Saltar al contenido

Lamia, la Devoradora de Almas

[Total:0    Promedio:0/5]

En todas las mitologías o leyendas de todo el mundo figura, sobre todo La Griega, Lamia, llamada también Akali o Acomon. Fue llamada reina de Libia, con una hermosura e inocencia relativamente incomparable. Fue llamada así, por una Maldición, que según varios historiadores, fue Hera una diosa hermana o amante del Dios Zeus, quien la castigo severamente.

La diosa Hera tenía mucha envidia hacia Lamia, la Devoradora de Almas, celosa y sumamente enojada por el interés que el Dios Zeus mantenía.

Entre los castigos que Hera le impuso, uno fue que sus ojos estuvieran abiertos para siempre. Otro fue, que mataba a todos los hijos que Lamia, engendraba al parir. Con todo este dolor que la bella y hermosa Lamia fue hechizada, se convirtió en un Ente Sobrenatural.

Origen de Lamia, La Devoradora de Almas

Existen muchos rumores en torno a Lamia, La Devoradora de Almas, de quien fue su madre, lo que si es cierto, es que su padre fue el supremo y soberano Poseidón, dios de todos los Mares. Algunos dicen que su madre fue llamada Libia, otros afirman que fue la Diosa Ceto, quien se relacionaba mucho con monstruos marinos. Pero también existía Hécate, una Diosa que le gustaba la brujería, hechicería, y la magia, desconociéndose en si su origen materno.

Hay quienes dicen que Lamia la Devoradora de Almas, no se convirtió en un Hibrido, mitad animal y mitad mujer, por la maldición de Hera. Sino por poseer en su sangre mismas características monstruosas de su madre Ceto o que había adquirido los poderes de maldad de la Diosa Hécate.

Rasgos Físicos o Apariencia

Según la tradición antigua griega, Lamia La Devoradora de Almas, todo su cuerpo se transformó, metamórficamente. Mitad serpiente y mitad mujer, otros dicen que tomaba la forma de cabra con grandes pechos de mujer y enormes cuernos en la cabeza.

Su cuerpo lleno de escamas con diferentes gemas preciosas, irradian fuego y a la vez destellantes luces de colores. Y sus cuernos según algunos escritores tomaban una forma esbelta, pero a la vez tosca y gruesa. Sus ojos paralizados, con miedo, odio, misterio, desesperación, infunde un terror escalofriante en las personas que se les aparecía.

Además de estas características físicas, su cuerpo quimérico, dan una imagen espectral, y a la vez fantástico, imaginario, irreal e ilusorio. Teniendo la capacidad de arrastrarse por la tierra y aparecerse también en el polvo

Lamia, La Devoradora de Almas, fue una leyenda desgarradora, pues con todos los atributos que poseía no solo de belleza, sino también de nobleza. Se convertiría en un fantasma mortal, tenebroso no solo para los niños, sino también para los hombres.

La Maldición

Muchos historiadores afirman que, Lamia La Devoradora de Almas, se convirtió en un ser monstruoso por el sufrimiento de ver como la Diosa Hera mataba a sus hijos. Y precisamente Hera le hizo que sus ojos quedaran abiertos para siempre, para que así, contemplara la agonía de ver como fallecían.

Otros afirman que, la Diosa Hera, al descubrir que el Dios Zeus, le tenía un profundo amor y apasionamiento a Lamia tomo esta terrible venganza.  Y no solamente celosamente enfurecida, sino también, por la envidia que le tenía por su incomparable belleza y dulzura.

Se dice también que la Diosa Hera, cuando mataba a los hijos de Lamia, después que los masacraba, se los comía, y algunas veces los quemaba. La misma acción que hacía Hera, obligaba a Lamia a hacer los mismo también, a comerse a sus propios hijos, llevándola a una desorbitante y extremada Locura.

Otras versiones dicen que, el Dios Zeus, al ver que la Diosa Hera había tomado esta venganza devastadora sobre Lamia. La mujer que él siempre había amado por su espléndida belleza, dulzura e inocencia, decide ayudarla. Pues, estaba demasiado triste y arrepentido por el desprecio que al principio Lamia La Devoradora de Almas, le había hecho cuando él le proclama el amor que sentía por ella.

