Saltar al contenido

Venus, la diosa de la lujuria

[Total:1    Promedio:5/5]

Venus es mejor conocida como la máxima deidad de la belleza, la lujuria, fertilidad y madre del amor. Es una des deidades más importantes en los mitos religiosos de la antigua cultura romana. Algunas fuentes aseguran que Venus y su equivalente griega Afrodita eran el mismo personaje, pero en esta oportunidad contaremos una historia bastante desigual a la de la mitología griega.

Historia de la diosa Venus ¡todo lo que deseas saber!

Además de asociar a esta gran diosa con la famosa diosa Afrodita, Venus también estuvo muy asociada con la estrusca Turan. A diferencia de la infinita sensualidad con la que contaba Afrodita o su falta de compasión  estas dos características no formaban parte de la personalidad identificativa de Venus.

La diosa romana de la lujuria conservaba muchos de los atributos de su equivalente, pero además de ello, esta también era apodada diosa de los campos y los jardines. Según sus creyentes, por donde esta deidad caminara de sus poros brotaba vida, haciendo crecer a las plantas y todas las flores florecían.

El padre de Venus es Urano. Esta diosa nació luego de que Saturno le amputara sus genitales a su progenitor Urano y las lanzara al inmenso mar azul. Tan pronto cuando se derramó una gota de semen e hizo contacto con la espuma de mar, nació la radiante diosa.  Surgió montada encima de una concha de almeja.

Cuando salió del océano esta fue guiada por vientos del Céfiro hasta Chipre, allí fue vestida para que poco después fuese llevada con los demás dioses. Inmediatamente cuando llegó a su destino los demás inmortales quedaron impactados por tanta belleza y sensualidad en una sola deidad. Fue desde ese momento en  el cual todos los dioses del olimpo competían entre sí para llegar a ser el primero en desposar a la diosa Venus. Su hermosura era tan grande que ni el mismísimo dios de los dioses Júpiter pudo contenerse ante Venus, y este también decidió pretenderla. Pero, sorprendentemente Venus los rechazó a todos, incluyendo al dios supremo.

Venus
El nacimiento de Venus

Los amoríos de Venus

Desde ese momento para Júpiter ese rechazo fue una enorme ofensa así que pensó en castigarla por haberse sentido rechazado. Se debe recordar que para ese momento, Júpiter debía convencer a su hijo Vulcano para que este liberase a Juno de las cadenas de plata y oro que él mismo había fabricado. Para Júpiter fue una excelente idea castigar a Venus casándola con el herrero Vulcano, hombre de aspecto físico poco atractivo. Además, con una mujer a su lado Vulcano liberaría para siempre a la diosa Juno.

Venus
Venus y el herrero de los dioses Vulcano

Sin embargo, a Venus esta idea nunca le agradó. La diosa de la lujuria no sentía que Vulcano fuese un hombre digno de su belleza para desposarla. Este pensamiento jamás salió de la mente de la diosa, es por ello que decide dejarse llevar por una de sus características más relevantes: la infidelidad.

Se dice que esta diosa tuvo una lista grande de amoríos, entre ellos destacan figuras importantes del olimpo, como lo son: el dios de la guerra Marte, con el cual juntos tuvieron varios hijos entre ellos, Cupido el dios alado del amor y Anteros deidad de la correspondencia.

Al separarse definitivamente de Vulcano, dios del fuego de volcán, siguió teniendo aventuras amorosas con otros dioses y entre ellos destacan: Neptuno y Hermes. Venus y Hermes procrearon al conocido Hermafrodita, una deidad sorprendentemente hermoso, el cual contaba con ambos sexos.

Amores mortales de la diosa

En la lista grande de amores que compartió Venus se encontraban algunos simples mortales, entre ellos estuvieron, Adonis y Anquises.

Se dice que en las conocidas fiestas en homenaje a la diosa de la lujuria Venus, se excedían los placeres y los excesos, considerándose obscenas. A raíz de estas culturas es que las enfermedades de transmisión sexual eran conocidas como enfermedades venéreas. De acuerdo a algunas fuentes, dichas enfermedades se produjeron a raíz de estos festivales. A los dioses no les agradaba el grado de excesos que contemplaban y debido a eso, los inmortales castigaron a los hombres con esas enfermedades sexuales.

