Saltar al contenido

Vulcano el dios del fuego ardiente

Vulcano, Dios del fuego
[Total:0    Promedio:0/5]

La antigua mitología romana cuenta con una leyenda bastante amplia y lo más sorprendente de esta historia es que es una de las más antiguas. Su homólogo en la mitología griega es Hefesto, mientras que en la religión etrusca conocida como Sethlans. En esta ocasión te detallaremos la historia completa de Vulcano, el dios del fuego ardiente de los volcanes.

Etimología

En el latín Volcānus o Vulcānus es mejor conocido como el dios del fuego, o el dios del fuego ardiente de los volcanes. El origen o etimología de su nombre aún no está puesto en claro. Aunque, existen suposiciones de que su nombre no era latino, sino más bien estaba relacionado con el dios cretense “Velchanos”. Este dios era una de las deidades más respetadas del inframundo y la naturaleza.

En sus representaciones gráficas a Vulcano se le suele mostrar con su respectivo martillo de herrero. Existe un festival que se celebra cada año los 23 de agosto en su honor, es mejor conocido como la “Vulcanalia”.

Hefesto

Vulcanalia

Festival que inicia cuando el calor del verano llega a un punto tan alto que existen posibilidades muy elevadas de incendios de los graneros y cultivos. Cuando se daba paso a la vulcanalia se prendían grandes hogueras dándole honores a este dios. Estas fogatas lanzaban peces con vida y animales de pequeño tamaño como sacrificio, una vez cocinados fueran comidos por sus creyentes.

En esta época del año los habitantes de la región corrían grandes riesgos de la naturaleza, por lo que requerían de protecciones divinas de los peligros que les acechaba la naturaleza. Especialmente, existían dos elementos con excesiva fuerza que podían destruirlo todo: el fuego y el viento.

También existía una costumbre muy concurrida durante la Vulcanalia, y es que las personas en esa época frecuentemente tendían sus ropas y telas bajo la luz directa del sol. Esto puede representar la unión religiosa entre Vulcano y el Sol divinizado. Otra de las típicas costumbres que se hacían en este día especial es que cada persona trabajadora debía empezar su día laborando con una vela.

Culto del dios Vulcano

El templo con más años de antigüedad de este dios del fuego de volcán es mejor conocido como el “Vulcanal”, el cual está situado a orillas del Capitolino en el foro romano. Se debe recalcar que este santuario fue parte del periodo arcaico de los primeros reyes de Roma. Fue desde entonces Tito Tacio, co-rey sabino, quien estableció el lugar en el siglo VIII a.C.

Se debe destacar que el dios Vulcano tenía además otro templo en el campo de Marte, este existió desde el 214 a.C.

Templo Hefesto

El pueblo romano asemejó a su dios Vulcano con el dios herrero griego. Fue entonces cuando Vulcano se relacionó con su semejante griego, con la utilización constructiva del fuego en la metalurgia. Ambos dioses estuvieron asociados en el siglo VI a.C, pues así lo afirmó un pedazo de cerámica griega hallada en el Volcanal.

Más sin embargo, Vulcano tiene mayor asociación que Hefesto con respecto a la capacidad demoledora del fuego.

Doctrina

El origen de este dios tiene mucha conexión con las creencias religiosas acerca del fuego. El concepto de este dios romano es como si se asociara con las habilidades destructivas, como fertilizadores del fuego.

En Volcanalia es adorado por sus creyentes para evitar a toda costa el riesgo del trigo cosechado. El culto a esta deidad se celebra en las afueras de las fronteras de su pueblo para prevenir el peligro del fuego ocasionado por Vulcano en su misma ciudad.

Aunque para otros, este poder era bastante útil si se utilizaba en contra de sus enemigos. Otra de las teorías famosas de Vulcano es su relación con el poder fertilizador varonil. En muchas historias romanas y latinas, él es el padre de algunos famosos protagonistas de esta mitología.

Algunas teorías

Los antiguos académicos atestiguaron que este dios pudo haber sido una deidad desconocida que impregnó a la divinidad de la Fortuna Primigenia en Praeneste y Feronia en Terracina. En este caso, este dios quedaría como legítimo padre del dios supremo Júpiter.

Todas estas leyendas en las que está Vulcano implicado tienen relación con el ardiente fuego fertilizador de las chimeneas del hogar. En la historia de Céculo, su progenitora fue envuelta por una chispa de la chimenea que se postró accidentalmente en su vientre mientras estaba contemplando el fuego de cerca. Por otro lado Ocresia, la madre de Servio Tulio fue impregnada por el órgano sexual masculino que surgió asombrosamente dentro de las cenizas de un altar de sacrificio.

