Saltar al contenido

¡La épica batalla de los titanes: Titanomaquia!

Titanomaquia
[Total:0    Promedio:0/5]

En la antigua Grecia, la mitología fue la creencia más recordada e importante para todos aquellos habitantes.  Una de las luchas más épicas en esta asombrosa historia fue la Titanomaquia, guerra liberada entre dos grandes deidades de pensamientos distintos. Sin duda alguna, en la mitología también existió la rivalidad entre las deidades.

Unión de Gea y Urano

Cuando la Tierra y el Cielo (gobernante del universo) decidieron entregarse, nacieron los poderosos titanes. Las Erinias o Furias quienes fueron las representaciones divinas de la venganza. Los inigualables Gigantes, las Melias o Melíades mejores conocidas como ninfas. También los Cíclopes nacieron de esta unión, eran aquellos que sólo tenían un solo ojo. Por último, entre los hijos de Gea y Urano también estuvieron los Hecatónquiros aquellos de cien brazos y cincuenta cabezas. De todos los hijos de Urano, éste despreciaba más a los dos últimos mencionados, pues prefirió encerrarlos en el Tártaro para que nunca conocieran la luz.

Batalla de los titanes o guerra titánica ¿cómo surgió?

La titanomaquia es mejor conocida en el griego antiguo Τιτανομαχία Titanomakhía. Esta consistió en la sucesión de batallas liberadas durante diez años consecutivos entre dos clases de divinidades muy antiguas al principio de la humanidad. Esta batalla implicó a los titanes combatiendo desde el Monte Otris, y por otro lado, los dioses o también conocidos como Olímpicos quienes llegaron a reinar en el Monte Olimpo.

El origen de esta pelea se originó luego de que el hijo menor de Urano, llamado Crono, derrotara a su propio progenitor. En ese entonces Urano el dios del cielo encerraba a todos sus hijos por miedo a que alguno de ellos se les revelara.

Gea estaba muy resentida por saber que sus hijos estaban solos y encerrados, así que elaboró una hoz pedernal y se la entregó a su hijo Cronos. Con la ayuda de su madre Gea, Crono logró obtener el reinado de su padre castrándolo y liberó a sus otros hermanos titanes que estaban encerrados en el Tártaro.

Crono el nuevo villano

Al momento de la dolorosa castración de Urano, él mismo le predijo a su hijo Crono que sus mismos descendientes le arrebatarían el mandato al igual que lo que él hizo. La sangre y semen esparcidos cayeron sobre la tierra reproduciendo la vida. Mientras que el miembro cayó sobre el mar y a medida que fue descomponiéndose nació Afrodita ya adulta. Crono, por miedo a las predicciones de su padre prefirió convertirse en lo malvado que fue Urano.

La edad dorada

El tiempo que Cronos estuvo sentado en el trono se llamó la “edad dorada”. Nadie necesitaba leyes, pues todos hacían lo correcto y la inmortalidad no existía.

Devoraba a sus propios hijos recién nacidos y se los tragaba enteros, al mismo tiempo que su hermana y esposa Rea daba a luz Crono hacía un festín con ellos. Rea ya estaba cansada y adolorida por tener que entregarle a su esposo sus hijos para que este se los comiera, así que se llenó de valentía para esconder a su último y sexto hijo Zeus.

Démeter, Hera, Hestia, Hades y Poseidón fueron víctimas del hambre de ambición de su padre Crono. Algunas fuentes dicen que en realidad fueron dos hijos que Rea salvó, los cuales fueron Zeus y Poseidón.

Rea al esconderlo tuvo que engañar a su marido ofreciéndole algo en lugar del bebé Zeus y se decidió por envolver una piedra liviana envuelta en mantas y pañales. Otras leyendas afirman que además de Zeus, Rea también escondió a otro de sus hijos, Poseidón. Para engañar a su marido y no sospechara de Poseidón, Rea sustituyó al bebé con un pequeño potro.

Inmediatamente Rea llevó al pequeño Zeus a una de las cuevas en la isla de Creta donde fue cuidado y criado por los Curetes y Adrastea e ida las ninfas. Allí estas personas hacían ruidos al momento que el pequeño Zeus lloraba para infiltrar el llanto y no ser escuchado por su padre.

Al pasar los años, cuando Zeus se había vuelto mayor conoció a Metis, fue su primera amante y esposa y además también fue la que le otorgó una bebida especial para que Crono vomitara todos los bebes que se había devorado.

De inmediatamente Zeus llevó a todos sus hermanos a la lucha contra los titanes.

