Saltar al contenido

Pachamama

La diosa de la tierra
[Total:0    Promedio:0/5]

 

El nombre de Pachamama se traduce como “Madre Tierra” y también es conocida por el nombre de Mamapacha, la cual se identifica como una Diosa perteneciente a la cultura Inca antigua. Esta maravillosa diosa era la representación de la Tierra para los Inca y era muy venerada.

Según la etimología de su nombre, la palabra Pacha tiene origen en los idiomas aymara. Proveniente de los pueblos amerindios. Y quechua otro de los idiomas principales que se conocían entre los pueblos indígenas que se ubicaban al Sur de América. Su significado puede ser “tierra” o incluso, “tiempo”.

Sin embargo, se lo otorga por defecto la palabra “tierra” como significado principal. Y mama, es una palabra que se define como “madre”. De ahí es que, la cultura Inca la consideraba como la Madre Tierra y era de gran importancia para ellos.

De hecho, es importante resaltar que existen muchas culturas descendientes de los Incas que aún consideran a Pachamama como la diosa de la naturaleza o de la Tierra, por lo que deciden venerarla como a cualquier otro Dios de su cultura y hacerle presentes.

Esta diosa Inca era venerada durante las cosechas agrícolas o ganaderas, que normalmente rigen entre los andinos. Incluso, en América del Sur era una diosa que muchos de los pueblos, mayormente indígenas, consideraban como el medio de comunicación entre la sociedad y el medio ambiente.

Los Andes de América del Sur se caracterizaban por considerar a esta diosa como el núcleo de sus creencias principales, siendo grandemente ofrendada por los pueblos indígenas que habitaban estas grandes tierras centrales entre Los Andes sudamericanos.

Es importante resaltar que los Incas no consideraban a Pachamama como una diosa que sólo representara la tierra o la naturalez. Para ellos era sumamente importante que esta diosa se encargará de abarcar todo el conjunto de cosas que la Tierra implicaba.

Esta diosa inca podía encontrarse en lugares como los manantiales o incluso, en las vertientes que existían en aquel entonces. Para los Incas, ella era una deidad con la que se podía mantener un diálogo abierto y a la que se podía presenciar en busca de redención de alguna falta cometida a la Tierra.

Es importante resaltar que la antigua cultura de los Incas definía a la Diosa Pachamama como una deidad que se encargaba de proteger a los seres humanos y de proveerles el sustento que necesitaran. Además, las creencias indican que era una diosa capaz de mejorar la fertilidad.

Las ofrendas donadas a la Diosa Pacha Mama

Los Incas dejaron que la Madre Tierra pudiera ofrecer una gran cantidad de beneficios a su población mediante las bendiciones que eran pedidas a esta deidad. Sin embargo, esto requería pagar un precio una vez que a la persona le era concedida su petición.

Al recibir la ayuda de parte de la diosa, la persona tenía la obligación de pagar una ofrenda que se conformaba por parte de lo que era recibido como bendición. Pero esto no se realizaba una sola vez, se debía continuar ofrendando a la diosa Pachamama.

Durante las festividades y los distintos días culturales en honor a la diosa, cualquier persona que había sido protegida o ayudada por ella, debía ofrendar de alguna forma lo que había recibido como regalo de la diosa. El agradecimiento tenía que ser recíproco.

Pero esta diosa Inca también poseía un lado negativo para aquellas personas que decidían dejar de ofrendar o la ofendiera de alguna forma. Contaba con el hambre constante de las ofrendas que sus bendecidos le daban y quien la ofendía por no cumplir, recibía el castigo de la enfermedad.

Las etnias que mayormente la veneraban eran los quechuas o incluso, los aymaras, pertenecientes a la larga lista de las etnias que poblaban Los Andes y realizaban grandes ofrendas en honor a esta maravillosa diosa. Podía proveer muchas bendiciones si se saciaba su hambre por las ofrendas.

La mitología Inca expresaba su gran devoción a esta deidad mediante las ofrendas. Estas les permitían adquirir las bendiciones de protección, ayuda y fertilidad que Pachamama les ofrecía. Presentando ante ella regalos como las hojas de la planta de coca y algunas conchas de mar.