Venus y Adonis
Venus y el mortal Adonis

La diosa en el espacio

El segundo planeta que se encuentra en el sistema solar es Venus, de acuerdo a la astrología, este planeta es quien maniobra el amor. En gran parte esta asociación es debido a la creencia mitológica greco-romana, donde se conoce a Venus o a Afrodita como diosa de la lujuria, de la belleza y madre del amor.

Venus
Venus y el sistema solar

La leyenda de Venus y Marte

Esta divinidad ocupaba un lugar destacado entre los 12 dioses esenciales que gobernaban sobre el universo.  Además, Venus está involucrada en múltiples historias de la mitología romana. Todo empezó cuando esta diosa se casó con Vulcano, el herrero de los dioses. A pesar de su matrimonio forzoso, ella estaba enamorada de Marte

Venus
Vulcano buscando al amante de la diosa Venus, el dios Marte

Mientras los amantes gozaban de su ardía pasión al amanecer en la cama de Venus, el dios Vulcano se llenó de furia y se planteó tenderles una trampa. Pues a la luz del amanecer, el mismísimo Sol le informó al herrero que su esposa le estaba siendo infiel.

Al instante en que los novios quedaran atrapados en la trampa del cónyuge de la diosa por una red que él mismo había colocado, Vulcano invitó a todos los dioses para que observaran la traición por la que estaba pasando. Venus y Marte quedaron ridiculizados ante las miradas de las deidades, todos los dioses juzgaron a la pareja de enamorados, a excepción de Neptuno. Fue gracias a este dios del mar que los amantes fueron perdonados de un duro castigo.

Muy avergonzada por lo que estaba viviendo, la diosa de la lujuria huyó a Chipre, mientras que por otro lado, Marte planteó su camino hacía Tracia. No obstante, ese encuentro amoroso trajo sus frutos del amor, dejando como resultado algunos hijos llamados: Cupido, el dios del amor y Anteros, deidad de la correspondencia.

Otros hijos de la diosa

Más adelante, la diosa Venus también tuvo un romance con el dios del inframundo Ares. De esa unión nació Deimo y Phobos, el terror y el miedo. Aparte de Ares, Venus o Afrodita procreó junto a los mortales Adonis y Anchises y nacieron Eneas, el gran guerrero troyano y Lirno.

Venus
Venus y el gran guerrero troyano Eneas

El lado terrible de la diosa

No sólo a Venus se le conocía por su sensualidad, era muy conocida también por sus condenas cuando esta era indignada. Cuando alguien enfurecía a la diosa Venus esta cruelmente los condenaba con espantosos tormentos para siempre.

Uno de estas condenas cayó sobre Aurora. La cual inmediatamente sintió un amor incontrolable por Orión, luego de que cayera en las tentaciones del dios Marte, el amante de la diosa. Otros de los duros castigos fueron hacia las damas de Lemnos, pues estas no le daban el respeto adecuado a la diosa. Al sentirse ofendida, Venus las empapó con un apestoso olor, haciendo que los mismos esposos de esta dama las dejaran abandonadas. Por esta diosa fue que Pasidae fornicó con un toro, quedando embarazada del terrible Minotauro.

La musa Clío también irrespetó a la diosa Venus, burlándose de ella por haberse enamorado de un simple mortal, Adonis. Para darle una cucharada de su propia medicina, Venus hizo que Clío se perdiera en el amor de otro mortal. La inocente princesa Psique también fue víctima de la diosa, aunque esta no la irrespetó, Venus sentía incontrolables celos por la belleza de Psique. Esta princesa era venerada como la reencarnación mortal de la diosa y Venus se sintió ofendida al ser comparada con ella. Venus le ordenó a su hijo Cupido para que lanzara una de sus flechas y la bella joven se enamorara de un terrible monstruo en una montaña, alejada de todos.

