Saltar al contenido

Patroclo, un gran guerrero troyano

PATROCLO EL GRAN TROYANO
[Total:0    Promedio:0/5]

Dentro de la mitología griega, Patroclo era considerado un gran guerrero troyano.  Según el antiguo griego su simbología se escribía Πάτροκλος, y su significado era “la gloria” κλέος del padre (πατήρ)’.

Antes de la Guerra de Troya

Como hijo de Meneceo, Patroclo desde su nacimiento le fueron inculcando valores de dignidad y valores propios de su clase social. Su padre uno de los reyes de la Locride, tenía como heredero del trono a Patroclo, pero un desafortunado accidente lo despojó de su herencia.

Siendo aún muy pequeño, Patroclo pasó por un mal momento de su vida, asesino por accidente a su fiel amigo Clisónimo, cuando se disputaban una partida de dados.

Para impedir que a su hijo le hicieran daño, por la muerte de Clisónimo. Meneceo envió a su hijo al exilio en Ftía, donde fue recibido por el rey Peleo. Quien lo alimentó y cuidó junto a su heredero Aquiles como si fuera su verdadero hijo.

Entre Patroclo y Aquiles surgió una amistad sincera, llegándose a convertir en grandes amigos, a pesar que Patroclo era mucho mayor que Aquiles, siempre demostró un comportamiento humilde frente a la superioridad de Aquiles en todas las actividades que comenzaban.

Cuando el rey Peleo envió a su primogénito para que se instruyera con el centauro Quirón, Patroclo lo acompañó y estudió también las enseñanzas de tan extraordinario maestro. De esta manera, este gran superhombre aprendió a pelear, además asimiló las artes de la oratoria y la sanación, sabias enseñanzas que lo transformaron en un extraordinario guerrero.

Con el tiempo, la amistad que los mantenía unidos se vio suspendida, cuando Tetis se lleva a su hijo a la corte de Sciros para impedir que éste concurriera a la guerra de Troya, aún sabiendo lo que le esperaba.

Patroclo es cautivado por los líderes griegos para que acudiera a la guerra. Luego que Odiseo descubriera el escondite de Aquiles, estos deciden unirse nuevamente para dirigir los grupos de los mirmidones, que eran los guerreros de Ftía.

 Después de la Guerra de Troya

A pesar de haber estado en las guerras junto a Aquiles, el gran héroe Patroclo siempre demostró su lealtad a su compañero Aquiles.

Para Homero, este semidiós siempre demostró ser muy habilidoso para dirigir las Tropas de combate.

Por su gran valentía y coraje, Protaclo se ganó el respeto y admiración de todos los combatientes griegos y de los contrincantes troyanos. A diferencia de Aquiles, quien muchas veces su jactancia lo cegaba, Patrocolo siempre se encontraba dispuesto a sacrificarse por el resto de los guerreros aqueos.

El comportamiento de Patroclo se manifestó aún más, cuando Aquiles molesto por la ofensa recibida de Agamenón, decidió dejar de pelear y alejarse junto con sus hombres. Patroclo demostrando siempre su lealtad, cumplió las órdenes de su compañero y optó por retirarse de la pelea y lo acompañó a las tiendas de combate y no continuar luchando.

Sin embargo, un grupo de reyes griegos se acercaron para implorar el regreso de Aquiles al campo de batalla, Patroclo al ver esta situación se conmovió con ellos. Mientras que su aliado inseparable permanecía intransigente en su rabia.

Batalla contra los mirmidones

Patrocolo en la Guerra
Patroclo en la Guerra

Cuando los grupos aqueas empezaron a ser eliminadas por las tropas de los troyanos, batallón que era dirigido por Héctor. Patroclo le imploró a Aquiles que se enfrentara al enemigo y defendiera a sus amigos, ya que muchos de ellos yacían heridos y otros se encontraban en peligro de muerte.

Pero Aquiles al ver la aptitud inquietante de Patroclo, se sintió ofendido y no aceptó la petición de su amigo. Aunque permitió que Patroclo luchara y dirigiera a los mirmidones en el campo de batalla para dirigirse al combate.

Cuando los troyanos observaron al guerrero portando las armas de Aquiles, atemorizados retrocedieron pensando que el jefe de los mirmidones había retornado.

