Saltar al contenido

Potnia Theron, la diosa de la caza y los animales salvajes

Pothia Theron
[Total:0    Promedio:0/5]

En la actualidad existen pocas obras literarias que despierten tanto interés como La Ilíada, y esto se debe principalmente por la forma como Homero narra los eventos ocurridos durante el último año de la Guerra de Troya.

En esta joya de la literatura antigua, podemos ver como Homero resalta las cualidades de sus personajes al atribuirles poderes sobre humanos y dándoles apodos que marcaban el rol que cumplirían estos héroes en el desarrollo de la guerra.

Entre los personajes más importantes de esta epopeya griega tenemos a Potnia Theron, mejor conocida como Artemisa, quien junto con su hermano Apolo siempre actuó en favor de los troyanos e influyo en el resultado de este conflicto bélico.

Orígenes de Potnia Theron

El termino Potnia significa “señora” o “esposa” y es considerado como una forma femenina del nombre “potis” (dueño). Algunos historiadores afirman que el término “potnia” es en realidad una palabra micénica heredada del griego antiguo.

En la mitología griega existen varias versiones acerca del nacimiento de esta diosa, pero todas coinciden que era la hija de Zeus y Leto.

Desafortunadamente se sabe muy poco acerca de la infancia de esta deidad, ya que no existen textos o poemas que relaten este periodo. La única información que se conoce sobre la infancia de Potnia son los hechos que describe Calimaco en uno de sus poemas, donde se relata cómo esta diosa pasó toda su niñez perfeccionando sus habilidades de cazadora en la isla de Lipara, junto con el dios Hefesto y los Ciclopes.

Los griegos también la veneraban como la diosa del terreno virgen, los nacimientos, la virginidad , las mujeres jóvenes, y Homero hace referencia a ella, en La Ilíada, como la diosa de la casa y los animales salvajes.

Apariencia Física

Pothia Theron

En La Ilíada se describe a Pothia o Potnia Theron como una diosa alada que lleva siempre un ciervo y un leopardo en sus manos. En la mitología  griega, en cambio, se le retrata como una joven cazadora virgen, alta y delgada, que siempre lleva un vestido corto, con botas de caza, alijaba, arco y flechas.

Atributos

Arco y Flechas

Según el poeta Homero, Artemisa siempre llevaba consigo un arco con flechas doradas. Estas tenían el poder de matar de forma inmediata y podían causar una gran variedad de enfermedades a niñas y mujeres.

El arco de Artemisa también es usado como un testigo en el juramente de la virginidad de Calisto y es considerado como símbolo de la luna creciente.

Carros

Los griegos creían que artemisa se desplazaba en una carroza de oro, tirada por cuatro ciervos de cornamenta dorada.

Lanza y redes

En Las Metamorfosis, Ovidio se describe a Artemisa armada con una red y una lanza, razón por la cual es adorada por muchos como la diosa de la pesca.

Animales

Al ser considerada la diosa de la caza y animales salvajes, era muy común que los artistas y poetas retrataran a esta deidad en compañías de ciervos o perros de caza.

Representación en el Cine

A lo largo de los años esta deidad ha estado presente en cientos de producciones cinematográficas y series de televisión.

En la película 300: El nacimiento de un Imperio, por ejemplo, podemos ver como se muestra a esta diosa como una mujer griega, la cual tras haber quedado huérfana, fue violada y abandonada en un puerto. Luego un emisario persa la entreno en el arte del combate mano a mano y la convirtió en una experta en las batallas navales.

En la serie animada de la Mujer Maravilla esta diosa es presentada como compañera de entrenamiento de Diana y como una importante guerrera amazona.

Otra de las series donde esta deidad ha tenido una fuerte influencia es en el manga Saint Seiya, donde Artemisa se enfrenta a Atenea y a sus caballeros.

Leyendas

Nacimiento de Apolo y Artemisa

Al descubrir la nueva infidelidad de su esposo, la diosa Hera amenazo con maldecir al pueblo que le prestara acilo a Leto para dar a luz. Para evitar este terrible destino, Leto inicio un largo viaje por varios pueblos, pero ninguno de ellos estuvo dispuesto a acogerla por miedo a despertar la ira de Hera.

Después de vagar por varias semanas, Leto llega a la isla errante de Delos, la cual era conocida por cambiar constantemente de posición en el mar. Allí pudo finalmente escapar de la venganza de Hera y dar a luz a los mellizos Apolo y Artemisa.