Andrea Carandini, arqueólogo, mediante el análisis comparativo de estas historias da su opinión con respecto a Caco y Caca, se estima que estos eran hijos de Vulcano junto a una deidad o virgen en el caso particular de Céculo.

Todas estas leyendas fueron acreditadas alrededor de la era Latium preurbana. Su significado es bastante sencillo: al nivel celestial, el dios Vulcano se relaciona con una diosa pura procreando a Júpiter, el dios supremo, al nivel mortal, deja en cinta a una mortal castra local, posiblemente de descendencia real, generando a un poderoso rey.

No obstante, aunque Vulcano estuvo relacionado con estas deidades también tuvo relación con otras diosas antiguas: la divinidad que suspende el fuego Stata Mater, y Maya.

Descendencia

De acuerdo a las fábulas de Higinio, los descendientes de este conocido dios son: Filamon, Cécrope, Erictonio, Corinetes, Cercioon, Filoto y Esfíntero.

Orígenes del dios

Hesfesto

El conocido Gérad Capdeville implementó los orígenes del dios del fuego romano Vulcano, hasta la deidad cretense Velchanos, esto fue especialmente por la similitud de sus nombres. Cuenta la historia que el Velchanos era un joven dios de origen mediterráneo o de oriente,  que posee dominio del fuego y es aliado de la Gran Diosa. Estos atributos se almacenaron en Latium, únicamente en sus hijos: Caco, Céculo, Rómulo y Servio Tulio.

Esta teología deriva de los mitos griegos de Teseo y del minotauro y también en aquellos que hablan acerca de la infancia del dios griego supremo Zeus en el monte Ida. Esta idea pre-griega mediterránea es figurada en la representación de Velchanos como un sujeto sentado sobre un gran árbol en monedas de Fastos del año 322 al 300 a.C. Este se expresaba como el dios de la vegetación y la primavera. Esto se debe al árbol, que es visto como emblema de la unión del cielo y la tierra y su potestad generativa.

Por otro lado en Creta, el dios de las prácticas de preparación de los jóvenes era Velchanos.

Vulcano y el inicio de Roma

El dios principal de la creencia cretense era Velchanos, fue en ese entonces donde se atestiguó el festival mejor conocido como “Velchania” así como su mes “Welchanios”. Algunas fuentes expresan que Velchanos es el dios Zeus entre el pueblo cretense. Pues éste fue el primer dios de la caverna de la montaña Ida,  en el que contaba con un oráculo y también era alabado en Chipre.

Estatua.

El creador de Roma mantuvo una relación íntima con este ser supremo, puesto que inauguró el Volcanal y fue entonces cuando dedicó una gigantesca estatua luego de su primera victoria. Además, en ese lugar donde cierta parte de la tradición conmemora el sitio de su fallecimiento.

Leyenda mitológica griega del dios Hefesto

Leyenda de Vulcano

Hefesto como dios griego llegó a considerarse el creador de las artes, armamento, hierro, joyería y armaduras de distintas deidades así como los más importantes héroes y dioses, incluyendo los relámpagos del dios supremo Zeus. Hefesto era uno de los descendientes de Zeus junto a Juno, casado con Maya y Venus o también conocida como Afrodita.

Normalmente se pensaba que su gran colección de herrería se hallaba bajo el monte Etna Sicilia. Hefesto como descendiente de Júpiter y de la también diosa Juno se esperaba que fuera atractivo, pero en cambio cuando este era tan sólo un bebé nació completamente rojo y de muy diminuto tamaño. La diosa al verlo se horrorizó de su propio hijo acto que hizo que lanzara al recién nacido a la cumbre del monte Olimpo.

El pequeño Vulcano estuvo cayendo al vacío durante un día y una noche entera, hasta que por fin cayó en el inmenso mar. Tras el impacto, una de sus piernas sufrió la consecuencia de romperse y jamás se pudo desarrollar adecuadamente.

El dios Vulcano se sumergió en lo más profundo del mar, fue en ese momento cuando la nereida Tetis se topó con el pequeño le tuvo mucho aprecio y se lo llevó a su caverna  marina, allí lo crió como su propio hijo.

Su niñez

El hijo de Júpiter y Juno tuvo una niñez muy feliz, al lado de los delfines, siendo estos sus compañeros de juegos mientras que las perlas eran sus apreciados juguetes. Pero uno de esos días, cuando Vulcano contemplaba cómo un pescador provocaba el fuego en la orilla de la playa este se quedó fascinado. Esperó a que se fuera y tomó el carbón ardiente de fuego brillante y lo guardó con mucho cuidado dentro de una gran almeja para que no se apagara.