Venus
El sueño de Venus

El inicio de la gran guerra

Cuando la Discordia lanzó una manzana para elegir a la más bella de las diosas Afrodita, Hera y Atenea discutían entre sí. Al ver este enfrentamiento Zeus eligió a Paris para que fuera él quien escogiera a la merecedora de ese puesto.

Venus
Venus, Juno y Diana

La diosa Atenea le ofreció a aquel joven ser indomable en las guerras, por otra parte, Hera le certificó ser el heredero del reino en el universo, mientras que la diosa Afrodita le ofreció la mano de la bella Helena. Paris aceptó la propuesta de la última diosa, quedando como ganadora Afrodita. A continuación, luego de esta decisión de París se empezó la caótica Guerra de Troya.

La diosa de la lujuria estaba muy agradecida con París, y fue gracias a ello que esta deidad lo protegió durante toda la guerra, al igual que a su hijo Eneas. A pesar que Troya perdería esa guerra, Afrodita pensó cómo perseverar a la raza de los niños con su progenitor Eneas. En ese entonces el guerrero troyano fue a tierras oscuras donde más adelante sus familiares Rómulo y Remo fundarían Roma.

Venus
Venus es elegida por París

César consideró toda esta leyenda magnífica y en honor a la madre Venus fundó un templo por consideración a la diosa.

Características físicas de la diosa

Esta sensual diosa es dibujada como una mujer con rasgos seductores en combinación con una perfecta sonrisa convincente. En general se le suele recordar al lado de las Tres Gracias y su hijo Cupido con sus respectivos armamentos, el arco y las flechas del amor.

A venus nunca se le vio disfrutando de su niñez, siempre se le podía contemplar adulta e infinitamente tentadora. A pesar que esta diosa es una de las pocas deidades que está realmente casada, constantemente ella engañaba a su marido Vulcano.

Símbolo característico de la diosa

Venus
El espejo de Venus

El símbolo característico de Venus es el sexo femenino. Aunque ciertas veces también es representado como el útero y/o la fertilidad. Ambos son símbolos de amor y belleza femenina, como por ejemplo: el espejo de Venus, la isla de Chipre y el planeta Venus.

Venus
Venus y su sensualidad

Venus y su adoración por su hijo Cupido

Además de que Cupido era hijo de los dioses Venus y Marte, éste era el asistente más leal de la diosa. Siempre estaba al tanto y dispuesto a seguir las órdenes de su madre sin importarle nada más. Pero, un día Cupido no pudo evitar caer fascinado ante la belleza que sus ojos veían. Se enamoró perdidamente de la misma joven a la que su madre quería castigar por sentir celos de ella.

Según las leyendas, en la antigüedad existió un rey con tres hermosas hijas. La más pequeña era la que resaltaba aún más con su belleza, hombres y mujeres también quedaban impresionados con tanta hermosura. El pueblo entero decía que esta chica era la reencarnación de la diosa Venus y todos la amaban y la veneraban por sus virtudes.

La diosa empezó a sentir celos de esta pequeña joven mortal, pues todos sus santuarios dejaron de ser recurridos y sólo le suplicaban a esta joven de nombre Psique. Para dejar de sentir envidia por ella, Venus envió a su hijo Cupido para que con el poder de sus flechas hiciera que ella se enamorara de la bestia más feroz de este planeta.

El dios alado al ver a esta joven no pudo evitar quedar enamorado por ella y por primera vez Cupido no cumplió las órdenes de su madre.

Cupido desobedece a Venus

Los padres de esta joven estaban angustiados, pues pese a su gran belleza ningún hombre se le acercaba para pedir la mano de su hija. Todos los hombres y mujeres sólo la veneraban y la trataban como a una diosa. Los padres de esta princesa tuvieron que recurrir a un oráculo para que éste les diera una pronta solución a su problema. La respuesta del oráculo fue que esta hermosa joven no estaba destinada a casarse con ningún mortal, su destino era llevarla a la cima más alta de una montaña y esperar que una bestia se la llevara consigo.