¡Empieza la batalla!

Todos los dioses olímpicos, liderados por Zeus declararon largas batallas a la antigua generación de divinidades, quienes fueron los Titanes. Todos estos eran “Hestia, Hades, Hera, Hécate y Poseidón”. Muchos titanes decidieron apoyar al nuevo y eterno dios del Olimpo: Zeus, entre ellos Estigia y toda su generación.

La guerra entre titanes y dioses
La guerra entre titanes y dioses

También se unieron a Zeus los Hecatónguiros y los Cíclopes, quienes fueron encerrados en el Tártaro en dos ocasiones, la primera con Urano y esta última con el mismísimo Crono. Esta vez Zeus los liberó a todos para siempre y además dio muerte a la malvada Campe.

Los Hecatónquiros, seres de cien brazos, aportaron su ayuda lanzándoles gigantescas piedras a los Titanes. Por otra parte, los Cíclopes aportaron su ayuda fabricando las conocidas armas de Zeus, los relámpagos, el tridente de Poseidón y el casco invisible de Hades.

Los Titanes dirigidos por el titán Crono, incluían a Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto, Menecio y Atlas.

Así fue como luego de largos años combatiendo finalmente fueron los Olimpicos quienes ganaron y gobernaron sobre los Titanes.

Después de la guerra…

Las titánides que se mantuvieron neutrales no recibieron castigo alguno de Zeus, es decir, Tea, Rea, Temis, Febe, Mnemósine y Tetis. Los demás titanes que tampoco fueron enviados al Tártaro como castigo fueron Atlas, Crono, Epimeteo, Prometeo y Menecio. Pues Epimeteo, Menecio y Prometeo cambiaron de bando y se unieron a Zeus.

Hay varias versiones sobre el final destino de Crono, una de ellas dice que él aún vive en el Tártaro junto a los otros titanes. Por otra parte, otra de estas versiones afirma que Crono fue liberado por voluntad propia de Zeus y quedó liderando las islas de los Bienaventurados.

En cambio a Atlas se le fue asignado otro castigo. Como el Cielo o Urano estaba casi desvanecido por las largas batallas entre sus descendientes, Zeus le ordenó a Atlas encargarse de sujetarlo por toda la eternidad.

Finalmente los Hecatónquiros se instituyeron en los océanos donde bautizaron sus ciudades y estuvieron montando guardia sobre los nuevos prisioneros.

Los dioses ganan la batalla
Los dioses ganan la batalla

Esta guerra prevaleció por once largos años, cuando por fin los dioses la ganaron los Olímpicos dividieron el gran trofeo entre ellos mismos. El cielo se le fue entregado a Zeus, el ancho mar a Poseidón y por último el inframundo a Hades.

Personajes más destacados de la Titanomaquia

Estos sin dudas fueron algunos personajes que más fuerza le dieron a la guerra para llevarse a cabo.

Gea o Gaia

Diosa de la tierra, personificaba la tierra y la vida misma.

Eros

Fue mejor conocido como “el dios del amor, la fertilidad y el sexo”.

Tártaro

Fue un poderoso y temible dios del inframundo. Se dice que la posición donde se ubicaba este lugar era aún más profunda que la del mismísimo Hades. El Tártaro era un lugar húmedo, helado y hundido en la inquietante oscuridad, estaba cubierto con tres capas de noche.

Érebo

Fue el dios de las oscuras tinieblas, simbolizaba la oscuridad y las escalofriantes sombras que rodeaban al mundo.

Nyx

La conocida diosa de la noche.

Furias

Fueron personajes femeninos que representaban la venganza, estas eran tres: Tisifone, Megera y Alecto. Las Furias eran las vigilantes de las puertas del inframundo, castigaban aquellos crímenes que todavía no pagaban por los mortales. Buscaban la forma de siempre tratar de mantener el orden absoluto.

Cíclopes

Era criaturas indomables de mal carácter y muy fuertes, los tres Cíclopes principales fueron Brontes, Arges y Esteropes.

Hecatónquiros

Ayudaron mucho en esta guerra, combatiendo en contra los Titanes lanzándoles gigantes rocas.

Cronos

Al principio le tuvo rencor y envidia a su padre Urano por su poder, luego la avaricia se le subió a la cabeza y volvió a encerrar a sus hermanos. Cronos fue el titán del tiempo más joven.

 Hades

Representante y dios de los muertos y el infierno. El Hades es la representación del infierno y era cuidado por el perro Cerbero.