Saltar al contenido

Seiryu, el dragón del agua

Dragón del agua
[Total:0    Promedio:0/5]

Muchas criaturas míticas se pueden ver reflejadas en la cultura japonesa y es que cada una comprende un propósito e imagen distinta que puede ser alabada, respetada o temida según su poder. En esta oportunidad se destacará una en particular conocida como Seiryu.

La imagen de esta peculiar criatura, es un dragón de color azul que forma parte del cuarteto de los monstruos divinos. Es representante de uno de los puntos cardinales conocido «El Este».

También es considerado como el representante de la primavera. Dado que es calificado como el dragón del agua,bien sea por su color peculiar o por su localización en general.

Orígenes del Seiryu

El origen de este dragón, proviene de las constelaciones asiáticas que conforman los cuatro símbolos. Los asiáticos nombran a esta figura como el dragón azur o dragón azur del este.

Hay quienes confunden este dragón con el asociado al emperador. Lo cual es un error, ya que se estaría refiriendo al dragón amarillo o Kouryu. De manera que su color es una de sus características más relevantes.

Dice la antigua leyenda que el dragón azul es el protector de la ciudad de Kioto sobre el este. El cual se manifestó como un espíritu prepotente de gran tamaño y hermoso color.

Altares al gran espíritu

En la ciudad de Kioto existen templos dedicados a los espíritus guardianes como agradecimiento a su gran labor. Donde reside el dragón azul es en el templo de Kiyomuzi.

Se mantiene la tradición de antes de entrar al templo se encuentra una estatua de dragón y quienes pisen esta sagrada tierra deberán beber el agua de su fuente a media noche para comenzar el ritual de alabanza.

Muchos visitantes, sobretodo de la cultura asiática. Desvían su camino para visitar estos templos sagrados con la esperanza de que estos guardianes puedan protegerlos durante y después de su viaje.

Dato curioso del dragón azul

En el año 1983, se plasmó la imagen de los cuatro guardianes en el techo de la tumba de Kitora. La cual se encuentra ubicada en la aldea Asuma. Es una de las pocas imágenes que une estas figuras tan magnánimas.

Se dice que este hombre exigió que en su tumba esta imagen estuviese en el techo, debido a que una vez que su espíritu emergiera de su cuerpo, los guardianes fuesen quien lo guiara hacia la tierra celestial.

Pueden encontrarse traducciones en cuanto al nombre del Seiryu en distintas lenguas. Por ejemplo: en Coreano se le conoce como Cheong-ryong, en Pinyin como Qing Long y Thanh Long en sino-vietnamita.