Por supuesto que, las palabras de este oráculo estaban sometidas ante la diosa Venus, ella estaba cegada completamente de envidia y celos por su belleza. Así fue como esta diosa manipuló completamente al oráculo para que dictara una profecía falsa a los padres de Psique. Los padres de la joven la llevaron a la montaña siguiendo las órdenes que se les fueron dictadas por el oráculo de Delfos.

En lo más alto de la montaña Céfiro fue en búsqueda de la mujer, por órdenes de Cupido.  Este noble la llevó a un inmenso y florido valle de flores y en medio de esa hermosa pradera se encontraba un castillo gigantesco. El castillo estaba lleno de lujos, múltiples extravagancias adornaban el lugar todo lo que Psique siempre soñó lo podía encontrar allí.

Al caer la noche, en medio de su inmensa y lujosa habitación se encontraba Psique. Minutos después un hombre tocó la puerta y se adentró al lugar apagando todas las luces para que esta no pudiese verlo. Su voz era delicada así como cada caricia que le proporcionaba a su nueva pareja Psique. Esa noche ese misterioso hombre para ella la convirtió en su mujer.

Psique cae en la tentación

Los dos se amaban con locura y a ciegas, puesto que él no dejaba que ella le mirara el rostro. Pero a pesar del buen trato que su nuevo esposo le ofrecía, esta joven extrañaba a su familia y le pidió a su hombre que por favor dejara que sus hermanas la visitaran.

Sin embargo, el dios le advirtió a la dama que si sus hermanas trataban de averiguar su verdadera identidad, lográndole verle el rostro, ese sería el último día que estuviesen juntos. Para complacer los deseos de su amada, Cupido envío a Céfiro en búsqueda de sus cuñadas.

Cuando llegó la visita, quedaron boquiabiertas al ver el enorme castillo en el que vivía la hermana menor Psique y al ver la buena comida y el excelente trato que recibía, sus corazones se llenaron de envidia. Tan pronto como pudieron empezaron a sembrar dudas en la bella dama para que descubriera la identidad de aquél hombre misterioso.

Crearon cizaña en ella, diciéndole que encendiera una luz mientras él dormía, así él no se daría cuenta que ella ya sabía cómo era su rostro. Además sólo así podía descubrir si en realidad ese hombre sólo era un horrible monstruo que se aprovechaba de ella o no.

 Cupido se marcha y abandona a su amada

Al caer la noche la joven estaba llena de curiosidad por verle el rostro a su amado así que esperó paciente hasta que éste se durmiera. Agarró una lámpara y sigilosamente se fue acercando a su hombre, lo primero que vio cerca de él fueron sus flechas y su arco. Fue llevando la mirada por su esbelto y musculoso cuerpo hasta que le miró el rostro y descubrió cuán hermoso era. Además de tratarla como una reina este hombre tenía una figura masculina muy bien representada.

En medio de su asombro, Psique se pinchó en una pierna con una de sus flechas esto le provocó un salto que hizo que el aceite caliente de la lámpara cayera sobre Cupido, despertándolo de su sueño. Cuando el dios se despertó y cayó en cuentas de que su amada lo desobedeció este se enfureció.

Cupido rápidamente se levantó de su descanso y fue desapareciendo todo lo que veía y mientras él también se iba dispersando le dijo, “el amor no puede existir sin confianza”. Psique estaba muy arrepentida de haberlo desobedecido y cae en una profunda depresión.

Psique se pone en contacto con Venus

Pese a su desconsuelo Psique estaba decidida en encontrar una vez más a su amado. Ella empezó a buscarlo por todos los rincones del mundo hasta que finalmente entró en el santuario de Venus. Al saber la verdadera identidad de Cupido por su extraordinaria belleza y sus armas, esta joven quiso preguntarle directamente a la diosa la ubicación de su hijo.

La joven ingenua pensaba que Venus era la más indicada para socorrerla pero en cambio, lo que consiguió fue que esta diosa rasgara su atuendo en modo de venganza. Venus le concedió a la joven tareas casi imposibles de cumplir para los mortales.

