón resguardó la caja y con ayuda de unas suaves olas colocó a Dánae y a Perseo a salvo en la costa. Solo de esta forma la jovencita y su hijo estuvieron a salvo.

Al pasar los años, tal y como lo dijo el oráculo, Perseo le dio muerte a su abuelo por accidente. Se encontraban en una competencia deportiva y éste lo mató con una jabalina.

Madre de Perseo: Danae
Madre de Perseo: Danae

Io y Zeus

Io era una de las princesas hija del rey de Argos, la cual fue seducida por el dios del trueno a escondidas de su esposa Hera. Pero, a punto de ser descubiertos por la diosa Hera, a Zeus no le quedó otra opción que convertir a la princesa en una ternera blanca.

Pero, Hera siempre fue muy astuta, ella sospechaba de aquella infidelidad, así que le pidió a su esposo que le regalara la ternera como prueba de fidelidad. Zeus no podía negarse, pues con facilidad sería descubierto por su esposa.

Desde ese entonces Hera mantuvo a la princesa transformada en ternera en una cueva donde ni siquiera el dios supremo pudiese encontrarla. Para asegurarse de que nadie pudiese encontrarla, Hera encargó al monstruo de cien ojos de Argos que vigilase la entrada.

La ternera estuvo allí durante un largo periodo de tiempo. No obstante, Zeus envió a Hermes, el mensajero, que derrotara a aquella bestia para que Io quedase libre. Así fue como sucedió, y para recordar por siempre al monstruo Hera le colocó los cien ojos a su mascota representativa, el pavo real.

Pero allí no termina la historia, Hera envió a un gran tábano para que éste la atormentara con picaduras durante sus caminos. Io estuvo atormentada día y noche y en su desespero recorrió todo el mediterráneo hasta llegar a Egipto, donde fue sacerdotisa de la deidad Isis.

Io, Zeus y Hera
Io, Zeus y Hera

Europa y Zeus

La princesa Europa era hija del rey de Tiro, pertenecientes a una de las capitales fenicias con más poder del mediterráneo oriental. Al dios Zeus le agradaban mucho las jovencitas como Europa, así que se atrevió a seducirla. Tomó la forma de un esbelto toro blanco, hermoso como ningún otro. Así que, para aprovechar su apariencia se mezclo con las otras reses del rey.

La princesa estaba en la playa cuando en medio de todas las reses se percató de esa, desde el primer momento quedó impresionada y se acercó a ella para apreciarla mejor. Zeus convertido en toro la invitó a cabalgar sobre su lomo, la princesa inocente jamás se imaginó que se trataba del mismísimo Zeus.

Zeus en esa forma no paró de cabalgar hacia su destino, atravesando el mar por arriba del agua. Europa estaba aterrorizada, pues ya sabía que no se trataba de un simple animal. Atravesando el mar, juntos llegaron a la isla de Creta y fue en ese entonces cuando por fin Zeus se mostró como hombre.

La joven quedó aún más hipnotizada por la gran belleza del dios y de inmediato se convirtieron en amantes. Además de los incontables regalos, Zeus convirtió a Europa en la primera reina de las islas de Creta.

Rapto de Europa
Rapto de Europa

Sémele y Zeus

Después de haber sido enamorada por el dios Zeus, Sémele quedó embarazada de él. Pero ésta no pasó desapercibida para Hera y desde entonces la diosa esposa de Zeus planeó su venganza. Hera tomó la figura de una de sus sirvientas y pudo convencer a Sémele de decirle a Zeus que para creer que su amor era real éste debía presentarse ante ella con su auténtica forma de dios.

Pero, Hera sabía que Zeus no aceptaría, pues, cualquier mortal que viera su verdadera forma moriría de inmediato. Así que primero ésta debía convencerlo de cumplir todas las peticiones ante la laguna Estigia que éste le hiciera a la joven Sémele.

