Saltar al contenido

Zashiki Warashi, los niños yokai de Japón

[Total:0    Promedio:0/5]

 

La mitología japonesa se extiende en una gran colección de historias de criaturas, dioses, duendes y yokais, buenos y malos. Cada uno cuenta con características únicas.

Uno de estos lleva por nombre Zashiki Warashi es un yokai de buena suerte y protector para aquellos que habita en el hogar. Se relaciona con los niños, ya que se manifiesta por lo general en forma de niña con atuendos tradicionales japoneses.

¿Que son exactamente los Zashiki Warashi?

Una Zashiki Warachi es considerada un Dios yokai de buena suerte que habita en los hogares, su nombre se debe a las palabras Zashiki que son por lo general las salas de los invitados en Japón y Warashi que era una manera local arcaica de llamar a los niños.

Estos yokai se presentan como niños o niñas, aunque con el tiempo se le consideran más niñas de entre 5 y 6 años, vestidas hermosamente con kimonos, cabello corto, muy juguetonas y traviesas.

Es normal que estos sean relacionados a la buena suerte ya que antiguamente los niños eran vistos de esa manera. De hecho los niños son los que más pueden verlos.

Son bastante querido en los hogares que habitan, pero de no serlos es importante tener en cuenta que este yokai no debe ser ni asustado o espantado, porque puede desatar maldiciones y mala suerte al hogar.

Origen de los Zashiki Warashi

Según la mitología estos podrían ser antiguos ancestros de la familia que merodean en el hogar para asegurar la buena fortuna de la familia que la habita.

Otra versión de la historia un poco más antigua, habla de Kurako Warashi (niño de almacén) era un yokai de un niño que se escondía en las habitaciones o almacenes, donde guardaban el arroz, ya que era preciado para los japoneses y el tenerlo en abundancia era señal de buena suerte.

Esta también Makuragaeshi («volteador de almohadas»), es otro tipo de Zashiki Warashi que se encuentra en todo Japón, aunque su historia varían de una región a otra, tiene apariencia de un niño vestido como un monje o samurái.

Su principal característica es aparecer en las tardes o noches para despertar a sus inquilinos y voltearles la almohada, aunque pueden hacer otro tipo de travesuras como ensuciar la casa dejando huellas de hollín.

Aunque existen otras historias que relatan que sus pasatiempos pueden ser más aterradores como voltear a las personas en lugar de las almohadas, sentarse en el pecho causando parálisis del sueño o incluso la más extremas cuentan que aquellos que lo vean perderán la conciencia y le robaran el alma.

Conductas de un Zashiki Warashi

Como son representados por niños, son yokais que les gusta divertirse haciendo bromas y travesuras inofensivas como voltear almohadas y dejar huellas en el piso.

Es importante que se sientan queridos y apreciados para mantenerlos en el hogar y así conservar la buena suerte.

Cuentan historias de familias que vieron partir un Zashiki Warashi de su hogar y murieron poco después por intoxicación de alimentos, es por esto que los japoneses cuidan muy bien de su Zashiki para que la buena suerte este siempre de su lado.

El deseo de dejar a estos yokais adentro del hogar creo la costumbre de dejar comida y monedas en las casas nuevas.
Cultura popular

Siendo yokais de buena suerte y protección son usados en muchos animes y películas japonesas en los que son representados como lo que son, niños. Sin embargo existen personajes que son inspirados por el término mas no son niños como tal, como lo es Snorut en la popular serie pokemon.