Saltar al contenido

Trimurti: La trinidad sagrada del Hinduismo

[Total:0    Promedio:0/5]

Recientes estudios han revelado que en la antigüedad el número tres (3) representada estabilidad y era considerado en muchas culturas como un símbolo de armonía. Debido a esta creencia, muchas religiones usaron las triadas para representar seres cósmicos.

En la actualidad la trinidad cristiana es una de las representaciones religiosas más populares del mundo, y aunque muchos han tratado de asociarla con dioses paganos, esta ha podido permanecer vigente en catolicismo sin importar el paso de tiempo.

Otra trinidad que también posee un gran número de seguidores es la Trimurti, la cual está conformada por los dioses de gran poder  y es venerada en el hinduismo por representar el ciclo infinito de la creación, conservación y destrucción.

¿Quiénes conforman la Trimurti?

Conformada por las deidades Brahma, Visnú y Shiva, esta trinidad representa en la cultura hindú el ciclo de la creación, conservación y destrucción. En esta religión se cree que este ciclo es continuo, ya que no tiene principio ni fin y estas deidades representan cada una de sus fases.

Brahma (Creación)

Venerado en el hinduismo como el Ser Supremo (o dios de dioses), muchos creen que este ser dio origen a las demás deidades y que estas son en realidad sus manifestaciones.

En el texto sagrado Atharva-Veda se puede leer lo siguiente: “Todos los dioses están en Brahma como las vacas en un establo”. En esta religión se cree que dentro de esta deidad se encontraba todo el universo y que luego de crear a los demás dioses los coloco de la siguiente forma: Agni en la tierra, Vayu en la atmosfera, Surya en el cielo y en lo mundo más elevados coloco a los dioses más importantes.

Luego de ubicar a los dioses, Brahma se dirigió a la esfera más elevada llamada Satyaloka, la cual es considerada como el mundo más lejano del universo.

Por su parte, el Taittiriya afirma que Brahma creo a todos los dioses y al mundo entero, y que en su interior se encuentran todos los mundos. Sus seguidores lo consideran con la primera deidad de la Trimurti.

Visnú (Conservación)

Considerada por muchos como la segunda deidad de la Trimurti, Visnú crea, conserva y destruye en distintas formas. Se cree que este dios ha reencarnado múltiples veces, la primera en forma de pez, luego en forma de tortuga, la tercera como un jabalí y la cuarta como un león.

También se cree que este dios tomo la forma de un enano para para castigar al sura Ball, luego reencarno en Parasurama, en Rama y finalmente como Krishna. Esta dos últimas encarnaciones son muy importantes en para la religión hindú.

Algunos sabios consideran a Buda como la novena reencarnación de este dios y se cree que su siguiente encarnación se llamará Kalki, quien cabalgara por la tierra para castigar a las personas malvadas.

Por lo general este dios es representado en ilustraciones de forma vertical, portando una corona, conchas, una flor de loto, un disco y una vara. Actualmente está deidad aún conserva muchos seguidores dentro de la India, donde aún se encuentran una serie de templos que sus fieles usan para ir a peregrinar.

Shiva (destrucción)

Conocido como el “destructor” o “el que no es propicio”, Shiva es la tercera persona de la Trimurti. Esta deidad tiene el trabajo de destruir al mundo para reiniciar el ciclo de renacimiento.

Aunque se cree que este dios tiene un carácter volátil que propicia el caos, por lo general es representado en esta cultura meditando y con una expresión de serenidad en su rostro.  Se cree esto se debe en parte porque en esta religión la muerte no representa un fin, sino un cambio a una nueva forma de vida.

Algunos textos sagrados también describen Shiva como el encargado de otorgar a los seres humanos nuevas formas de existencia y se refieren a él como un “re-Creador”.

Siguiendo las tradiciones Epopeyas y Puranas, Shiva juega un papel protagónico en el hinduismo actual y  aunque es venerado en incontables poemas y alabanzas, su nombre no figura entre la lista de dioses Vedas.

Shiva también es cree representa al hogar y se le presenta casado con la diosa Parvati. Otros creen que en realidad esta deidad lleva una vida solitaria muy parecida a la de los ascetas que habitan en el monte Kailash en los Himalayas.

Esta deidad usualmente es representada vistiendo collares y una guirnalda. También se le puede ver con una serie de serpientes enroscadas por todo su cuerpo y vistiendo un fajin, un cordon sagrado y brazaletes.

En cuanto a su aspecto físico, se cree que tiene tres ojos, cuatro brazos y todo su cuerpo está cubierto con una ceniza sagrada. En las pinturas y esculturas usualmente Shiva usa dos de sus manos para sostener un tridente y un pequeño tambor (o damaru), y con las otras dos forma mudras de abhaya (protección) y varada (bienes).

Casi siempre se puede ver a Shiva  con los ojos entre cerrados, en una postura sagrada conocida como sambhavi mudra (dirigidos al entrecejo), la cual representa la concentración de su mente en el Ser mientras que su cuerpo continua actuando en el mundo externo.