Niñez de Vulcano

Vulcano descubre sus habilidades

Esta deidad llevó el carbón a su caverna subacuática y allí hizo fuego. En su primer día el pequeño tuvo mucha curiosidad, así que pasó horas y horas contemplando el fuego. Posteriormente, pudo descubrir que mientras calentaba el fuego con los fuelles, algunas piedras brotaban hierro, plata y oro. En el tercer día golpeó y le dio forma a los metales, haciendo hermosos brazaletes, cadenas, escudos y espadas.

Habilidades de Vulcano

 

A su madre adoptiva, Vulcano la recompensó con cuchillos y cucharas con mangos de perlas. Un regalo que se dio a sí mismo fue una carroza hecha completamente de plata con monturas para que los caballos marinos o hipocampos lo transportaran velozmente a donde éste quisiera. También a su carruaje le creó unas esclavas con oro puro para que sus jinetes esperaran y cumplieran con su voluntad.

Al pasar el tiempo, a Tetis la invitaron a una lujosa cena en el monte Olimpo, así que tuvo que dejar su cueva marina para asistir a tal evento. Vulcano constantemente le regalaba hermosos obsequios a su madre postiza, y esa ocasión especial no pudo pasar desapercibida. Así fue como el dios herrero le fabricó un hermoso collar de plata y zafiros.

En la cena con los dioses, a Juno inmediatamente le llamó la atención el collar, y le preguntó a Tetis dónde podía obtener uno igual. Ante la pregunta de la diosa del olimpo, esta se puso muy nerviosa al responderle, algo que fue muy sospechoso para Juno. Pregunta tras pregunta, finalmente la diosa suprema supo toda la verdad, el bebé que en el pasado ella había arrojado al vacío se habría convertido en un excelente herrero.

Los celos de Juno se desatan

Al saber la verdad, Juno inmediatamente sintió celos y envidia así que exigió que su hijo fuera de vuelta a casa con ella. Pero, así como Tetis sentía un amor puro y verdadero hacía Vulcano, este también sentía lo mismo por ella, aunque supiera que Tetis no era su madre biológica, el herrero se negó rotundamente a volver con Juno.

No obstante, él le hizo una hermosa silla perfectamente fabricada con plata y oro y adornada con madreperlas encajadas a su alrededor. La diosa Juno al ver el despampanante regalo la probó y se sentó en la lujosa silla.

Inmediatamente al sentarse, se activaron muelles ocultos que brotaban bandas de metal para paralizarla. Juno al instante descubrió que esa preciosa silla era una completa trampa diseñada por su propio hijo. Mientras ella más luchaba por salir de la silla, quedaba aún más firme en ese precioso trono.

Durante tres largos días, Juno estaba sentada llena de furia, todavía atrapada en la bella y poderosa trampa de Vulcano, ella no podía dormir ni comer, pues no podía moverse para nada. Al final fue el mismo Júpiter quien salvó a su esposa. Júpiter habló con Vulcano, hizo un pacto con él, le prometió que si liberaba a su esposa de las garras de metal lo complacía con una bella esposa, Vulcano aceptó la propuesta.

Matrimonio de Vulcano y la diosa del amor Venus

Matrimonio Hesfesto y Venus

Desde ese entonces, Vulcano estuvo en matrimonio con la diosa del amor y la belleza, Venus. Este también construyó una herrería debajo del monte Etna en la isla de Sicilia. Cuenta la leyenda que cada vez que su esposa Venus le era infiel al herrero este se enfadaba a tal grado que golpeaba el rojo metal con una fuerza abrumadora, ocasionando que las chispas y el humo subieran a la cima de la montaña produciendo erupciones volcánicas.

El castigo de la humanidad

Para condenar a la humanidad por haber robado los secretos del fuego sagrado del Olimpo, el dios supremo Júpiter mandó a los demás dioses que hicieran regalos malditos para el hombre. Vulcano contribuyó en este castigo apoyando a Júpiter, él fue quien moldeó a la hermosa e  inocente Pandora.

Los tronos en los que se sientan otros dioses es gracias a Vulcano, el con sus habilidades creó estos majestuosos asientos para que los dioses del Olimpo dirigieran con más autoridad.

