Saltar al contenido

Supay, el encargado del inframundo

Supay
[Total:0    Promedio:0/5]

 

Supay es conocido como una figura muy importante dentro de la mitología Inca. Gracias al hecho de que se trataba de un demonio originario en esta cultura. Supay también se dio a conocer como el dios de la muerte dentro de la cultura inca, siendo el gran señor encargado del inframundo.

Para los Incas, este dios era la verdadera personificación de todo lo que se refería a maldad. Aunque se cree que el dios Supay no sólo podía ser malo, sino que poseía el poder de ser bueno. Incluso, fue la figura que dio origen a uno de las creencias creadas durante la conquista: el Diablo.

Durante los años de conquista al continente americano, el catolicismo instruyó a los sacerdotes para que usaran la figura de Supay en busca de personificar al diablo del cristianismo que relata la Biblia. Esto causó una fusión entre creencias que llevó a que el dios de la muerte tuviera elementos de cada religión.

Es decir, que este personaje se convirtió en la mezcla de las características de la creencia indígena sudamericana y el catolicismo. Supay terminó siendo un personaje de la cultura Inca que fue presentado como el diablo de la cultura católica y a su vez, el señor del inframundo.

Es importante resaltar el hecho de que, los pueblos indígenas de los Andes no evitaban al Supay, de hecho, lo veneraba y hacían invocaciones a él para hacerle culto, sólo porque le tenían miedo y preferían venerarlo a resultar heridos por el dios de la muerte.

El demonio de la mitología Inca durante la colonización

Supay, un ángel malo

Gracias a la conexión que existió entre este personaje y la fusión con el cristianismo, se convirtió en uno de los personajes más populares dentro de la colonización. Participando como una importante figura en el culto que se realizaba a la Virgen de la candelaria.

Además, obtuvo su propia danza caracterizada por el uso de máscaras con forma de diablo, cuyo nombre fue seleccionado como diablada. Supay, se considera como el personaje al que los indígenas deciden rendir culto y venerar a cambio de su simpatía para que no les cause ningún daño.

El baile en su honor se caracteriza por ser un ritual en busca del perdón de la Virgen de la Candelaria. Porque los indígenas quieren su compasión por vivir con el Supay en las minas. Realizan ofrendas para que el dios los ayude a encontrar minerales y evitar que suceda cualquier tipo de accidente.

La referencia de mayor antigüedad que se posee de este personaje de la cultura inca se originó hace cinco siglos atrás y se presenta a Supay como un ángel que puede ser bueno y malo.