Saltar al contenido

Layo, el rey de Tebas

LAYO
[Total:1    Promedio:5/5]

Dice la leyenda que Layo, el rey de Tebas era un héroe divino.

Etimología

En el antiguo griego, su nombre significa Λάϊος, Láïos o también «zurdo» o «del pueblo»).

Nacimiento de Layo

Layo, hijo de Lábdaco fue criado por Lico, luego de la muerte de su padre. Cuando se hizo adulto quiso ocupar el trono. Pero sus descendientes, Anfión y Zeto, se apropiaron del poder.

Maldición de Apolo

Este joven, fue echado de Tebas. El rey Pélope de Pisa lo refugió. Y le pidió que enseñara a su hijo Crisipo, a cabalgar. Layo, quedó impresionado al ver al joven y un día lo encerró y lo violó. Crisipo, no aguantó el deshonor y se suicidó. Hipodamía, madre de Crísipo afligida por la muerte de su hijo, envía a sus medio hermanos que asesinaran a Layo. Pélope, al enterarse de lo sucedido lanzó sobre Layo, la maldición de Apolo. Que señala: Tú familia se destruirá a sí misma. Conociéndose en Grecia, como el “Crimen de Layo”

 Nace Edipo

Luego de la muerte de Anfión, Layo, el rey de Tebas ocupo el trono. Tomando como esposa, a una descendiente de la familia de Cadmo y Harmonia, Yocasta. Por mucho tiempo, desearon tener hijos sin lograrlo.  El rey, consultó al oráculo de Delfos. Aconsejándole que no tuviera descendencia, porque sería asesinado por su propio hijo. Layo, muy discreto, no dijo nada a su esposa. Sin embargo, después de una borrachera, embarazó a Yocasta engendrando a Edipo. Para que no se cumpliera la profecía, el rey abandonó al niño, en el monte Citerón para que falleciera. Pero logró sobrevivir y fue criado por los reyes Pólibo de Corinto y su esposa Peribea o Mérope, quienes decidieron llamarlo Edipo, que significa pies hinchados.

Huida de Tebas

Layo, escapó de Tebas y buscó refugio en Pisa, para salvar su vida. El rey Pelops le ofrece refugio en su castillo. Cuando el joven, sea hace adulto el rey le dijo, que le enseñara a su hijo Crisipo, montar caballos. El rey adoraba a Crisipo, y deseaba que fuera ágil en las artes de guerra.

Homosexualidad de Layo

El héroe, hizo lo que le pidió el rey. Pero al ver al chico se enamoró perdidamente de él. En los juegos de competencia de carros, layo aprovechó el momento y raptó al joven. Llevándolo a Tebas, donde lo mantuvo encerrado. El joven no soportó esta desgracia. Hipodamia, fue a Tebas buscando a Layo. Una vez allí, quiso convencer a sus hijos, que asesinaran al chico ahogándolo en un pozo. Pero ellos se negaron. Rabiosa, Hipodamia entró a media noche al cuarto de Layo, donde dormía con su amado. Agarrando la espada de la pared y asesinando a su amante. Culparon al joven del crimen, pero Crisipo reconoció a Hipodamia cuando esta escapaba. Atreo y Tiestes, se apoderaron del reino, encerrando a Layo por llevarse al chico sin su aprobación. A partir de entonces, en Grecia se conoce como “el crimen de Layo”.

Pelops en busca de su hijo

Pelops reunió a su tropa y fue a Tebas en busca de su hijo. Al llegar, se encontró al rey preso y su hijo muerto. El rey, aun muy dolido por no haber salvado a su hijo perdonó la vida de Layo. Admitiendo, que un deseo irresistible le había inducido a esconder al chico. Sin embargo, Pelops lo maldijo, con un hechizo que caería sobre él y toda su descendencia.

Layo y Edipo

Camino al monte Parnaso, su escolta se tropezó con un chico que no los dejaba seguir. Layo, enfurecido le golpeó la cabeza con su garrote. El joven respondió, a la agresión y asesinó al rey y a los que los acompañaban. Un solo lacayo, huyó a Tebas logrando avisar lo que había sucedido. El asesino, que se había defendido, era su propio hijo Edipo.

Layo de Tebas
Layo de Tebas

Edipo, regresó a Tebas, pero antes debía solucionar la misteriosa adivinanza. Se casó con Yocasta, tuvieron 4 hijos. Cuando descubre quien era, con sus propias manos se quita los ojos.

Regreso de Edipo a Tebas

Cuando Edipo creció, sospecho que no era hijo de sus padres. Consultó el Oráculo de Delfos, prediciendo que asesinaría a sus padres y luego se casaría con su madre. Pensando que los reyes, eran sus padres. Abandonó Corinto, escapando de su destino. Camino a Tebas, el chico se encontró a Layo. El mensajero del héreo, Polifontes le dijo a Edipo que lo dejara pasar. Pero por la demora, mató a uno de sus caballos. El joven se enfureció, asesinando a Polifontes y a Layo sin percatarse que era su propio padre. Cumpliéndose entonces, el vaticinio del oráculo.

Complejo de Edipo

Esta leyenda inspiró a Sigmund Freud, a describirla como la atracción amorosa que exista con el familiar cercano.

Otras investigaciones

Tiempo después, una horrible tragedia recae sobre la ciudad. Ya que el homicida de Layo, no había pagado por su culpa y su presencia infectaba todo el pueblo. Edipo decide investigar quien es el asesino. Tiresias ayuda al joven a descubrirlo. Pero descubre, que es hijo de Yocasta y Layo, el mismo criminal que anda buscando.  Yocasta al saber que Edipo es su hijo, se ahorca en el palacio. El joven Edipo se quitó los ojos, con los broches del vestido de Yocasta. Se presume que la tumba se encuentra en el templo de las Euménides de Atenas.

Muerte

Cuando Edipo fallece, los habitantes de Tebas y de la aldea Ceo, no dejaron los restos en sus territorios. El cuerpo fue llevado a Eteono, donde fue enterrado de noche, en un lugar santificado a Deméter