El Dios Zeus decide entonces, darle a Lamia el poder y el don, arrancarse sus ojos para descansar de las terribles visiones que tenia de sus hijos. Y a la vez de volver a colocárselos, para poder dormir en paz y tener un mejor descanso de sus sufrimientos. Pero, no le basto este don o poder que el Dios Zeus le había obsequiado. Pues su constante dolor y sufrimiento la habían llevado a la locura, buscando siempre venganza.

Poderes y Hechizos.

Toda esta maldad y tristeza, condujo a Lamia La Devoradora de Almas, a sentir un odio y envidia muy profundo hacia todas las mujeres, a los niños y a todos los hombres.

Entre los poderes que obtenía se encontraban:

  • Cuando en la ciudad las mujeres estaban en estado de gestación, tenía la facultad de devorarlos dentro del vientre de estas.
  • Deambulaba día y noche, buscando a las madres que tenían a sus hijos en sus brazos.
  • Devoraba y comía los pequeños cuerpos inocentes de los niños, disfrutando ferozmente ver derramar la sangre sobre ellos.
  • Al ver las jóvenes hermosas e inocentes, su rostro cambiaba abruptamente, en señal de envidia, hacia la juventud plasmada en estas damas.
  • Con respecto a los hombres, valiéndose del poder de transformación, los seducía y enamoraba, para luego devorarlos y beber su sangre.

Hechizos

Lamia La Devoradora de Hombres, también poseía y practicaba:

  • La habilidad de cambiar de forma, unas veces mujer y otras veces animal y mujer. Según la leyenda mitad cabra-mujer, y mitad serpiente y mujer.
  • También practicaba la brujería.
  • Preparaba pociones para diferentes propósitos.
  • Realizaba encantamientos, engañando a las mujeres para que se hicieran invisibles.
  • Colocaba niebla en las mentes de los hombres, para que no vieran los extraños sucesos que pasaban en compañía de ella.
  • Vociferaba en la ciudad, que ella predecía el futuro en sus sueños diariamente.
  • Tenía un silbido musical hechizador.

Esta enigmática figura fantasmal fue calificada en la leyenda griega como una vampiresa. Pues su actuación sádica y sangrienta, fue pluralizada como una colección de monstruos voraces, llamados (Los Lamiae).

Relaciones Personales de Lamia, La Devoradora de Almas

Lamia, según varios historiadores, se le aparecía a los hombres en el camino, llamándoles la atención con su silbido hipnotizador, difícil de ignorarlo. Al desviar ellos sus miradas, se encontraban con una mujer de rostro muy brillante y mirada angelical. En esos momentos ella hacia su transformación, seduciéndolos y hablándoles con una voz melódica y susurrante.

Era imposible no ignorarla, se dice que mantuvo muchas relaciones con varios hombres. Entre estos se encuentran, Menipus y Lycius, dos poderosos caballeros de la sociedad pudiente de Grecia. Los enamoraba y los seducía, y llegaba al punto de convencerlos para que se casaran con ella, desconociendo por completo que era Lamia La Devoradora de Almas.

Pero para suerte de estos dos caballeros, algunos sabios existentes para la época, les advirtieron el peligro y la suerte que correrían, en sus futuras vidas. Llevándolos a ambos a un matrimonio consumido por la sangre, el terror, la oscuridad, la tristeza e inclusive la muerte.

Se dice también, que al principio cuando rechazó el inmenso amor que Zeus le tenía, a lo largo de los años, también tuvo una relación sentimental con este poderoso Dios. Es más Lamia, La Devoradora de Almas tuvo varios hijos con el Dios Zeus.

Cuando los viajeros que venían de otros lados de la ciudad, La Devoradora de Almas se les aparecía en forma de deslumbrante mujer. Al lograr que ellos quedaran impactados con su rostro terso, juvenil, dulce e inocente y sus perfectos senos esbeltos, ella se transformaba. Mas que todo su cambio era de mitad mujer y mitad serpiente, logrando obtener en su rostro un brillo casi mágico y fantasioso. Se arrastraba como una serpiente, dejando que sus escamas tomaran los colores del arco iris.

