Saltar al contenido

Mama Quilla, la Diosa de la Luna

Mama Quilla, la Diosa de la Luna
[Total:0    Promedio:0/5]

 

La mitología Inca está llena de una gran cantidad de personajes que superan la historia y Mama Quilla es uno de esos personajes. También conocida como mamaquilla. Es reconocida por ser la hermana del Dios Inti, además de ser su esposa.

Inti era el Dios Sol dentro de la cultura Inca. Y se presentaba a Mama Quilla como la Diosa que era vista con la forma de la Luna, gracias a que era esposa del principal Dios de la mitología Inca. Así que, Inti era el Sol y Mama Quilla la Luna, ambos se acompañaban en la corte celestial.

Esta Diosa poseía el mismo rango que Inti, por lo que resultó ser bastante venerada durante las épocas del Imperio Inca y la actualidad. Era la Diosa y gran madre de todo el firmamento, además de ser la que indicaba el tiempo de las cosechas y de proteger al lado femenino del gran universo.

Una diosa con el mismo nivel que Intis

Mama Quilla, la Diosa de la Luna

En Mama Quilla se encontraba inscrita la religión de todas las mujeres que formaban parte del núcleo de sus creyentes. Ya que la Diosa las conocía mejor que nadie, entendiendo sus miedos, sus metas y la protección que necesitaban que les dieran.

Mama Quilla no sólo fue conocida en la cultura Inca como la Luna, sino que era representada con la plata, ya que era un metal fuertemente vinculado a la Luna. Es por eso que los templos realizados en su honor, se encontraban cubiertos con objetos hechos de este metal.

La Diosa de la Luna tiene su propia celebración en honor a ella, usada como fiesta hecha especialmente para las mujeres y se celebra en décimo mes del calendario Inca, conocido como Coya Raymi. Aunque para el calendario actual, sería el mes de septiembre el que se usa en su honor.

Mama Quilla era una figura de gran importancia para la cultura dentro de la mitología Inca, gracias al papel de madre de todo que desarrollaba junto al padre de todo, el dios Sol, Inti. Sin esta Diosa, los hijos nacidos por ella e Inti, no hubiesen creado la Tierra.

Es por eso que actualmente, la cultura y la creencia en esta Diosa se mantiene entre los pueblos indígenas que poseen ascendencia de los Incas. Recibiendo ofrendas y adquiriendo creyentes, pues la Luna es una deidad que nunca dejará de ser venerada.