Saltar al contenido

Ryujin u Owatatsumi ¡Dragón del mar!

Ryujin mitología japonesa dragon Owatatsumi
[Total:0    Promedio:0/5]

Es la divinidad que rige, dirige y administra el mar dentro de la mitología japonesa y es popularmente conocido como Owatatsumi. Se creía, además, que era un dragón con la posibilidad de adoptar la forma humana.

¿Cómo era y dónde vivía Ryūjin?

Esta deidad tenía forma de dragón, con una boca grande y feroz, pero era capaz de adquirir la apariencia de cualquier hombre.

Sin embargo, vivía en las profundidades del mar, en el Ryūgū-jō, nada menos que un inmenso palacio marino hecho sólo de corales blancos y rojos desde donde controlaba las olas del mar.

Constantemente se le representa rodeado de tortugas marinas, peces y medusas, que suelen ser asociados a él por ser sus más grandes fieles.

Ryujin mitología japonesa dragon Owatatsumi vive profundo del mar
Lugar de vivencia

Fue padre de la hermosa diosa Otohime, que terminaría contrayendo matrimonio con un mortal y daría origen divino a los emperadores japoneses.

Además de todo esto, tiene bajo su control todas las joyas del mar que tienen poderes mágicos y divinos, así como el de las criaturas, por lo que es capaz de controlar a su antojo las mareas y las migraciones.

Esto le dio el título del rey del mar y protector de las costas y de todas las personas que surcan los mares con buenas intenciones. En este momento, la piratería era un mal que aquejaba a los viajeros.

En la actualidad, también se cree que es el responsable de castigar a aquellos que ensucian el mar o que lo contaminan.

Ryujin mitología japonesa dragon Owatatsumi como es japón mar Ryugu-jo
El mitológico Rey Dragon

¿Cómo se le venera?

Este dios todavía cuenta con numerosos seguidores y templos hoy en día. La forma de rendirle culto es a través de cantos y ofrendas, concretamente corales blancos y rojos para que éste adorne su palacio.

Además, está el sintoísmo, que es una creencia religiosa donde se idolatra nada menos que a los dragones, en este caso como Kamis (dioses) del agua.

Dentro de ella, se realizan rituales que se hayan relacionados con la lluvia, la pesca y la agricultura.

Leyendas donde aparece Ryūjin

La diosa Otohime:

La historia inicia cuando la princesa del océano se enamora del joven cazador y príncipe Hoori, que sería conocido posteriormente como el primer emperador japonés.

Según la leyenda, descendió a la tierra y esta familia estableció un clan poderoso destinado a reinar la cultura de Japón. Su reinado fue próspero y poderoso.

Emperatriz Jingū:

Esta fue una mujer que fue capaz de emplear las piedras y joyas mágicas del propio Ryūjin en un enfrentamiento que se dio con nada menos que la marina coreana.

Según cuenta la leyenda, la mujer lanzó al mar la gema Kanju, o gema de la marea baja que pertenecía al propio Ryūjin, y el mar y las aguas bajaron.

Esto hizo que la armada coreana encallara y sus hombres salieran del barco armados y listos para la guerra. Fue entonces cuando la astuta emperatriz lanzó a Jingu o gema de la marea alta.

De inmediato, la marea subió y ahogó en minutos a toda la armada coreana. Al día de hoy, estos acontecimientos considerados heroicos se celebran con un festival.

¿Y cómo se llama este festival? Gion Matsuri, y se realiza en el santuario de Yasaka como una forma de dar gracias al legado del dios Ryujin antes de morir a la emperatriz: las gemas.

Ryujin mitología japonesa dragon Owatatsumi leyenda historia Jingu
Arte antigua sobre Ryujin Dragon del Mar

La pérdida de los huesos de las medusas:

Uno de sus sirvientes más fieles son las medusas y fue el propio Ryujin en un ataque de ira quién decidió retirarles los huesos. Según la mitología, todo empezó cuando al rey le aquejó un molesto salpullido.

Ryujin sabía que para poder curarse necesitaba comer el hígado de un mono, así que envío a sus medusas para que atraparán y trajeran un mono para poder comer su hígado.

Luego de unos días, las medusas consiguieron un mono y éste se les escapó afirmando que su hígado se hallaba en una jarra en medio del bosque y que, si lo querían, él tenía que ir a buscarlo.

Le esperaron por días.

Evidentemente, el mono jamás volvió y ellas regresaron con las manos vacías, levantando la ira de Ryujin que les golpeó hasta desquebrajarles los huesos.

Así, los animales fueron castigados y desde entonces se convirtieron en invertebrados. Y hemos llegado al final ¿qué te ha parecido? ¿te sabes alguna otra leyenda del dios Ryujin? Sí es así ¡déjanoslo en los comentarios!