Saltar al contenido

Omecihuatl ¡Contraparte de Ometecuhtli!

Omecihuatl
[Total:0    Promedio:0/5]

Omecihuatl era la contraparte de Ometecuhtli, los cuales son los que conforman al dios creador Ometeotl.

Junto a su mitad masculina, eran los representantes de la dualidad en la tierra, siendo los principios oscuridad/luz y masculino/femenino.

Es considerada como la madre de cada uno de los dioses, mal igual que de los seres que poblaban la tierra.

Entre los más importantes, se encontraban: Quetzalcóatl (serpiente emplumada), Xipe Tótec, Huitzilopochtli y Tezcatlipoca.

Mientras Ometecuhtli era el representante de la esencia del hombre o de lo masculino en la creación.

Omeciahuatl, era la diosa que representaba la esencia de la feminidad en la creación , dentro de la cultura azteca o mexica.

A la vez, se le conoce como la señora de nuestra carne y posee el nombre de Tonacacihuatl.

Cabe destacar, al dios Ometeótl también se le llamaba «un Tonan, un Totah, Huehueteotl», lo que significa Madre nuestra, Padre nuestro, Viejo dios; el cual reside en Omeyocan, el sitio de la dualidad.

Leyenda sobre Omecihuatl

Leyenda sobre Omecihuatl
Leyendas e historias

Junto a su consorte Ometecuhtli, Omecihuatl tuvo muchos hijos deidades. La parte masculina dirigía a los varones y las femenina, lo hacía la diosa.

En una oportunidad, la deidad dio a luz a un pedernal, el cual fue admirado y a la vez un espanto para sus hijos, por lo que acordaron lanzarle a la tierra.

El pedernal cayó en Chicomóztoc (siete cuevas) y con el golpe nacieron al menos unas mil seiscientas deidades.

Luego de un cierto tiempo en el que estos vivieron en la tierra, le enviaron un mensajero a su madre para que pudiera decir que estaban caídos y les diese una licencia para así poder crear hombres que pudieran servirle, es decir que le diera licencia para crear.

Esto generó en la diosa gran satisfacción (la petición) y les contestó que recurrieran al señor del inframundo Mictlantecuhtli.

Para llevar a cabo esto, debían pedirle a la deidad que le diera las cenizas de los muertos o un hueso de otras edades, que sacrificarían y saldrían el hombre y la mujer que más tarde se multiplicarían.

Traída la respuesta por la deidad Tloli (gavilán), todos los dioses se reunieron en consejo y al final determinaron que Xólotl era el que debía hacer la travesía.

Los demás le previnieron que, aunque el señor del Mictlán era caviloso y doblado, tuviese cuidado de que no se arrepintiera de la dádiva.

El viaje al inframundo

El viaje al inframundo
Historia interesante de Dioses Aztecas

Es así como el dios bajo el mandato de la diosa obtuvo las cenizas y el hueso, no obstante, como era seguido por la deidad del inframundo se tropezó y rompió todo el hueso.

Como pudo, recogió los pedazos y llegó hasta la presencia de los grandes dioses, los cuales colocaron los fragmentos desiguales sobre un lebrillo.

Luego, sacaron su sangre de su cuerpo y lo echaron sobre las astillas.

Cuatro días más tarde salió un niño de la mezcla, repitiendo el proceso, en cuatro días más salió una niña, los cuales se los dieron a criar a Xólotl, el cual les dio la leche de los cardos.

Gracias a que los huesos se rompieron, todos en la tierra cuentan con distintas estaturas.

Ya conoces sobre esta increíble deidad y su mito sobre la creación del hombre así que dinos ¿qué es lo que más te ha gustado? Cuéntanos y di lo que te ha parecido este artículo.

Eso sí, no olvides que si conoces mayor información ¡compártela con nosotros! Será excelente saber más sobre estas deidades de la mitología mexica.

Ahora, para finalizar, queremos recomendarte que veas el siguiente video, aquí encontrarás una explicación gráfica que podría ayudarte a guiarte a través de la mitología de esta sociedad.