Así fue como sucedió, y fue entonces cuando Sémele le pidió que se revelara en su verdadera forma de dios. La luminosidad que éste brotaba incendió por completo el cuerpo de la joven en pocos segundos, para salvar al bebé que Sélene tenía en su interior Zeus lo tomó y lo coció en su misma pantorrilla, así el bebé completaría su gestación en el mismo cuerpo del dios.

De esta manera fue como nació Dionisio, “el nacido dos veces”.

Sémele y Zeus
Sémele y Zeus

Metis y Zeus

Metis es una de las diosas más antiguas del panteón griego y, por ende, poco se habla de ella. Pero, en su historia muchos autores coinciden, se dice que Metis estaba embarazada y ella misma le reveló al dios del trueno que la hija que llevaba en su interior le quitaría poder y autoridad. Así que Zeus para evitarse todo aquello se comió a esta titánide hija del Océano, el cual otras fuentes también revelan que fue Metis la primera esposa del dios Zeus.

Pero, Zeus no se imaginó que aún así esta bebé seguiría creciendo en su interior aún después de habérsela comido. Zeus a raíz de aquello con el tiempo cada vez se iba sintiendo mal, con fuertes dolores de cabeza, fue entonces cuando le pidió a su hijo Hermes que lo golpeara fuerte con su hacha en la cabeza. Y de aquella herida abierta nació la diosa Atenea, ya convertida en mujer con armaduras y su representativo escudo.

Calisto y Zeus

La diosa Artemisa estaba rodeada de un grupo de ninfas vírgenes como ella, y todas debían hacer un juramento para permanecer por siempre puras. Pero, al dios del trueno no le importó tal juramento y quedó enloquecido por Calisto. Zeus tomó la forma física de la diosa Artemisa para engañar a Calisto y la violó.

De ese cruel y traumático encuentro sexual, Calisto quedó embarazada y jamás se atrevió a contárselo a la diosa por vergüenza. Pero, por más que quisiera ocultarlo Artemisa se dio cuenta que Calisto estaba encinta y la castigó expulsándola convertida en osa.

Al pasar los nueve meses, Calisto dio a luz a un bebé que nombró Arcas. Al pasar los años Arcas se convirtió en el fundador de la estirpe de los arcadios. Cuando Calisto murió, Zeus se compadeció de ella y la elevó a las estrellas convirtiéndola en la Osa Mayor.

Madre de Arcas: Calisto
Madre de Arcas: Calisto

Leda y Zeus

La bella y joven esposa de el rey de Esparta Tindáreo fue cruelmente violada por Zeus, el cual se transformó en cisne. Él actuaba como si una feroz águila lo estuviese persiguiendo y al verlo tan horrorizado Leda lo colocó en su regazo. Fue entonces cuando Zeus optó por cambiarse al cuerpo de un hombre y malograrla.

En la noche de aquella misma ocasión, la reina tuvo relaciones con su esposo el rey Tindáreo, quedando embarazada de distintos niños con diferentes padres. Los hijos del mortal fueron Clitemnestra y a Cástor, mientras que los hijos del dios fueron los mellizos Helena y Pólux, ambos nacidos de un huevo que pujó la reina.

Mas sin embargo, el rey cuidó a los cuatro hijos de la misma manera. Cástor y Pólux el dios Zeus los unió a ambos en las estrellas por la eternidad como la constelación de los Gemelos. El destino de las dos hijas fue casarse con los hermanos descendientes del emperador Atreo de Micénas: Agamenón y Menelao.

Madre de: Clitemnestra Cástor Helena y Pólux,
Madre de: Clitemnestra, Cástor, Helena y Pólux,

Ganimedes y Zeus

Las inclinaciones del dios Zeus no simplemente eran heterosexuales. El dios del trueno en muchas ocasiones también se inclinó en la homosexualidad. Tuvo varios amantes hombres, entre los que más destacan está la historia del joven y apuesto Ganimedes.

Este joven era un príncipe mortal, hijo del rey Laomedonte. El aspecto físico de Ganimedes era tan grande que ni el mismísimo Zeus pudo contener sus impulsos. Así que, Zeus obsesionado por aquel joven apuesto decidió raptar al muchacho y para ello se transformó en una gigantesca águila con enormes alas y garras que pudieran sostenerlo fuerte para llevarlo sano al Olimpo con los otros dioses.