Descendencia de Lamia La Devoradora de Almas.

Se dice que Lamia, tuvo con el Dios Zeus, tres hijos, Akheilos, Herofila Sibila y el monstruo marino. Que a pesar de desaparecer la relación sentimental entre ambos, sus hijos, también tuvieron un papel muy importante para la historia griega:

  • Herofila, llamada también Sibila, que a pesar de poseer una gracia y gentilidad especial, tenía la facultad de Profetizar. Inspirando en sus predicciones un futuro aterrador y dramático, con el solo hecho de mencionar cualquier nombre. Develando secretos y acontecimientos, produciendo un inmenso temor en todas las personas de la sociedad.
  • Akheilos o también Acheilus, hijo único varón de la pareja, había heredado la belleza encantadora y fascinante de su madre, Lamia La Devoradora de Almas. Pero este fue convertido en un tiburón feo y sin vida por Afrodita, diosa del Amor y la Belleza. Este castigo se lo impuso Afrodita, por tener Akheilos la osadía de retarla comparando su belleza con la de ella, sin tener ninguna oportunidad.
  • Otro de los hijos fue la criatura marina, que poseía seis cabezas, inspirando aún más que su madre el terror. Se decía que este monstruo marino era más sangriento que su madre, acabando con la vida y aterrorizando a cientos de marineros.

Se afirma también en algunos escritos, que Lamia, también era la madre de docenas de otros monstruos voraces. Y que pudo haber engendrado Súcubos, demonios que se transformaban en mujeres, para seducir más que todo a los adolescentes y al clero religioso. Como también dándole vida a vampiros, que sobrevivirían a través de la sangre de sus víctimas.

Por otro lado, Lamia, tuvo hijas con brujos africanos, que al conocer su origen, llegaron a un acuerdo. Con la promesa de que servirían para atormentar a todos los que consideraban sus enemigos.

Historias en la Literatura

Esta leyenda o mito, nace en la Mitología Griega. Los antiguos escritores Homero y Horacio, afirman que Lamia La Devoradora de Almas, era una tradición o dicho verbal entre los griegos. Que era la figura espantosa preferida por las madres griegas y romanas, para asustar a sus hijos, por no obedecer a sus padres.

El personaje de Lamia, a diferencia de otras leyendas griegas, no desapareció después del final de la era romana, fue nuevamente descubierto en el periodo romántico de Europa. Fue hasta la Edad Media, donde continúo su reinado de devastación, terror y derramamiento de sangre.

Fue perseguida y acosada intensamente por la Iglesia Cristiana, pues practicaba la brujería y la hechicería, haciendo pactos con otros brujos para continuar con su odio y venganza. Llegando así hasta el Renacimiento, inspirando a muchos pintores a plasmar su figura hermosa y diabólica a la vez, como también a muchos escritores a relatar sus tragedias.

Pero más que contar su poderío de terror y sus formas monstruosas, Lamia La Devoradora de Almas, fue resaltada por poetas y pintores del periodo Romántico, después del Renacimiento.

Uno de los poetas de la Era Romántica, John Keats, inglés, le dedico un poema al personaje en forma narrativa extenso, que da nombre al Libro Lamia y Otros Poemas, en el siglo XIX. Dándole una visión diferente a todas las antiguas descripciones sobre ella. Y dice así:

Era una forma gordiana de tonalidad deslumbrante, manchada de bermellón, dorada, verde y azul, rayada como una cebra, pecosa como un pardo, con pecas como un pavo real, y toda carmesí barrida y llena de lunas plateadas, que al respirar, desaparecían o tomaban más brillo, enlazando sus lustrosos tapices más oscuros, rozando así los lados del Arco Iris con intensa pobreza “.

Conjuros para invocar o maldecir con Lamia La Devoradora de Almas.

