Saltar al contenido

Mitología China

La mitología china se basa en un profundo respeto hacia la tradición y lo divino. Sus relatos son únicos, originales y variados, donde se mezclan héroes literarios con personajes históricos. El resultado es un conjunto de leyendas muy rico y organizado, que proporciona una explicación a la creación del mundo, la llegada de los primeros hombres o los fenómenos atmosféricos.

El yin y el yang

En las mitologías orientales encontramos un marcado dualismo entre la luz y la oscuridad, el sol y la luna, el fuego y el agua o el yin y el yang. Este primer concepto está representado por un pájaro, que en la cultura china tomaba forma de cuervo. Por su parte, el segundo principio estaba encarnado por una serpiente. Se trata de fuerzas opuestas que sin embargo no pueden existir la una sin la otra.

La creación del mundo

Pangu fue el primer dios creador, aunque su relato es bastante reciente, ya que las primeras fuentes datan del siglo II de nuestra era. Al principio solo había caos, del cual apareció un huevo. Estuvo esperando durante 18.000 años el momento en que el ying y el yang del universo estuviera en equilibrio. Y fue entonces cuando emergió Pangu, cuya primera tarea fue la creación del mundo.

Con su enorme hacha, partió en dos el ying y el yang. El primero, más pesado, se hundió para formar la tierra, mientras que el segundo, más ligero, se elevó para crear el cielo. Pangu tardó otros 18.000 años en completar su obra, tras lo cual se tomó un merecido descanso.

Con el tiempo, su respiración se hizo viento, su voz dio vida al trueno, su ojo izquierdo se convirtió en el sol y el derecho en la luna. Su cuerpo pasó a formar parte de las montañas y su sangre en mares y ríos. Los bosques surgieron de sus pelos, los minerales de sus huesos, las estrellas de su barba y, finalmente, de su sudor surgieron unas pequeñas criaturas que serían los primeros hombres.

Di Yu

El Di Yu es el reino de ultratumba, el inframundo donde residen los muertos. Tiene una relación muy estrecha con el concepto chino de la vida después de la muerte y está formando por un enorme laberinto subterráneo. Dependiendo de su pecado, las almas van a parar a un lugar determinado, concepto de infierno que se asemeja en gran medida a la Divina Comedia de Dante. Aunque el Di Yu es un mundo terrible donde las almas son castigadas, también permite que los espíritus tengan oportunidad de redimirse mediante la reencarnación, proporcionando una visión más optimista que el averno tradicional.

Los dioses chinos

Aunque en China conviven el budismo, confucionismo y taoísmo, la mayor parte de los dioses que componen el panteón chino provienen de esta última religión. El taoísmo es un conjunto de creencias muy peculiar, donde el misticismo y la magia se unen para formar una compleja jerarquía de divinidades, que tienen como objetivo la evolución moral del ser humano.

El panteón está encabezado por tres dioses supremos: Yuan-che T´ien-te-suen es el Venerable Celeste, Yu- huang el Augusto de Jade y Kin-k´iue Yu-tchen T´ien-tsuen el Venerable Celeste de la Aurora de Jade de la Puerta de Oro. El primero gobernó, el segundo gobierna y el tercero espera su turno para regir el destino de los cielos.

  • Zao Shen
  • Jingwei
  • Ao Guang
  • Meng Po
  • Mu Guiying
  • He Xiangu
  • Hou Tu
  • Xuan Nu

La mano derecha de Yu- huang es T´ai-yo ta-ti, el Gran Emperador de la Montaña del Este, que se encarga de presidir los ministerios divinos, como la riqueza, la sabiduría, el amor o la justicia. Estos dioses mandarines están secundados por dioses subalternos que se ocupan de cada departamento ministerial, como por ejemplo el Dios del Ahorro, que depende directamente del Supremo Responsable del Ministerio de la Riqueza.

En casi todas las mitologías se produce una correlación con el mundo material, pero en el caso de la mitología china es casi una radiografía de su organización social. Todas las profesiones y gremios contaban con su deidad protectora, que a su vez había inventado el oficio y mostraba pautas de comportamiento para desarrollarlo a la perfección.

Criaturas de la mitología china

Existen cientos de criaturas distintas en la mitología china, donde tenemos que destacar las aves como el Fenghuang, con atributos que lo equiparan al fénix, Shang-Yang, un ave de lluvia con 9 cabezas o el Peng, una especie de Roc chino.

También tenemos el Qilin, una criatura con cuerpo de león, escamas de pez y cuernos de ciervo que era portador de la buena suerte. Aunque en sus orígenes este término se refería a las jirafas que Zheng He trajo de África, consideradas también como seres mágicos.

Por su parte, Nian es una bestia que vive en las profundidades marinas y emerge al llegar la primavera, causando el terror y la desolación a su paso. Su llegada coincide con el Año Nuevo Chino, por lo que es habitual decorar las casas con color rojo, danzar, lanzar petardos y hacer mucho ruido para asustarlo.

También es necesario hablar de Sun Wukong, “el rey mono”, protagonista de un gran número de relatos épicos de la mitología china. Inspirado en el héroe mono del Ramayana hindú, se trata de un ser inmortal casi invencible, dotado de gran fuerza, velocidad y poderes mágicos, que le permitían controlar los elementos o cambiar de forma a voluntad.

Los dragones

Pero sin duda algo, son los dragones las criaturas más representativas y fascinantes de este conjunto de creencias. Muchos antropólogos piensan que están basados en las serpientes, cocodrilos y otros animales acuáticos, transformación que ya puede observarse en los tótems más antiguos. Durante la dinastía Han, estos seres eran auténticas quimeras con cuerpos de serpiente, caras de camello, talones de águila, patas de tigre, orejas de toro y una perla envuelta en llamas en su barbilla.

  • Fucanglong
  • Jiaolong

Las versiones más recientes de los dragones les otorgan grandes poderes, como volar, volverse invisibles, controlar el clima o aumentar de tamaño hasta cubrir el cielo. Como ejemplo tenemos el dragón Lung, que a diferencia del resto de congéneres es una criatura benevolente asociada al agua, Shenlong, un dragón espiritual que controla los vientos o Tianlong, el dragón celestial.

Los ocho immortales

Los 8 immortales son un conjunto de dioses que vivieron en la tierra durante varias dinastías.

  • Lü Dongbin
  • Zhongli Quan
  • Zhang Guo Lao
  • He Xiangu
  • Li Tieguai
  • Cao Guojiu
  • Lan Caihe
  • Han Xiangzi