De manera que, el dios lo hizo inmortal para que siempre Ganimedes estuviese a su lado sin envejecer y sin perder aquellos atributos que cautivaron al dios. Además, no únicamente la función de este nuevo inmortal era ser el amante de Zeus, el dios también lo hizo su copero personal para que siempre le hiciera compañía.

Secuestro del mortal Ganimedes
Secuestro del mortal Ganimedes

Zeus en la guerra de Troya

Quizá muchos se han preguntando ¿por qué Zeus no intervino en la guerra o ciclo troyano?, pues esto es, porque simplemente el dios prefirió seguir el guion de un juez imparcial, dejándole todo al Destino.

Debido a esta actitud tan tranquila del dios principal, muchas otras deidades que sí participaron en la guerra estuvieron en disgusto. Todos los dioses le rogaban al dios que se uniera a cualquiera de los bandos. Pero Zeus aún así decide quedarse ajeno ante cualquier súplica, sin importar de quién viniera, porque sabía que el Destino es una autoridad mayor y que no puede hacer nada en su contra.

Desde entonces Zeus tenía muy en cuenta que tanto la muerte de aquellos héroes valientes en esa larga guerra eran necesarias, junto a la caída de Troya.  Zeus ya sabía todo lo que ocurriría, esta es una de las razones por la cual jamás permitió que ningún dios apoyara algún bando de la guerra. Para Zeus, los problemas o conflictos de los humanos no afectan ni en lo más mínimo a las deidades.

Según algunos autores, Zeus sólo intervino en la guerra de Troya sólo en una sola ocasión. Fue cuando los fuertes Héctor y Aquiles se enfrentan en un combate definitivo. Estos dos guerreros tenían un nivel de fuerza muy semejante, fue entonces cuando el dios colocó en una balanza el destino de la guerra. El dios supremo infundió un terrible temor sobrenatural en Héctor, en su mente Héctor sólo quería salir huyendo a las puertas de Troya para tratar de estará salvo. Fue en ese preciso instante cuando Aquiles aprovechó aquel acto y lanzó una espada en la espalda del temeroso Héctor.

Algunas características generales del dios

  • La palabra o nombre “Zeus”, tiene origen indoeuropeo
  • Su nombre está claramente identificado con “dyeus”, que tiene significado de “Dios” o “día y luz”
  • Zeus es omnipotente, es decir, está en todos los rincones del universo. Vigila cada movimiento, bien sea de alguna otra deidad o algún acto de cualquier mortal. Estaba preparado y listo para intervenir cuando fuese necesario.
  • Este dios tiene el papel de juzgador, sólo él podía decidir el bien o el mal de aquellos que estaban bajo sus designios
  • Si así lo quisiera, Zeus podía purificar a los asesinos
  • Se enamoraba con facilidad, bien sea de cualquier mujer o cualquier hombre. Constantemente estos actos despertaban los celos de su esposa Hera
  • Tenía características físicas humanas, de acuerdo a sus representaciones artísticas
  • Como dios era inmortal
  • Podía elegir el destino de los humanos
  • Era un dios muy pasivo, pero cuando su ira despertaba era realmente aterrador, lanzaba rayos, truenos y tormentas
  • Tenía una inmensa lista de descendientes, con diversas amantes mortales e inmortales
  • Para vivir en armonía, Zeus diseñó un par de leyes y regímenes y todos sus hijos debían seguirlas al pie de la letra.
  • Una de las grandes estatuas del dios formó parte de las siete maravillas del mundo antiguo, exactamente la que estaba en Olimpia
  • Los juegos olímpicos se celebran en su honor