Zeus, agradecido por la hospitalidad de este pueblo, permitió que esta isla permaneciera en un solo lugar y la protegió de las represarías de la diosa Hera.

Artemisa y Zeus

Al cumplir tres años, Artemisa le pidió a su padre Zeus que le concediera una serie de deseos:

  • Permanecer siempre virgen
  • Tener cientos de nombres para diferenciarse de su hermano Apolo.
  • Ser la Phaesporia o “Dadora de luz”.
  • Tener un arco y flechas.
  • Vestir siempre una túnica hasta las rodillas para poder cazar,
  • Tener sesenta “hijas de océano” para su coro.
  • Tener 20 ninfas amnisídades que cuidaran a sus perros y su arco mientras cazaba.

Para finalizar, esta deidad no le pidió a su padre que le dedicara ninguna ciudad o pueblo, pero si le pidió gobernar sobre las montañas y poder ayudar a las mujeres durante el parto.

Niobe y Leto

Niobe, reina de Tebas, presumió ante sus súbditos que era superior a Leto por haber parido a catorce hijos mientras que la diosa solo había podido tener dos. Como castigo, Leto ordeno a sus hijos Apolo y Artemisa que asesinaran a todos los hijos de esta reina, cosa que los mellizos llevaron a cabo de inmediato.

Niobe, loca de dolor, huye de Tebas y busca refugio en Asia, donde lloro desconsoladamente hasta convertirse en piedra. Se cree que sus abundantes lagrimas fueron las responsable de la creación del río Aqueloo.

Acteón

En una ocasión la diosa Artemisa se estaba bañando junto a sus doncellas en un estanque, cuando el príncipe Acteón de Tebas las descubrió por accidente mientras estaba de caza. Aunque las compañeras de esta deidad cubrieron rápidamente su cuerpo, el joven príncipe ya había mancillado el pudor de su virginidad.

Pothia Theron
Artemisa y Acteon

Artemisa, enfurecida por el error del príncipe, decidió convertirlo en un ciervo y luego azuzo contra el a sus propios sabuesos, quienes lo destrozaron al instante, sin saber que estaban matando a su dueño.

Calisto

La hija del rey de Arcadia, Calisto, había decidido dedicar su vida a servir a Artemisa y formar parte de su cortejo. Para llevar a cabo esta tarea, se vio forzada a hacer un voto de castidad. Sin embargo, Zeus al ver la dedicación de esta joven, se enamoró perdidamente de ella y tras engañarla haciéndose pasar por Artemisa, la violo y la dejo embarazada.

Pothia Theron
Artemisa y Calisto

Calisto, sabiendo que Artemisa solo permitía mujeres vírgenes en su cortejo, decidió ocultar su embarazo. Sin embargo, pese a sus esfuerzos, la diosa finalmente descubrió el secreto de esta joven y la castigó convirtiéndola en una enorme osa.

Luego del nacimiento de su hijo, al que nombro Arcas, Zeus decidió subir a esta joven a los cielos como compensación por la maldición que había sufrido y la convirtió en la constelación de la Osa Mayor.

Participación de Potnia Theron en la Guerra de Troya

En la Guerra de Troya esta deidad siempre estuvo a favor del pueblo troyano, posiblemente para apoyar a su hermano Apolo, quien fue un firme partidario de este ejército.

Varios poetas afirman que  Potnia Theron fue la responsable de cambiar el curso de los vientos y detener la flota de los griegos en Aulide, castigo que fue impartido luego de que Agamenón, rey de Micenas, matara a una cierva en bosque consagrado a esta deidad.

Para ponerle fin a este problema, los adivinos aconsejaron a Agamenón realizar un sacrificio humano para aplacar la cólera de Potnia . El rey accedió a esta petición y decidió sacrificar a su hija menor, Ifigenia. Luego de sacrificar a esta niña, en un altar construido en un elevado risco, se rompió la maldición y los vientos hincharon de nuevo las velas de las naves griegas.

En la Teomaquia, también se puede ver como Homero relata el enfrentamiento de Artemisa con la diosa Hera, debido al gran sufrimiento que causo esta última a Leto durante el parto. A pesar de los esfuerzos de Artemisa  (y su habilidad con el arco), Hera finalmente logro vencerla golpeándola con su propia aljaba, lo cual la obligó a refugiarse en los brazos de su padre Zeus.