Incluso, esta diosa contaba con una ofrenda conocida por las culturas andinas como la corpachada. Esta ofrenda consistía en el ofrecimiento de un feto de llama que, según creían los Incas, ayudaba a que la diosa bendijera las tierras para que fuesen fértiles para la época de la cosecha.

Pachamama, Mallku y Amaru

Estas tres deidades pertenecientes a la mitología Inca de Los Andes centrales en América del Sur, forman parte de una mitológica trilogía que unía a la sociedad con el medio ambiente según la civilización de los aimaras. El culto que se realiza a cada una de estas diosas son las más antiguas de esta civilización.

Cuando comenzó la conquista española, los creyentes fueron perseguidos. Se llegó a pensar que durante esa persecución, Pachamama fue ocultada bajo la imagen de la Virgen María.

Esto fue una estrategia que una gran cantidad de religiones utilizaron durante la época en la que los españoles decidían castigar a quienes tuvieran una creencia religiosa distinta a la de ellos. Sin embargo, se logró pasar el conocimiento de la cultura alrededor de esta deidad a las generaciones futuras.

La Madre Tierra es venerada en la actualidad por los pueblos indígenas que se ubican en el centro de los Andes de América del Sur, lo que ha causado que los rituales y la creencia a esta diosa se mantenga intacta entre los pueblos.

Países como Bolivia, Perú, el norte chileno y argentino o Ecuador, se han visto grandemente influenciados por las culturas quechua y aimara. Causando que las etnias posean conocimiento sobre las creencias y los rituales en honor a la diosa de la Tierra.

Pero eso no es todo, porque existe una gran cantidad de países que se han hecho conocedores sobre esta cultura. Gracias a la cantidad de migrantes que ha existido en los últimos años. Ofreciendo la oportunidad de conocer una parte importante de la cultura Inca.

La principal ceremonia en honor a la Madre Tierra

Ofrendas a Pachamama

En muchos países, las ceremonias a Pachamama son de gran importancia. Sobre todo en aquellos que forman parte de los países cuyas poblaciones indígenas son descendientes de la cultura Inca. Algunos la dan a conocer como chaya, también llamada “pago”.

Ya que la deidad posee un hambre constante por las ofrendas, aquellos creyentes mantienen la promesa de ofrecer en las fiestas en su honor, una gran cantidad de regalos a la diosa de la Tierra. Buscando mantener la reciprocidad entre la diosa y su pueblo.

Generalmente la fiesta se realiza durante el primer día del mes de agosto. Sin embargo, los creyentes se unen a la celebración durante todo un mes para ser más agradecido por las bendiciones que la Madre Tierra ofrece. Incluso, hay culturas que realizan esta fiesta de forma mensual.

El ritual de agradecimiento a la diosa debe ser realizado por personas de mayor autoridad dentro de su comunidad. Siendo llamado por esta cultura como Yatiri. Pero este no es el único ritual importante en honor a la diosa.

El Challaco, cuyo significado es cercano a alimentar a la tierra, es una celebración muy importante que se realiza para ofrendar a la deidad de la tierra distintas cosas como tipos de bebidas, cigarrillos o comida. Y también se caracteriza por tener una comida especial para comer ese día.

Pachamama y la religión

Se puede decir que la cultura Inca veneraba a esta diosa en busca de las grandes bendiciones que podía proveerles. Por lo que era posible practicar su religión en conjunto con la religión cristiana. De hecho, hay una gran cantidad de creyentes de Pachamama que son cristianos.

Es importante resaltar que los Incas llegaron a comparar a esta diosa con una gran cantidad de vírgenes, cuyos nombres dependían del país en el que se encontrara ubicada la cultura. Algunas de ellas son la Virgen de Copacabana o la misma Virgen del Socavón.

También se identifica con la imagen de una virgen del Cerro de Potosí. Considerada como una imagen bastante venerada por la personificación de una diosa Inca. Y para una zona en Perú, la Virgen de la Candelaria se hace cargo de ser la imagen representativa de Pachamama.

Aún en la actualidad, esta maravillosa diosa es de gran importancia. Tiene una gran cantidad de creyentes que pertenecen a las etnias con descendencia de la cultura inca, y otras culturas. Siendo de las principales figuras mitológicas y diosas de los Incas que se veneran desde hace muchísimos años atrás y en gran variedad de culturas.