En esas actividades, algunos dioses se compadecieron y la ayudaron a cumplir con esas labores para encontrar a su amado. Fue entonces cuando Venus decide colocarle una nueva labor: escabullirse en lo más profundo del mundo en búsqueda de Perséfone, gobernante del inframundo. Psique tenía que pedirle a esta gobernante un segmento de su magnificencia dentro de una cajita.

La joven con astucia llega a cumplir dicha actividad, y mientras se dirigía a la luz venciendo los escalofriantes desafíos la curiosidad una vez más se asoma en su corazón. Estaba intrigada en saber cómo era aquello que estaba guardado dentro de ese cofre tan importante para la diosa Venus.  Cuando por fin se deja vencer por sus impulsos, abre el cofre pero, nada funcionó como se lo esperaba, pues cayó en un profundo sueño.

Cupido desea volver con su esposa

Cuando Venus reflexionó por lo que estaba haciendo con aquella mortal, empezó a tener compasión con aquella joven. Al ver que ella a pesar de ser una simple humana había cumplido con sus labores dejó de un lado toda esa envidia que una vez sintió y decidió bendecirla y darle paso a su matrimonio con su hijo Cupido.

Venus
Venus, Cupido y Psique

Cuando Cupido estaba recuperándose de su herida, estaba dispuesto en volver a encontrarse con su amada mujer. Pensó en visitar al dios supremo Júpiter para que este le diera vida eterna y pudiesen estar en matrimonio para siempre en el paraíso.

Este dios tuvo piedad de Cupido, tranquilizó a Venus al explicarle que ese matrimonio era digno para su hijo. Así que sin más, Júpiter ordenó  que la unión de estos dos jóvenes enamorados continuara para siempre.

Adonis y Venus

Esta historia se inicia con Mirra (o también llamada Esmirna), hija del rey Tías. Mirra fue otro de los objetivos de venganza de Venus, haciendo que esta mujer deseara sexualmente a su padre el rey Tías.

Tías  y su hija, fueron engañados completamente por los encantos de Venus y ambos cayeron en la horrible tentación incestuosa. Al caer en cuentas en lo que había caído, Tías no quiso escuchar explicaciones y persiguió a muerte a su hija Mirra con un cuchillo para acabar con su vida.

Mirra escapó y les suplicó a los dioses la protección divina, estos la escucharon y desde entonces la convirtieron en el árbol  de la mirra. Luego de diez meses debajo de la corteza del gran árbol salió un pequeño niño, el cual tuvo como nombre Adonis.

Venus lo encontró pero ella no contaba con tiempo suficiente para cuidarlo todo un día, así que se lo confió a Perséfone para que lo cuidara en su ausencia. Pero la sorpresa para Venus es que la diosa de los infiernos también había quedado hechizada con el bebé y no quería devolvérselo a Venus.

Fue necesaria la intervención del dios Júpiter para resolver las disputas de estas dos poderosas diosas. Por órdenes del dios Venus pasaría cuatro meses con el niño Adonis y Perséfone otros cuatro meses más, los últimos cuatro meses del año restantes lo pasaría donde el infante eligiese.

El final de Adonis

Todo parecía marchar bien hasta que un jabalí enviado por Artemisa (otras versiones cuentan que el jabalí fue enviado por el celoso Ares) hiriera de muerte a Adonis durante sus horas de cacería.

Algunas fuentes afirman que el odio de Venus hacia Mirra fue causado por la progenitora de esta. La madre de Mirra había provocado la furia de Venus al declarar que su hija era más bella que la mismísima diosa de la belleza y la sensualidad, cosa que la enfureció.

Galatea y Pigmalión

La leyenda de Pigmalión narra la historia de un artista que jamás había descubierto el amor, nunca antes había sentido atracción por ninguna mujer. La diosa Venus quiso ayudarlo y le propuso mostrarle la belleza del amor.

Venus le advirtió al hombre que buscara a una dama para que se uniera en matrimonio antes de caer la noche ese mismo día. De no lograrlo, personalmente la diosa elegiría a una mujer particular para que se casara con Pigmalión.

