Saltar al contenido

Ometecuhtli ¡Deidad antigua de los Mexicas!

Ometecuhtli dualidad dios ometeotl
[Total:0    Promedio:0/5]

Ometecuhtli es una deidad antigua de los mexicas que no poseía templos y no muchos lo conocen, no obstante, era muy conocido en los poemas de la clase alta.

Puesto que, es mencionado de una forma en la que parece que se ignora al resto de los integrantes de la cosmogonía azteca, los grandes especialistas han sugerido que los sabios aztecas, estaban en un proceso por fusionar a todas las deidades en uno.

Ometecuhli y la dualidad del dios Ometeotl

La dualidad de un dios

El concepto de la dualidad es de forma omnipresente dentro del pensamiento de los aztecas, el cual se personifica en la deidad Ometeotl, un representante que mantiene la vida en su punto medio desde el centro de la tierra.

Es decir, este dios cuenta con dos aspectos: el femenino y el masculino, lo que permite el nacimiento de los cuatro Tezcatlipoca, como un padre y madre.

Estos últimos son: Xipetotec (colorado), Tezcatlipoca (negro), Quetzalcóatl (blanco), Huizilopochtli (azul); estos son los cuatro colores de los que nacieron las razas actualmente en el mundo.

Dentro de la mitología azteca la parte masculina era Ometecuhtli (ome=dos, tecuhtli=señor), y su equivalente en femenino es Omecihuatl (ome=dos, cihuatl=señora).

Cabe destacar que, estos representan las dualidades en el mundo: masculino/femenino, luz/oscuridad, movimiento/quietud, y orden/caos.

Como las dos partes de uno solo, ambos dioses son considerados como seres de la tierra, que se encargaban de enviar el alma de los recién nacidos.

Los aztecas creían que el universo emanó de ambos. El amor, la vida y la generación eran parte de ellos.

Ometecuhtli es llamado el águila y su dual Serpiente, lo que los lleva a estar completamente manifestados en la gran serpiente emplumada.

Representación de Ometecuhtli

Ometecuhtli curiosidad dualidad dios cultura
Representación escultura de Ometecuhtli

Esta deidad cuenta con la presencia del Cristo Cósmico y para los nahuas estaba representado con una túnica de color azul adornada bellamente y un falo de pedernal, simbolizando la luz.

A su vez, la contra parte poseía la presencia como la de una virgen cósmica.

Dentro de la cultura nahua, así como en los demás pueblos, el sol es el símbolo del Padre, un principio de lo masculino; la luna es el eterno principio divino de feminidad.

Dentro del panteón azteca es el representante de la esencia masculina y de lo que es la creación.

El connubio sexual y Ometecuhtli

Ometecuhtli curiosidades responsabilidad dualidad cultura
Connubio sexual ¿A que se refieren? ¡Sigue leyendo!

En el proceso del connubio sexual, la energía masculina sagrada o fuerzas creadoras del gran Ometecuhtli, y la energía femenina de Omecihuatl descendían hasta los órganos de procreación humanos.

Esto ocurría con el propósito de que en el plano físico pudiera ser expresado otro ser nuevo.

Mientras, si como mujer y hombre, los humanos se unían por simple deseo o por derramar las energías creadoras como un animal y las fuerzas tanto del sol como de la luna, se hundirían en el abismo de la tierra y ambos serían esclavos del mismo.

Curiosidades sobre Ometecuhtli

  • Junto a su dual femenina Omecihuatl, Ometecuhtli residía en el gran Omeyocan, que significa Doble cielo o Dos lugares, y era el treceavo y más alto nivel del cielo azteca.
  • Ometecuhtli era el único de los dioses aztecas que no poseía un culto formal y activo a su nombre.
  • Los aztecas le creían como una deidad que nunca iba a interactuar con ellos de forma directa, no obstante, eran conscientes de la gran presencia que poseía durante cada acto de culto o en el ritmo que poseía la naturaleza.
  • Como integrante de la dualidad Ometéotl, que es un tema creativo único, Ometecuhtli era representado con los símbolos de la fertilidad y con adornos de espigas de trigo.
  • Se cree que es responsable de preparar las almas en el Omeyocan para el nacimiento de los humanos.
  • Aunque, Omecihuatl y Ometecuhtli eran las principales deidades en la jerarquía de los cielos, existían dioses menores que poseían sus propias personalidades, que eran distintas y dominaban aspectos específicos de la vida de los aztecas, eran autónomos.
  • Dentro del calendario azteca, la cara que posee Tonatiuh es la de Ometecuhtli/Omecihuatl.
  • También es conocido como Huehueteotl, el padre de dioses y hombres.

Ahora que has conocido al gran Ometecuhtli y su dualidad en el universo de los dioses ¿qué te ha parecido? ¿crees que es un dios interesante? Si es así, coméntanos tu opinión y si conoces algún tipo de dato sobre él compártelo con nosotros.

Incluso, si te gusta mucho, entonces muéstralo a tus familiares y amigos, para que conozcan también sobre el imaginario de México.