Saltar al contenido

La deidad del vino: Sileno

Sileno
[Total:0    Promedio:0/5]

Según la mitología griega, Sileno es el dios menor del vino y la embriaguez. Se dice que este dios es hijo de Hermes junto a todos los sátiros. Otras versiones nos dicen que Sileno es hijo de una ninfa o de Gea junto a Pan.

Como la máxima representación del vino que es, una de sus principales características es su inmenso amor por el alcohol. Pero no sólo eso, Sileno era tan poderoso que tenía otras habilidades: mirar al pasado y al futuro. Aunque este joven sólo usaba esta habilidad en su tiempo de ebriedad o cuando otros le suplicaban.

Sileno junto a sus compañeros
Sileno junto a sus compañeros

Origen y descendencia de esta divinidad

En antiguo griego Σειληνός, Σιληνός originalmente era un hipotanes, es decir, mitad hombre, mitad caballo. Sus descendientes fueron varios, pues mantuvo relaciones íntimas con diferentes ninfas. Tres de sus hijos más conocidos son Marón, Leneo y Astreo, ellos son los también llamados Silenos.

Según otras leyendas antiguas, los hijos del dios Sileno fueron padres de todos los sátiros que hoy en día se conocen. Quedando entonces Sileno como el abuelo de los Sátiros. Sileno era un sátiro muy distinto a los demás, pues aquellos eran mitad humanos, mitad cabra.

Sileno el dios del vino
Sileno el dios del vino

Según otras creencias, se dice que Sileno fue también padre de Melias de folo, uno de los conocidos centauros y de Dolion, quien vivía en Ascania ubicada al norte de Asia menor.

Sileno fue el padre adoptivo, maestro y fiel compañero de Dioniso.

Su dios romano equivalente es llamado Silvano, mientras que en la mitología etrusca es Selvans.

Descripción física

Este dios fue representado como una persona robusta de nariz pequeña pero angosta. En todas sus características representa a un viejo de cuerpo grueso, con orejas y cola de caballo, subido en un burro o rodeado, en uno de los hombros de los sátiros. Se figura como si los sátiros ayudaran a su abuelo en una de sus usuales borracheras.

Una de las escenas más conocidas de Sileno
Una de las escenas más conocidas de Sileno

A pesar del gran amor y obsesión que siente por la bebida es considerado un gran maestro de la sabiduría. Contaba con el don de la profecía.

El rey Midas y Sileno

Por la gran sabiduría con la que era muy conocido, el rey Midas tenía muchas ansias de obtener conocimientos de este abuelo ebrio, así que raptó a Sileno echándole alcohol a una fuente. Cuando finalmente esta deidad se durmió, los soldados del rey lo capturaron y lo llevaron ante Midas.

Aunque Sileno compartió una filosofía muy pesimista al rey, le dijo a Midas que lo mejor para los hombres es nunca nacer, todo aquél hombre que naciera tenía que morir lo más rápido posible.

Sileno
Perfil de Sileno

Dioniso y Sileno

Este anciano dios del vino rescató y protegió a Dioniso de la ira de la temible Hera, cuando apenas era un niño. A partir de ese momento este par mantuvo un fuerte lazo que los unía como familia. Más adelante, el dios del vino combatió en la Guerra de los Titanes dándole muerte al gigante Encélado.

Luego de esta dura batalla, Sileno perseguía a unos piratas que Dioniso atacaba. Pero al llegar a la isla donde Polifemo habitaba fue apresado por los Cíclope. Desde entonces fue tratado como un sirviente.

Otros relatos nos narran que luego de la muerte de Orfeo, Dioniso se dirigía a Frigia junto con su corte de sátiros y ménades, entre ellos estaba Sileno. Pero el anciano estaba abrumado Geras la representación de la vejez y el vino y se perdió.

Cuando se encontraba sin rumbo alguno fue hallado por unos campesinos y estos lo llevaron con el rey Midas, pues ambos ya se habían conocido. Midas y Sileno disfrutaron juntos diez días y diez noches de fiesta.

Luego de esto, Sileno vuelve junto a su hijo adoptivo Dioniso, y éste le agradece al rey por haberle dado hospedaje  a su padre. Dioniso le concede un deseo al rey por su gentileza. Midas por su parte pidió que todo lo que tocara fuese convertido en oro.

Escultura del dios del vino
Escultura del dios del vino