El artista aún no tenía deseos de casarse con nadie, pero le rogó a la diosa para que esta le diera tiempo extra en esculpir una atractiva figura antes de que ella le eligiera a una mujer. Esta deidad tomó la palabra de aquél hombre inocente y accedió a su propuesta.

Fue entonces cuando Pigmalión se vio motivado por la belleza de Venus y empezó a hacer una escultura de marfil semejante a ella. Mientras más la moldeaba esta poco a poco iba perdiendo el parecido con la diosa. El artista estaba cada vez más impactado con la escultura. Cuando estaba a punto de separarse de su obra, se dio cuenta que la estatua no se parecía en nada a Venus y se había enamorado por completo de tal diseño.

Inmediatamente apareció Venus y le aconsejó que eligiera sabiamente a su futura esposa. Fue entonces cuando aquel hombre tomó la escultura que había hecho, haciendo referencia que esa mujer era con quien quería casarse. La diosa inmediatamente le dijo que eso era imposible de hacer, pero Pigmalion le suplicó que entonces lo convirtiera a él en estatua para poder estar con su amada.

La diosa sintió que el corazón de ese buen hombre estaba enamorado, así que tuvo compasión con él, le dio vida a la estatua y ese escultor pudo casarse con aquella mujer que creó con tanto amor.

Venus en el arte

Venus de Milo

Esta es una de las estatuas más reconocidas y admirada por todos. Fue hecha en el periodo Helenístico de la escultura griega entre los años 130 y 100 a.C. Es una representación icónica de la diosa Afrodita en la cultura griega o de Venus en la cultura romana, mejor conocida como la diosa de la lujuria y la belleza.

Venus
Venus de Milo

Venus y Adonis en el arte

Esta historia fue inspiración para Tizano en el año 1554, actualmente se puede contemplar en el museo del Prado de Madrid.

El nacimiento de Venus

Otra de las famosas pinturas de Venus es nombrada “el nacimiento de Venus”, creada en 1484 por el autor Sandro Botticelli. Como su nombre lo indica, esta es una representación del momento exacto en que Venus nació, observándose desnuda encima de una almeja gigante.

Venus
El nacimiento de Venus

Venus en la tradición clásica

En el periodo renacentista en Europa, esta diosa sin duda alguna fue uno de los temas más populares de acuerdo a sus pinturas y/o esculturas. Era considerada tan famosa pues, como figura clásica su desnudez era su estado original, para la sociedad mostrar a Venus sin sus atuendos era aceptable. Se debe recordar una vez más que los atributos de Venus eran, diosa de la lujuria y de la sexualidad así que era completamente razonable mostrarla en su estado más natural.

Venus
La diosa Venus
  • Venus soñada (c. 1501)
  • Venus de Urbino (1538)
  • El espejo de Venus (c. 1555)
  • Venus del espejo (Velazquez) (1599-1560)
  • Olympia (Manet) (1863)
  • El origen Venus (Cabanel) (1863)
  • El nacimiento de Venus (Bouguereau) (1879)
  • Venus de Cherchell, museo Gsell en Algeria
  • Venus Victrix y Venus Italica por Antonio Canova

Santuarios de Venus

El primer santuario que se le fue otorgado en honor a esta diosa de la lujuria fue bautizado “Venus Obsequens” por Quinto Fabio Máximo Gurges. Alrededor del año 295 a.C es que este lugar nació cerca de la colina Aventina, fundado por antiguas mujeres romanas que gozaban de poca actividad sexual.

Venus
Templo de Venus

A mediados del año 2017 a.C fueron las primeras etapas de la segunda guerra púnica contra Cartago, como consecuencia Roma habría sufrido una devastadora derrota en la lucha en el lago Trasimeno. Por su parte, el oráculo sibilino aconsejó que si Venus Erycina, patrona de los aliados sicilianos de Cartago podía ser convencida en cambiar su alianza, Cartago podía caer en la trampa y ser finalmente derrotada.

El pueblo romano robó a Érice, otorgándole un majestuoso templo en recompensa por su deserción, capturaron su imagen y la misma fue trasladada hasta Roma. Fue ubicada en la famosa Colina Capitolina, formando parte de las Dii Consentes de Roma.

