Saltar al contenido

Selene, la luna plateada enamorada

Selene
[Total:0    Promedio:0/5]

No todo en la mitología son guerras y muertes, en el caso de la historia de Selene nos muestra verdaderas historias de amor. Esta luna plateada amaba incondicionalmente, entregaba todo su corazón a la hora de amar.

Esta diosa lunar, en su vida tuvo muchos amoríos pero en su vida existió un hombre humano al cual pudo entregarle todo su ser.

Origen del mítico nombre “Selene”

Selene, Σελήνη o Selếnê en antiguo griego. Fue conocida como la diosa lunar, al igual que el nombre de su astro colocado “Selene” por los griegos. El asteroide es el conocido 580 su nombre encaja perfectamente, pues Selene significa resplandor o luz.

En la mitología romana, su equivalente era llamada y conocida como “diosa Luna”.

¿Quiénes son los padres de esta luna?

Los poderosos titanes Hiperión (dios del sol) y Tea (hermana de Helios) son padres de esta deidad. Pero esta poderosa pareja no sólo consagró a Selene, también criaron a Helios el sol y Eos la diosa de la aurora. Eos, al igual que su hermana también mantuvo relaciones amorosas con un ser humano, éste era llamado Céfalo.

Mientras Helios terminaba su viaje por el inmenso cielo azul, Selene se encargaba de comenzar su viaje justo cuando las estrellas despertaban relucientes cada noche.

Aspecto físico de la hermosa diosa

Selene, como toda hermosa deidad griega fue representada como la luna. Mujer de piel blanca como el lomo de un albino. Suele ser vista y reconocida por montar una carroza de plata que es empujada por un grupo de caballos o bueyes blancos. Varios afirman que son vacas y no bueyes los que acarrean a la diosa lunar.

Muchas veces fue retratada montando un solo caballo o un toro. Con una hermosa túnica que hacía juego con la media luna que llevaba por encima de su cabeza y portando una antorcha.

selene
Diosa antigua griega

Leyendas de amor de Selene

Una de las historias más románticas en la historia griega es la de Selene con Endimión Shepard. Pero aunque esta fue la última, esta hermosa luna también tuvo amoríos con deidades importantes de la antigüedad.

Entre los dioses griegos con los que mantuvo relación fue con el dios de todos los dioses del Olimpo, Zeus. Selene y Zeus estuvieron juntos y de ese amor nacieron Pandia y Hersel.

Selene también tuvo una aventura amorosa con el semidios Pan. Éste era conocido como el dios de la fecundidad y de la sexualidad masculina. Dado a esto, Pan pasaba las horas libres de su vida persiguiendo por los extensos bosques a ninfas y hermosas mujeres para saciar su apetito sexual y descargar toda su energía.

Pan era cazador, músico y también curandero. Su apodo de “semidios de los pastores y rebaños” es porque además este cazador pasaba su tiempo en el bosque correteando ovejas y ahuyentando a todo aquel hombre extraño que quisiera invadir su territorio.

Así como espiaba a las ninfas sigilosamente, también lo hacía con Selene hasta conseguir seducirla. Pan le regaló a la diosa un vellón impresionantemente blanco y desde ese momento ambos fueron venerados en una cueva del “monte Liceo”.

También se dice que Selene mantuvo relaciones con Orfeo y del encuentro nació un hijo llamado Museo.

 Selene y su gran amor verdadero

Ninguna historia de amor de Selene fue tan pura como la que mantuvo con el pastor Endimión. Ésta es la más conocida por todos. Endimión pasó todo un día en el monte Latmus pastoreando sus rebaños, se sentía agotado por lo que decidió recostarse un rato a descansar. Al caer la noche, Selene pudo observar desde su carruaje a un solitario hombre descansando en una cueva.

Selene
El dulce beso verdadero

La hermosa diosa lunar descendió a donde él estaba e iluminó todo el lugar con su presencia plateada. Al verlo tan indefenso inmediatamente se enamoró de él y quiso despertarlo con un dulce beso.

Endimión no entendía exactamente lo que pasaba, pero al mirarle los ojos brillantes nació un amor infinito y apasionado. Luego del encuentro, Selene optó por subir al Olimpo a suplicarle a Zeus que le concediera un deseo a su nuevo amor.

Endimión le pidió a Zeus ser joven para toda la vida y poder dormir eternamente. Las veces en las que despertaría es cuando Selene descendiera a visitarlo. Cumplida esta petición, más adelante Endimión y Selene engendran 50 hijos nacidos del fruto de la pasión.

Entre sus hijos nació Naxo, quien entregó su valentía en la isla de Naxos y quedó recordado como un héroe. Sus otras hijas fueron conocidas como las “Menae o Menas”.

Selene, comparaciones con la mismísima Artemisa

Para muchos autores, Selene concluyó siendo la misma Artemisa, estas personas la detallaban como hija del dios Zeus o de Palas. Esto se debe a causa del “himno homérico”, allí asemejan a Helios (su hermano gemelo y dios del sol) característicamente con Apolo. Apolo es hermano gemelo de la también diosa Artemisa, es por ello que asemejan a Selene con Artemisa y a Helios con Apolo.

selene
Diosa de la luna cabalgando

Otras asociaciones de Selene

Por otro lado, en Atenas esta diosa estaba relacionada con el desarrollo de las plantas, la fertilidad en las mujeres y en los animales.

También nuestros antiguos antepasados utilizaban su memoria cuando se estaba enamorado de alguien. Fue muy solicitada en cuanto a magia se trataba.

Se nombró una rama apodada “selenología” al estudio de la geología de nuestra luna.

Además, existe un elemento químico apodado “selenio” en homenaje al nombre de la divinidad griega.