Saltar al contenido

Nurikabe, el muro japones

[Total:1    Promedio:5/5]

 

En el folclore y cultura japonesa existen millones de criaturas mitológicas que han sido de gran inspiración para muchos productores y visionarios del cine o de medios artísticos.

Cada criatura o Dios refleja una función en específica que logra explicar ciertas costumbres de los japoneses. Sin contar la excelente respuesta ante cualquier durativa.

Esta cultura, proporciona una gran variedad de criaturas fascinantes, aunque realizar una lista tan extensa podría llevar bastante tiempo y convertirse en una tarea muy tediosa.

Para reducir un poco más el asunto, en esta oportunidad podrás saberlo todo acerca de una especie en particular que ha sido homenajeada en varias producciones y cuentos clásicos, el Nurikabe.

¿Qué es? ¿Dónde viene?

El Nurikabe es un espíritu Yokai japones que se manifiesta como un muro con ojos, boca y nariz que le impide a los viajeros o quien desee seguir su camino cruzar al otro lado.

Aunque deseen rodear a esta criatura y pasarla, ella tiene la capacidad de expandirse de forma infinita para lograr cumplir su cometido. Quienes aseguran haberla visto, manifiestan que es una criatura de gran tamaño y prepotente.

El Nurikabe, no tiene un ritual o ceremonia en específica para que logre hacer su acto de presencia. Como es un espíritu, puede manifestarse en cualquier situación sin necesidad que un agente externo pueda convocarlo.

Para alejar a este espíritu molesto, sólo debes golpearlo en la zona más baja de éste contundente muro. Así como si fuese una persona, imaginando que golpea sus partes genitales y logres debilitarlo provocando que se marche.

¿Cómo se popularizó?

Como gran parte de las criaturas mitológicas, éste espécimen se popularizó por medio de los mangas y los animes de la cultura japonesa. Agregándole unos toques especiales a sus habilidades.

Se tiene como repertorio de muestra, su aparición en las series GeGeGe no Kitaro, el cual expone al Nurikabe como el aliado perfecto para el protagonista de la historia.

También en la serie más reciente conocida como Petopeto-san. Otra presentación peculiar es la ilustración realizada por el Mangaka Kojima Akira quien realizó al Nurikabe como su propio autorretrato.

Otras presentaciones

El Nurikabe no sólo tiene protagonismo en mangas o animes. También se pueden encontrar en juegos de carácter americano como lo es Mario Bros 64 que adopta el nombre de Whomp.

Y citado en episodios como en la serie Azumamga Daioh. Pueden encontrarse además en el juego de puzzle lógico japones, yen la película, Takashi Miike Great Yokai War del 2005.

Normalmente suelen pintar este tipo de criaturas como especies inofensivas. Concretándolos como aliados ante los protagonistas o espíritus que suelen ser un poco fastidiosos o molestos para muchos.