Atributos

  • Solía transformarse metafóricamente en águila gigante, representando el poder o también en toro blanco, simbolizando la fertilidad
  • Usaba truenos para imponer respeto y temor
  • No podemos dejar de nombrar el rayo, es una de las armas preferidas del dios. Con los rayos exterminaba con facilidad a sus enemigos
  • El glorioso cetro y la corona tenían un valioso significado: ambos simbolizaban el poder absoluto del universo de esta divinidad
  • Y casi para finalizar, no puede faltar el monumental trono, es otro símbolo de poder y autoridad total
Atributos del dios
Atributos del dios

Zeus en la mitología romana como Júpiter

En la mitología romana, Zeus es llamado también Júpiter, para los romanos éste fue un dios sumamente importante y respetado. Hijo de Saturno (mejor conocido como Crono en la mitología griega) y Cibeles (Rea). En la antigua mitología Júpiter es descrito como la deidad de la justicia, de los cielos resplandecientes, de la ardiente luz, las tempestades y en especial del rayo.

La hermana y esposa de este dios es Juno, la equivalente en la mitología griega como Hera. Dentro de los mitos más antiguos de la historia de Roma el más conocido es el de la “Triada Capitolina” el cual es representado por Júpiter (Zeus), Juno (Hera) y Minerva, mejor conocida como la hija favorita de Zeus, Atenea. Estos tres dioses fueron las principales divinidades dentro de la religión romana.

La palabra “Júpiter” desde siempre ha estado implicada con la grandiosidad y autoridad, asignándoles las mismas a los primeros descendientes, de acuerdo a las autoridades mejores preparadas para gobernar las distintas capitales de Roma.

Júpiter dona su poder

Al principio Roma era gobernada por únicamente reyes, pero cuando todo cambió el dios Júpiter ayudaba solamente a los primeros descendientes o primeros habitantes. Júpiter le transfería parte de su poder solo a todo aquel que lo respetara.

Júpiter tenía control total sobre el universo, era el dios supremo de la mitología, padre de todas las deidades. Aun así, a Júpiter no solo se le consideraba padre de los dioses, él era considerado padre de los mortales, pues, los humanos le tenían un profundo respeto y temor.

Las acciones de este dios lo llevaron a que su nombre fuese conocido como el señor protector de las tierras y ciudadanía romana, siendo el único regente de las leyes y del orden social.

Júpiter
Júpiter

¿De dónde proviene el nombre de Capitolina?

Se le asignó el nombre de “Triada Capitolina” por la propiedad de la Colina Capitolina, ubicación donde se encuentra el templo de Júpiter.

Personalidad

Este dios enseñaba a comportarse de buena manera frecuentemente a sus seguidores, también le agradaba la hospitalidad y cortesía. Otra de las cosas que le agradaba al dios del rayo era convertirse metafóricamente en humano para así poder frecuentar la tierra y conocer el comportamiento de los mortales.

Pero, cuando éste se enfurecía no había nadie que le quitara el malhumor, con sus rayos desafiaba y fulminaba a cualquier enemigo. Se dice que, cuando se irritaba los rayos, truenos y tormentas no paraban de llover.

El aspecto físico de Zeus era el de un hombre musculoso, con una gran cabellera llamativa de color blanca con rulos y con una barba también voluptuosa y rizada. Portaba en su cabeza una corona con muchos laureles. Habitualmente utilizaba sólo un manto en la espalda o simplemente estaba desnudo.

Animales que representan al dios

Sin duda alguna, el águila es el principal animal que lo representaba, con hermosos rubíes en los ojos. Aunque este dios también solía transformarse en toro.

Águila representativa de Zeus
Águila representativa de Zeus

Como dios de la lluvia

Además de ser dios del rayo, Zeus también es dios de la lluvia. Al conocer a Zeus como dios del cielo, él tenía un control total del mismo y como tal tenía la conformación de las nubes pudiendo mover de manera libre las nubes y así provocar la lluvia.

El poder que tenía de manejar las nubes y la lluvia hicieron que pudiese tener el control total del trueno y el rayo. Siendo estos tres elementos naturales, armas principales y mortales de la deidad.

