Saltar al contenido

Nurarihyon un Poderoso y Misterioso Yokai

[Total:0    Promedio:0/5]

 

Nurarihyon o Nürihyon es un poderoso y misterioso Yokai hallado en todo Japón; Nurarihyon es la personificación del dicho que dice “las apariencias engañan”; en forma general tiene un aspecto benevolente, su cabeza tiene forma alargada, como de calabaza, su rostro es arrugado como el de un anciano.

Sus ropas son elegantes, un soberbio kimono de seda o una túnica abad budista; su comportamiento y actitud es callado y muy sofisticado, como el de un caballero; se mete en las casas de la gente, cuando estas no están, bebiéndose su té y comportándose como si la casa fuera suya.

El Nurarihyon se ha vuelto muy sonado en las narraciones que hablan de los Yokai, su nombre es una combinación de las palabras japonesas “Nurari”, que significa escurrirse, y la palabra “Hyon” una onomatopeya que describe flotar hacia arriba.

Leyenda del Nurarihyon o Nürihyon

Es un anciano muy cómico y benigno, es en contexto el más poderoso y exclusivo de todos los Yokai del mundo; viaja en un palanquín adornado y llevado por sirvientes humanos o yakai; conocido también como “el comandante supremo de todos los monstruos”.

Cada yokai escucha y respeta sus palabras, tratándolo como el líder en todas sus reuniones yokai. Junto con Otoroshi y Nozuchi encabeza la procesión renombrada como “Hyakki Yakó” (desfile nocturno de los monstruos), por las calles de Japón en noches oscuras y lluviosas.

Nurarihyon surge en las noches cuando un hogar se encuentra bastante concurrido; llega de manera inesperada a las casas en su palanquín, sin que nadie lo note; se sirve el té, tabaco y demás lujos, en todos los puntos de vistaactúa como si fuera el dueño de la casa.

Su poder es tan magnánimo, que incluso los dueños de la casa cuando notan su presencia, no pueden hacer nada para contenerlo; de hecho mientras el esté allí, los propietarios del inmueble creen que él, es el dueño real de la casa.

Finalmente se va, de la misma manera en la que llegó, deslizándose de manera tranquila y educada, hacia su palanquín sin que nadie lo note; mientras los dueños de la casa se inclinan para despedirle, solo después de su partida, algunos sospecharán del misterioso anciano que acaba de visitar.

Orígenes de Nurarihyon

Con respecto a sus orígenes, solo existen especulaciones, ya que los registros más antiguos de sus existencia solo son bocetos y pinturas. Su nombre implica una evasiva resbaladiza que utiliza cuando se hace pasar por el dueño de la casa.

En Okayama existe evidencia que vincula a Nurarihyon con umi-bozö; allí los Nurarihyon son seres marinos en forma de globo, aproximadamente del tamaño de la cabeza de un hombre, y flotan en el interior del mar de Seto.

Cuando los pescadores intentan agarrar uno, la esfera se hunde burlonamente y luego vuelve a salir a flote balanceándose; se dice que algunos de estos globos migran a tierra, donde eventualmente van ganando influencia y poder, para de esta manera terminar convertido en el Nurarihyon que se conoce en todo Japón.