Saltar al contenido

Nanahuatzin o Nanáhuatl ¡Personificación de la humildad!

leyenda del sol Nanáhuatl o Nanahuatzin
[Total:0    Promedio:0/5]

Nanáhuatl o Nanahuatzin era un dios que se consideraba como la personificación de la humildad.

Puesto que, se auto sacrificó en la hoguera de Teotezcalli, la cual fue fabricada por los dioses en una asamblea en Teotihuacán para poder convertirse en Quinto sol.

El nombre significa “pleno de llagas” y era despreciado por estar enfermo y con deformidades en el cuerpo.

Nanahuatzin, en una de las leyendas ayuda a buscar los primeros granos para que sean el alimento de la raza humana.

El calendario Azteca o piedra solar, refleja las cinco edades (soles) y les sirvió a los mexicas para poder hacer cálculos sobre astrología.

En el primer círculo del mismo calendario, se observa a los soles generadores de vida, entre ellos a Nanahuatzin.

La leyenda del sol

leyenda del sol Nanáhuatl o Nanahuatzin deidades
Leyenda del sol ¡Deidad Nanáhuatl!

Antes de que, en el mundo hubiese día, las deidades se juntaron en el lugar donde residían (Teotihuacán), ubicado entre Chiconautla y Otumba y hablaron de quién estaría a cargo de dar luz al mundo.

A lo que el dios Tecuciztécatl se ofreció y tomó el cargo.

Mientras, los demás solo murmuraban y ninguno osaba a ofrecerse para el sacrificio. A la vez, algunos de ellos dirigiéndose a Nanahuatzin le dijeron que fuera parte del mismo, y él con buena voluntad aceptó.

Ambos dioses iniciaron su penitencia por los siguientes cuatro días y pasado el tiempo, encendieron el fuego , llamada en la actualidad Teotexcalli.

Cada una de las ofrendas de Tecuciztécatl eran de gran valor y preciosas. En el lugar de entregar flores, daba unas plumas hermosas y en el lugar de las bolas de heno, ofrecía esferas de oro, espinas fabricadas en piedras preciosas y coral colorado.

Nanahuatzin, por el contrario ofrecía las cañas verdes unidas de tres en tres, bolas de heno, en el lugar del copal ofreció postillas de bubas y espinas ensangrentadas en su propia sangre.

Es así como, a cada uno se les edificó una torre y así hicieron penitencia por unas cuatro noches.

El sacrificio

Nanáhuatl o Nanahuatzin sacrificio leyenda del sol azteca
Sacrificio ¡Detalles de las leyendas!

Pasado el tiempo, les dieron algunas vestimentas, las de Tecuciztécl eran de plumas y las más bellas. Por el contrario, las de Nanahuatzin estaban hechas de papel.

Al primero se le indico que entrara al fuego, no obstante, notando el calor del mismo, se echó para atrás. Y así hizo cuatro veces.

Por su parte, Nanahuatzin, entró la primera vez y ardió en el acto.

Tecuciztécatl al ver esto, se echó en el fuego y ardió igual que el otro dios. Luego un águila entró también y se quemó, desde entonces posee manchas negras en sus plumas.

Un tigre quiso seguir la acción pero solo se chamuscó porque la llama se había apagado y recibió las manchas negras en su piel.

Pasado esto, los dioses se sentaron a esperar la salida del astro. Poco después, en el cielo apareció una gran luz colorada de alba, y todos los dioses se arrodillaron para ovacionar al nuevo astro del día.

El problema de las dos lumbreras

el problema de las dos lumbrearas Nanáhuatl o Nanahuatzin azteca mexica
NANAHUATZIN ¡Leyenda!

Cuando el sol apareció por completo, no podían verle, ya que, echaba rayos muy brillantes y luego salió la luna (en el mismo orden que entraron a la llama los dioses, salieron ambos astros).

Pero los dioses preocupados porque ambos astros se encontraban en el cielo a la par, empezaron a murmurar.

Lo que provocó que uno de ellos corriera hacia la luna y le arrojara un conejo. El anima se dio de bruces contra la cara de la luna y apagó el brillo que tenía. Es así como el astro de la noche terminó con menor brillo que el sol.

Asimismo, la luna quedó con la silueta del conejo y los dioses quedaron satisfechos, puesto que, Nanahuatzin tenía que ser el único sol por haberse arrojado al fuego.

Otras versiones

Otras versiones otra versión leyenda del sol Nanáhuatl o Nanahuatzin
Otra versión del Sacrificio

Otra versión del sacrificio implicó que muchos dioses murieran, a lo que, los hombres nuevos quedaron en deuda por siempre con ellos.

Esto los llevó a presentar su sangre y ofrendas en representación del acto, en pocas palabras, deben sacrificarse por sus dioses.

Tal necesidad por presentar sangre originó muchas batallas con la finalidad de tener víctimas que sacrificar al sol.

En otra versión, de la leyenda, los astros tenían la necesidad de que los astros se movieran, por lo que, el dios del aire fue elegido para que el sacrificio se llevara a cabo .

Xólotl era, de todos los dioses, que se negaba a morir, cuando le tocó morir fue a esconderse en un maizal, pero fue descubierto.

Escapándose, corrió a esconderse en los magueyes y una vez le descubrieron. Entró al agua transformándose en pez y, bajo de ella, lo atraparon y sacrificaron.

A pesar de todo el sacrificio que hicieron todos los dioses, el sol no se movió, por lo que, el dios del viento sopló fuertemente y logró que se moviera.

Mientras, la luna permaneció inmóvil, luego de que el astro del día empezó a hacer el mismo movimiento, ella le siguió.

Es así como, el sol alumbra por el día y la luna resplandece por la noche.

La era nueva de los humanos

Nanáhuatl o Nanahuatzin nueva era de los humanos
La nueva era de los humanos

El suicidio de los dioses como Nanahuatzin para que el sol existiera, provocó que se desarrollara una vida futura o nueva era en el hombre.

Los actuales mexicanos son descendientes de los hombres que habitaron con el quinto y actual sol.

Es así como el sabio Quetzalcóatl recogió los huesos de las anteriores generaciones de hombres, y los llevó a Teotihuacán, donde los trituró y depositó en el barreño.

Luego, se hirió en uno de los miembros y con su sangre mezclada con los huesos, dio vida a los primeros hombres de la edad nueva o quinto sol .

Ahora que has conocido la leyenda detrás de Nanahuatzin, ¿te ha gustado? ¿qué te ha parecido su forma de sacrificarse? Muy valiente sin duda.

Si conoces algunos datos sobre esta deidad, entonces ¡compártelos con nosotros! O comparte esta información con tus familiares y amigos, para que conozcan sobre el imaginario mexica.

Recuerda, la mitología es solo una parte fascinante de la historia del hombre que se explora.