Saltar al contenido

Leto, la titán respetada

Leto
[Total:0    Promedio:0/5]

Los titanes son seres mitológicos súper importantes en las historias antiguas. Una de estas criaturas fue la titán Leto quien proviene de grandes e importantes deidades.  Leto además tiene una familia muy conocida, una de sus hermanas es Asteria.

Además de tener una historia significativa ésta es muy respetada en la familia de los titanes.

Significado del nombre y otras investigaciones

En griego antiguo Leto es conocida como Λητώ Lêtố y en dórico Lato que deriva de “la oculta” o también “la que olvida”. Esta poderosa gigante es hija de los titanes Ceo y Febe. En el templo olímpico es madre con Zeus dios supremo, de los gemelos Apolo y Artemisa.

Por otro lado, en la mitología romana  su equivalente es Latona como la madre de Apolo y Diana. Junto a Asteria, su hermana fue idolatrada como diosa de la noche. Por otro lado, en Creta específicamente en la ciudad de Dreros, Spyridon Marinatos un reconocido arqueólogo griego, desenterró una capilla del siglo VII en 1935. En el cuál se hallaron tres figuras únicas de Apolo, Artemisa y también Leto todas fabricadas con hoja latón. Estaban fundidas sobre un núcleo preformado.

Leto
Leto, Artemisa y Apolo

En la Licia Anatolia, Leto era venerada como la diosa principal. El santuario de esta titán tenía como nombre Letoon y estaba ubicado cerca de Janto. Éste unía la alianza licia de ciudades cercanas. Haciendo que la población de Cos también venerara a la reina Leto.

Zeus, Asteria y Leto

Cuando Zeus intentó violar a la hermana de Leto, Asteria ésta pensó en una estrategia para escaparse de las manos del dios. Decidió escapar convirtiéndose en una codorniz. Se arrojó al mar y más tarde se convirtió en la isla flotante Ortigia, la isla codorniz.

Aunque Zeus no pudo unirse con Asteria, al ver la belleza similar de Leto éste la elogio. Poco después se unió con ella, quedando embarazada luego de su amoroso encuentro. La esposa de Zeus, Hera al saberlo ardió en celos y decidió perseguirla y ordenó a que ninguna especie en tierra firme la apoye cuando fuera el momento del parto.

También le ordenó a una de sus hijas Ilítia diosa de los partos que no visitara ni un segundo a la amante de Zeus. Por si fuera poco, Hera también le pidió a Gea enviar un monstruo en forma de víbora llamada Pitón que devorara a la familia cuando nacieran los pequeños. Los dioses ayudaron a Leto y la enviaron con su hermana, la isla Ortigia para que tuviera cobijo en ella y pudiera ver el nacimiento de los bebés.

Poseidón también ayudó a Leto, para protegerla de la enorme serpiente éste rodeo la isla con unas oscuras tinieblas. La isla pasó desapercibida para los ojos de la bestia y así fue como no pudo cumplir las órdenes que se le dieron.

El nacimiento de los mellizos

Cuando Leto estaba preparada para el nacimiento de los mellizos Apolo y Artemisa ella no podía darlos a luz por obra de Hera. Leto sufrió por nueve largos días los dolores de parto. Los dioses le pidieron a Ilítia ayudar en el parto de la titán a cambio de una voluptuosa joya preciosa y ésta no se pudo negar. Nació primero Artemisa y la pequeña ayudó a su madre el otro día para el nacimiento de su hermano.

La isla Ortigia poco después cambia su nombre a Delos. Proveniente de la palabra “brillante” esto es gracias a la relación con Apolo el dios de la luz.

Leto
El nacimiento de los mellizos

Su padre Zeus, les obsequió a los niños las prendas con las que hoy en día se representan. Al igual que la carroza tirada por hermosos cisnes. Apolo y Artemisa fueron alimentados con néctar y ambrosía, este alimento era el adecuado para los dioses los hacían inmortales y poderosos.

Los protectores de Leto

A medida que fueron creciendo, la tierra cada vez era más fértil y luminosa por estar los dioses viviendo en ella. Los dioses al verla abundante colocaron debajo de Delos cuatro columnas para que no fuese más una isla flotante. Esta pequeña familia conformada por tres integrantes vivía muy feliz y los dioses Apolo y Artemisa fueron muy protectores de su madre.

Cuando el gigante titán Ticio intento violar a Leto, Apolo y Artemisa ardieron en furia y lo fulminaron con sus rápidas flechas. Los hermanos también castigaron a Níobe quien fue esposa de Anfión juntos tuvieron siete hijos hombres y siete lindas mujeres. Níobe se burlaba de Leto por apenas tener dos hijos. Fue entonces cuando los mellizos castigaron a la mujer presumida viendo cómo sus hijos morían por las flechas de los dioses. De los catorce hijos sólo vivió Cloris.

Leto
Leto protegiendo a sus hijos

La fuente de ranas

Leto quiso darle de beber a sus dos niños y decide acercarse a una fuente con abundante agua. Pero, los celos de Hera siempre fueron abundantes. Así que ella intervino en unos campesinos para que removiesen el agua y así nadie pudiera beber. Otras fuentes dicen que los campesinos hicieron que el agua se ensuciara de barro.

El dios Zeus se enfureció y volvió el agua cristalina, además castigó a los hombres y los convirtió en ranas.

Leto
Leto y las ranas

La venganza de Apolo

Apolo quiso acabar con todo aquel que intentó hacerle daño a su madre. Entre ellos estuvo la serpiente creada por Gea para devorar a Leto. Pitón estaba vagando en el oráculo de Temis, Apolo cuando supo su ubicación mató con sus flechas a la víbora así fue como quedo él al mando del oráculo y desde ese entonces se nombre Oráculo de Delfos.

Leto
Apolo contra Pitón

En ese lugar puso al mando a la joven Pitia, ella ahora es quien daría las predicciones inspirada por Apolo. Este fue uno de los oráculos más respetados y famosos ya que el dios tenía terminantemente prohibido mentir allí, todas las predicciones resultaban verdaderas.