 Dios cristiano vs dios mitológico

La palabra “dios” viene directamente del latín “deus”, el cual significa deidad, es por ello que vemos esta palabra en minúscula dentro de los múltiples mitos y/o leyendas. Por otro lado, la palabra “Dios” se le dice al ser divino supremo dentro de las religiones, bien sea católica o cristiana.

Zeus en God f War

El nacimiento de Kratos

Zeus mantuvo relaciones íntimas con una mortal, una mujer de Esparta, Zeus estaba casado con la terrible Hera y se dio cuenta del asunto. Las consecuencias fueron graves, Hera como diosa del matrimonio era muy celosa y de temperamento fuerte, así que, le exigió a su esposo Zeus que matara al niño bastardo de nombre Kratos pero éste se negó y dejo en libertad a su pequeño hijo.

La profecía de Zeus

Luego de la dura batalla contra los titanes, mejor conocida como la Titanomaquia, un oráculo le profetizó a Zeus que un fuerte guerrero marcado de odio traería consigo el final definitivo de los olímpicos, incluyendo el del mismísimo Zeus.

Desde entonces Zeus quiso encontrar a ese guerrero marcado y envió a la búsqueda a sus hijos Atenea y Ares, fue entonces cuando hallaron a los pequeños Kratos y Deimos. Y como el pequeño niño Deimos tenía una marca de nacimiento, los dioses dedujeron que ese era aquél guerrero de la profecía.

A pesar de que Kratos hizo todo lo posible para salvar a su hermano, de igual manera los dioses se llevaron al pequeño marcado ante el dios Zeus y desde ese momento Zeus condenó a Deimos en la eterna tortura de los dominios de la muerte.

El remordimiento de Kratos

Kratos tenía un profundo remordimiento contra su propio maestro Ares, por haberle cegado de furia y haber asesinado a su propia familia, su tesoro más preciado. Así que, para liberarse de esas pesadillas, Kratos decide pedirles ayuda a los dioses a cambio de cumplir sus deseos.

El guerrero Kratos ya tenía diez años sirviéndoles a los olímpicos cuando Atenea le pidió que la ayudara a derrotar a su hermano Ares. Fue entonces cuando Zeus le ofreció la “Furia de Zeus” a Kratos para poder ayudarle a destruir a Ares.

Los hijos dioses de Zeus no podían combatir entre ellos, esta era una de las principales reglas del dios, es por ello que Atenea le pide ese gran favor al guerrero espartano. Cuando aparentemente Ares derrotó a Kratos éste abrió la caja de pandora y al unísono maldijo a su padre gritando a los cielos por haber preferido ayudar a su hermana Atenea antes que a él. Ares en ese momento también reveló que no dudaría ni un segundo en usarla caja en contra de los dioses, pero, fue en ese momento cuando Kratos aparece y lo ataca. Cuando Kratos asesina a su antiguo maestro Ares es cuando los dioses deciden perdonar a Kratos por sus horribles actos y éste se convierte en el nuevo dios de la guerra.

Al pasar el tiempo, los dioses se dan cuenta que los males de los dioses también fueron encerrados en aquella caja cuando fue abierta por Kratos y desde ese momento Zeus entra en pánico por temor a que se repitiese el ciclo del hijo derrocando al padre, tal y como lo hizo Zeus con su padre Cronos y como Cronos lo hizo con Urano.

Kratos se vuelve aún más despiadado

Como nuevo dios de la guerra, Kratos empieza a capturar distintas ciudades en Grecia y hasta llegó a asesinar al vigilante favorito de Hera, Argos. Zeus le ordenó a Atenea que advirtiera a Kratos que con cada ciudad conquistada por el ejército espartano la furia de los dioses crecía aún más. Pero, Kratos se sentía seguro de sí mismo e ignoró a la diosa. Fue entonces cuando Kratos en forma de dios gigantesco fue a destruir la ciudad de Rodas. Pero, para su mala suerte, Zeus lo siguió en forma de águila sin que se diera cuenta y lo redujo al tamaño de un mortal y animó al Coloso de Rodas para iniciar su destrucción.