Muerte de Pratoclo

Patroclo junto a su tropa combaten con rabia, logrando acabar con la vida del rey Sarpedón, aliado de Troya así como de muchos troyanos entre ellos se encuentra Sarpedón, hijo de Zeus. Héctor al percatarse que el guerrero que luchaba contra él no era Aquiles, se enojó tanto que lo hirió en el rostro.

Muerte de Patroclo
Muerte de Patroclo

Con la ayuda del dios Apolo, Héctor consiguen derribar a Patroclo, hiriéndolo mortalmente. Para dominar a los helenos y a Aquiles, Héctor se dispone a quitarle la coraza a Patroclo y desacredita su cuerpo. Luego, cuando se disponían a llevarse el cuerpo aparecen Ayax y Menelao quienes convencieron a Héctor que dejara en paz el cuerpo de Patroclo, porque ellos lo trasladarán a la albergada.

 Aquiles y su venganza

Cuando Aquiles se entera de la muerte de su amigo, llora desesperadamente y abraza al cuerpo de su fiel compañero durante varios días, evitando de esta manera que el cuerpo se descompusiera. Tetis madre de Aquiles, lo riega con néctar y ambrosía, consiguiendo alejar la putrefacción.

Una vez que Aquiles se recupera de la pérdida de Patroclo, decide quemar el cuerpo de su mejor amigo en una grandiosa fogata junto a sus caballos y perros. Y decide regresar a batallar con un solo objetivo vengarse del asesinato de Patroclo.

Luego de varios días de fuerte lucha, Aquiles logra eliminar a una gran cantidad de enemigos troyanos. Una vez, que Aquiles destruye toda la tropa comandada por Héctor, lo asesina y amarra el cadáver al carro para deshonrar su cuerpo, tal y como intento hacerle a Patroclo.

Ritos fúnebres en honor a Patroclo

Transcurrido una semana, arrastrando el cadáver de Héctor por las murallas de Troya, Aquiles retorna a la albergada y prepara las exequias honrando al gran héroe Patroclo.

Durante las actividades que ejecutaba en honor a su amigo, Aquiles ofreció diferentes recompensas para el que ganara cada prueba en los juegos.

Con estos juegos, Aquiles quiso demostrar una gran equidad, dado a que entregaba premios tanto a los ganadores como a los perdedores, de manera que, ellos se sintieran complacidos con los resultados.

Estas distracciones eran destinadas en el canto XXIII de la Ilíada, y fueron creadas por Alcínoo en la Odisea. Como uno de las demostraciones más ambiguas del juego en la antigua Grecia.

 Amistad verdadera

Existe mucha controversia en torno a la verdadera amistad que mantuvieron estos dos grandes guerreros. Es de saber, que estamos ante la presencia de dos fuertes héroes por lo que poco tiene sentido que indaguemos en pensar que pensaba Homero cuando escribió sobre ellos.

Otros historiadores coinciden que no existen en los veros homéricos, ni en la “Ilíada” ni en la “Odisea”, que permita defender una relación amorosa entre Aquiles y Patroclo. Al contrario, en ambas inspiraciones se habla de dos grandes héroes que mantuvieron una noble relación, convirtiéndose en grandes amigos y compañeros guerreros.

Patroclo y Aquiles

Pero otras generaciones, si creyeron que Patroclo y Aquiles si eran una pareja de amantes que seguían los cánones del amor homosexual griego. Tal como lo expresan algunos textos de época antigua y tradicional, como lo comenta en su tema “Banquete”.

Es muy posible que la mayoría de protagonistas históricos, ansiosos de denigrar al héroe Aquiles, transportaran su vida sentimental a este enfoque. Tal como ocurrió con Alejandro Magno y su compañero sentimental Hefestión.

Según el rito más ambiguo, Patroclo era mayor que Aquiles, pero su relación y sobre todo el carácter que poseía Aquiles, no admitían en admitir que el primogénito de Peleo fuera la parte indiferente de la relación.

Quizás ese sería una de las razones, que en algún instante indeterminado se asignara la tradición de que Patroclo era más joven que Aquiles. Esta tradición ha llegado hasta nuestros días, y puede demostrarse observando las últimas adaptaciones cinematográficas