Venus
Venus Capitolina

Fue entonces como esta Venus forastera, fue convertida en Venus Genetrix de Roma. Fue entonces como la leyenda romana convirtió a esta diosa madre y protectora del príncipe guerrero troyano Eneas, antepasado del pueblo de Roma. Este culto capitolino a la diosa fue reservado para romanos de alto rango.

En el 181 a.C  se constituyó un culto independiente a Venus Erycina siendo esta diosa de la fertilidad, en una zona únicamente para plebeyos alejada de la frontera romana. Al igual que en el 114 a.C, cuando se fundó un templo a Venus Verticordia.

Otros templos de la diosa

Otro de los conocidos templos de esta diosa fue el de Venus Victrix, dedicados en el 55 a.C, esto fue de forma festiva para celebrar el triunfo, también para ese tiempo se le dedicaron monedas a la diosa romana coronada con laureles triunfantes.

Venus
Monedas en honor a Venus

Más adelante en el 135 a.C el emperador de esa época, Adriano, fundó un santuario apodado Venus y Roma Aeterna. Desde ese entonces este era el templo más grande que existía en la antigua Roma.

Venus
Otros templos de Venus

Veneralia

El mes sagrado de esta reina divina era abril. Por ende uno de sus festivales iniciaba el primero de este mes llamado “Veneralia” esta fecha era especial para festejar a Venus Verticordia y Fortuna Virilis. Se debe recordar que Venus Verticordia fue creada en el 220 a.C por el oráculo sibilino en las épocas de las guerras púnicas. En estos rituales se agarraba la imagen del templo al baño de los hombres para ser desvestida y limpiada en aguas calientes por sus féminas asistentes. A Venus Verticordia damas y caballeros le oraban por asuntos amorosos, sexo, compromisos y bodas.

Vinalia urbana

Era celebrado el 23 de abril, este festival no sólo era protagonizado por la diosa Venus, el dios Júpiter también debía estar presente. Este controlaba la época en la cual dependería la cosecha otoñal de la uva para el vino. Todos los invitados bebían la cosecha nueva del vino común no sagrado, honorando a Venus.

Venus
Venus Sospita

Por otro lado, las mujeres nobles eran reunidas en el templo capitolino de Venus, donde se les proporcionaba una pequeña liberación de la cosecha del otoño anterior. Mientras que las mujeres comunes y prostitutas se juntaban en el templo de Venus fuera de la Porta Collina y le suplicaban belleza y encantos efectivos hacia los hombres.

Otros títulos de la diosa

Al igual que otras deidades, Venus también tenía numerosos epítetos, haciendo referencia a los diferentes aspectos de sus cultos, funciones y similitudes a otros dioses.

Venus
Venus
  • Acidalia Venus
  • Venus olímpica
  • Venus la calva
  • La purificadora Venus
  • Venus de Érice/Érix o Venus Erycina
  • Frutis Venus
  • Venus próspera o Felix Venus
  • La madre Venus o Venus Genetrix
  • Libertina Venus o la Libra Venus
  • Venus del arrayán
  • Venus condescendiente
  • Physica Venus
  • Venus Celestial
  • Victrix Venus o la victoriosa Venus

La diosa del deseo en God of War

Así como otras deidades destacadas han aparecido en esta magnífica saga virtual, Afrodita, equivalente de Venus no podría haberse quedado atrás.

Curiosidades

  • Afrodita tenía una fuerte conexión amorosa con Ares por la rudeza y naturaleza varonil de éste. Pero, desde que el protagonista Kratos se volvió más cruel que su ex amante, quizá esta fue una de las razones por la que la diosa se sentía tan atraída hacía él.
  • En la primera toma, God of War, esta deidad parece como si su cabello fuera de color rubio. Pero en God of War III su cabello es visto de un color marrón.
  • De todas las deidades objetivas que Kratos buscaba, Afrodita fue la única a la que no le dio muerte.
  • El hermano de Kratos tiene por nombre Deimos. En la mitología, los hijos de la diosa y Ares son dos, llamados Fobos y Deimos, terror y horror.