Zeus le hace creer a su hijo Kratos que estaba de su lado y le ofreció la Espada del Olimpo para usarla contra el temible Coloso de Rodas, pero, a medida que destruía al Coloso todo el poder del guerrero espartano se drenaba en la espada quedando totalmente debilitado.

En ese instante el dios de los dioses hace su aparición y le propone a Kratos que sea su sirviente personal, pero por supuesto, Kratos era demasiado orgulloso como para aceptar. Luego de una batalla por haberse negado ante el dios supremo, Zeus afirmó que era en ese instante cuando el ciclo de los dioses se terminaba y atravesó a Kratos con la espada. En el momento cuando atraviesa al dios de la guerra, también destruye todo el ejército espartano de Kratos, incluyendo la destrucción de la ciudad de Esparta. Pues Zeus tenía celos, porque muchos espartanos adoraban más a Kratos que a los mismísimos dioses olímpicos.

La venganza de Kratos

Con un viaje de aventuras que Kratos atraviesa y con la ayuda de algunos titanes, éste logra tener el tiempo en sus manos y regresa al minuto cuando Zeus intenta traicionarlo golpeándolo y derribándolo al suelo.

Fue entonces cuando Zeus entiende muy bien que todo este tiempo estuvo subestimando a su hijo Kratos. Ambos se elevan hacia la Cumbre del Sacrificio ofreciendo una épica batalla con poderes sobrenaturales jamás antes vistos. Es entonces cuando Kratos finge su derrota y se arrodilla ante Zeus y ante la Espada del Olimpo suplicándole que acabara con su miserable vida. Cuando Zeus levantó su espada para darle fin al cuerpo del dios de la guerra, Kratos lo sorprende con el Vellocino de Oro, rechazando el golpe y arrebatándole la Espada del Olimpo, y con la misma arma Kratos hirió repetidas veces a su padre hasta que la diosa Atenea intervino.

El ahora debilitado Zeus, aprovecha la llegada de su hija para escapar, y cuando Kratos intenta darle el último golpe Atenea se cruza en el camino de Kratos impidiendo que mataran a su padre ofreciendo su vida misma. La escena conmovió más a Kratos que al propio dios de los dioses. En ese momento Zeus usó la Cámara del Telar y regresó el tiempo a la Primera Guerra para dirigir a los Titanes a derrocar al Zeus herido que recientemente habría huido al Olimpo.

La Segunda Guerra

Los dioses principales, hijos de Zeus, temblaban de miedo cuando veían acercarse a todos los titanes dirigidos por el dios de la guerra Kratos. Zeus les ordena a todos los olímpicos derrotar a los titanes, pero, Kratos y Gaia llegan hasta el lugar de Zeus para enfrentarlo fue cuando Zeus explotó de la furia y creó un gigantesco rayo que expulsó a todos del Olimpo y Kratos fue enviado al inframundo por quinta vez.

Pero, sin embargo, Kratos logró regresar al Olimpo matando a su paso a dioses importantes y fuertes que se le aparecieron en el camino. Buscó a Pandora, la primera mortal para llevar a cabo su plan.

Zeus destruye todo el Olimpo con mucho dolor, pues, en sus pensamientos Zeus imagina todo el trabajo que deberá de hacer para reconstruirlo todo, una vez esté muerto Kratos. Los dioses comienzan a batallar una vez más antes de que Gaia interviniera con intenciones de matarlos a ambos. Siguen combatiendo, pero esta vez frente al corazón de Gaia y cuando Kratos ve la oportunidad de lanzar a su padre directamente al corazón de la titán aprovecha para lanzar la Espada del Olimpo y atravesarlos a los dos. Luego de haber derrotado a su padre dios y a la titán Gaia, cuando Kratos vuelve al mundo real percibe al fantasma de Zeus y nuevamente empieza una lucha para que éste regrese al inframundo. Cuando por fin acaba la lucha contra el espectro de Zeus, del cielo cae un atemorizante rayo que destruye toda la tierra.

El dios del rayo y la lluvia en Disney

Zeus en Furia de Titanes