Saltar al contenido

Sól, la Diosa nórdica del sol en la mitología

[Total:0    Promedio:0/5]

De acuerdo a la mitología nórdica, la luz del día no era provista por el astro sol. Se decía que la luz provenía de las crines de los caballos que tiraban del carruaje de la diosa Sól, la Diosa nórdica del sol. Estos corceles tenían por nombre Alsvid y Arvak, que traducidos significan “Madrugador” y Muy Veloz” respectivamente.

Esta diosa también era conocida bajo los nombres de Sunna, Sunne y Sigel. Cabalgaba diariamente recorriendo los cielos, para llevar la luz del día a todos los rincones; pero mientras surcaba los cielos era ferozmente perseguida por el lobo Sköll, quien deseaba devorarla, esta cacería obligaba a la diosa a nunca detenerse.

Según las historias, los eclipses solares se producen los días en que el lobo casi alcanza a la diosa; haciendo sombra sobre ella. Y que cuando finalmente llegue el Ragnarok, la Diosa Sól sería devorado por el lobo Sköll. Sin embargo, una vez el mundo llegue a su fin; la hija de la Diosa tomará su lugar para seguir con su tarea.

Origen de la Diosa Sól

Origen de Sól

Cuando los dioses crearon la Tierra, recolectaron algunas de las cenizas y de las chispas que provenían de Muspellheim; luego las arrojaron al firmamento para que ayudaran a iluminarlo. Estas cenizas y chispas luego fueron reconocidas por los hombres como estrellas.

No obstante, no bastaba solo con las estrellas, así que pensaron en una mejor manera de iluminar los cielos; los dioses comenzaron a buscar a su alrededor. De manera casi inmediata se fijaron en los dos bellos hijos del gigante Mundlifer; quien estaba muy orgulloso de sus hijos, y que además tenían por nombre Mani y Sól.

Sól era hija de la gigante Mundlifer y Glaur, y con el tiempo se convirtió en la esposa de Glenr. Los dioses tenían ya preparados los carruajes, con sus corceles Arvak, Alsvid y Alsvider preparados (dos para la hermana y uno para el hermano).

Luego de su nombramiento como los encargados de llevar el día y la noche en el firmamento; partieron para llevar a cabo la tarea asignada, y que fuera posible el cambio del día a la noche.

La Runa Sigel, asociada a la deidad Sól

Sigel, la runa de la Diosa Sól

La runa vikinga Sigel corresponde a la Diosa nórdica del sol; y el nombre del día de la semana Domingo viene del culto primitivo a esta estrella.

La runa Sigel es conocida por otros nombres, como: Sowellu, Sowelo, Saewelö o Sig. Su forma es la de una línea zigzagueante que se asemeja un rayo; si se analiza desde este punto, se puede relacionar con la fuerza destructiva que posee un rayo y como algo peligroso.

Así mismo, también representa la fuerza, puede hacer frente al frio. La runa Sigel tiene la capacidad de crear o destruir, dependiendo de la forma en que sea canalizada esta energía; representa la naturaleza y la fuerza del astro mayor y es una runa muy positiva y favorecedora.

El mito de la Diosa Sól y el Ragnarok

Sól y el Ragnarok

Cuando los vikingos miraban el cambio del día y la noche, creían que el sol y la luna eran perseguidos por dos temibles lobos: Sköll, que significa “repulsión” y Hati, que significa “odio”

El objetivo de estas dos bestias era el de perseguir y acechar a los dioses; esta persecución era interminable y se repetía día tras día. Sköll no descansaría hasta no lograr con su cometido: devorar a Sól.

Cuentan los mitos que, si en algún momento los lobos Sköll y Hati llegaran a atrapar a los dioses y a la luna; Midgard se perdería en la oscuridad infinita. Este sería el momento en que se originaria el Ragnarok; el fin del mundo y la caída de los dioses. El mal reinaría en Midgard y estaría condenado a vivir en la eterna oscuridad.