Templos de Vulcano

El templo de Vulcano más relevante y antiguo es el Volcanal. Estaba ubicado en el área Volcani, situado en un área libre en las orillas del capitolio, en la esquina noroeste del foro romano. Esta zona estaba dedicada al dios Vulcano y a su fuego inmortal.

Templo Vulcano
Templo Vulcano

Este templo uno de los que tenía más antigüedad en toda Roma, según la creencia romana fue dedicado por el recordado Rómulo. Fue puesto cerca de una cuádriga de bronce en homenaje al dios, el cual era un trofeo de guerra de Fidenas.  Según Plutarco esa guerra fue en contra Cameria, hecho que ocurrió 16 años luego de la fundación de Roma. Rómulo allí también le ofrendó a Vulcano una escultura de sí mismo con su respectivo lema escrito en griego enumerando todos sus triunfos.

Dicho Volcanal era utilizado como sitio de cremación. Por otro lado, el área Volcani, posiblemente era un locus substructus. Por ende, esta estructura era cinco metros más alta que el Comitium, desde esa altura los reyes y magistrados en el inicio de la república gobernaban a su pueblo.

El secreto del Volcanal

En el Volcanal se podía  contemplar una estatua de Horacio Cocles, la cual fue trasladada desde el Comitium, locus inferior, luego de que fuera fulminado por un rayo. Sin embargo este fue trasladado por unos arúspices a un lugar más profundo aún, donde por ningún motivo la luz del sol entraba, alejado de su odio hacia los romanos.

No obstante, más adelante se reveló este fraude y esos arúspices fueron condenados. Descubriendo que esa estatua debía estar en un lugar más alto, dándole un nuevo espacio en el área Volcani.

El Volcanal de acuerdo a Samuel Ball Platner con el paso de los años, fue envuelto cada vez más por nuevos edificios cercanos, hasta que fue cubierto completamente. Pese a esto, aún en la primera mitad de la era imperial su culto aún se llevaba a cabo.

Descubrimiento de Volcanal

A principios del siglo XX, algunos cimientos fueron hallados y posiblemente estos correspondían al Volcanal. Se supo de una plataforma  rústica de 3.95 metros de extensión con 2.8 metros de ancho, la cual fue tapada con hormigón y pintada de rojo.

En la superficie superior están cavados algunos canales angostos y al frente de estos hay restos de un canal de desagüe fabricado con losas calcáreas. Varias hipótesis han revelado que ésta era la zona de Vulcano, pues dicha roca da señales de reparaciones y daños. En su superficie se pueden observar ciertas perforaciones redondas y cuadradas, con mucha similitud a las excavaciones de las antiguas tumbas.

Luego del hallazgo de las tumbas crematorias se concluyó en la idea de que el Volcanal era primitivamente la zona donde los cadáveres eran cremados.

Otros templos del dios

Templo

Y para finalizar, otro de los templos que se fundó a nombre del dios Vulcano fue mucho antes del año 215 a.C ubicado en el campo de Marte a pocos metros del circo flaminio. Allí era donde anualmente se llevaban a cabo los juegos en su memoria durante el festival de Volcanalia.

Vulcano en Birmingham

Desde el siglo XX, la localidad estadounidense de Birmingham tomó al dios Vulcano como distintivo al atribuirle una estatua de hierro fundido, que se puede localizar en lo más alto de la Red Mountain, en el interior del Vulcan Park.

Tiene una altura de cincuenta y seis pies, o para ser más exactos, diecisiete metros de altura y está montada sobre un pedestal de ciento veinticuatro pies, o mejor dicho, treinta y ocho metros. Esta estatua de Vulcano vendría siendo la estatua más grande del mundo hecha con hierro fundido.

Estatua Vulcano

Esta fue una obra del escultor italiano Giuseppe Moretti (1857-1935), fabricada para la exposición de San Luis de 1904 como mayor representación de las actividades industriales de esa localidad. Luego del conocido evento la obra fue devuelta a Birmingham. Siendo en el año 1936 colocada en su actual localidad.

A través de los años, esta figura empezó a mostrar señales de avería, especialmente por las formaciones de óxido. A mediados de octubre y noviembre del año 1999 la estatua fue desmontada y sometida a una remodelación capitalizada por la misma comunidad.

Este fue un proceso nada sencillo, por la presencia del duro cemento que se colocó en las piernas de la gigantesca figura para  fijarla. Luego de su restauración, la figura de Vulcano fue colocada de nuevo en su lugar en el año 2003. Al siguiente año, año del centenario, el Vulcan Park abrió nuevamente sus puertas al público. Premiado en el año 2006 con el National Trust for Historic Preservation .