Conjuros para el conjuro de Lamia, La Devoradora de Almas

Según los Gitanos o Romaníes, que es una lengua relacionada con las Indoarias Septentrionales, existen muchos conjuros, entre estos tenemos:

Olajai Callí Panipen gresité lerele lucue drupo, camble Ostebé sos te diqueles on as baes dor buchil y arjulipé sata as julistrabas, sos te merelees de bocata, sos ler galafres te jallipeen, sos panipenes currucós te mustiñen ler sacais; sos Cresorne te dichabe yesqui zarapia tamboruna per bute chiró, sos unga quesarelas romandiñao tucue rumi te sugerete ler nogués, sos manques sacaitos te diquelen ulandao de la filimicha, y sos menda quejesa or sos te buchare de ler pinrés y sos ler bengorros te liqueren on drupo y orchi balogando á or casinobé.

Este conjuro, si se dice de manera errónea o se usa equivocadamente la maldición, La Lamia vendrá y atormentara a esa persona hasta el fin de sus días.

También, existe una Maldición de Lamia, La Devoradora de Almas, que al invocarla se hará efecto después de tres días, pues ella es un demonio recaudador de almas del infierno. Y para que este conjuro funcione se deben hacer estos tres pasos:

1.- Robar un objeto a la persona que se le va a echar la maldición.

2.- Decir su nombre, Lamia y sostener el aliento soltando el objeto.

3.- Regalar el objeto a la persona que se le está maldiciendo.

Pero si cambiabas de opinión, y querías deshacer el hechizo, se podía sacrificar a cualquier animal, o regalarle el objeto a otra persona que se quisiera maldecir y fuera al infierno.

La Lamia en la Santa Biblia.

La Lamia, Devoradora de Almas, aparece también nombrada en Las Sagradas Escrituras (La Biblia), en la Reina Valera y en la Biblia Jubileo. En el versículo de Isaías 34:14 dice: “ Y las bestias monteses se encontraran con los gatos cervales, y el sátiro gritara a su compañero, La Lamia también tendrá allí asiento y hallara para si reposo “.

Etimología de Lamia. Significado.

Etimológicamente la palabra Lamia tiene relación con amyros,  que significa “glotón” y el sustantivo lamiros, “gaznate, gañote”, otros dicen que pertenece a la familia del Latín, “Lemur”.

Clasificándose similarmente a las lamias, designándolas como unos Espectros, (Lemures).

Lamia, en otras Mitologías.

La leyenda de Lamia, La Devoradora de Almas, está relacionada, con las diferentes Mitologías, entre estas tenemos:

Mitología Mesopotámica:  la relacionan con la criatura Lamasthu, quien era un demonio de naturaleza divina, se decía que era hija del Dios Anu. Tenía el poder de transformarse también en mujer y animal, al igual que Lamia, tenían algo en común. Atacaban a los niños en el regazo de sus madres, como los que aún no habían nacido. Lamasthu, también dejó una estela de terror y sangre, huyendo muchas mujeres a otras ciudades.

Mitología Vasca e Ibérica: las Lamias, llamadas también Lamiak o Laminak en las leyendas vascas, eran descritas con pies de pato, cola de pescado y con garras de diferentes tipos de aves.

Eran consideradas Genios Mitológicos, casi siempre del lado femenino, con extraordinaria belleza, largas cabelleras tocadas por exuberantes peines de oro. Se encontraban en ríos y fuentes, y se creía que eran mitad mujer, y la otra pez. Cuando eran atraídas por algún hombre, se enamoraban, pero no lograban casarse, ya que no podían pisar tierra consagrada.

Se cree también que Lamia, La Devoradora de Almas, según las leyendas vascas, ayudaron a los hombres en la construcción de Dolmenes, Cromlech y Puentes.

En las regiones españolas como en la Península Sureste a las Lamias se les llama “La Leyenda de la Encantada”, pero en el Norte se les dice “Anjanas o Xanas”.

Mitología Grecorromana: Uno de los comediógrafos muy famoso llamado Aristofanes, proclamaba que, un conocido Demagogo llamado Cleon, tenía “los testículos de una Lamia”.

Con estas palabras, hacia la comparación de que no los tenia, y dado el caso que los tuviera, los tendría tan sucios y con un Hedor (Avispas v. 1035, Paz v. 758).  Hedor que solo desprendían los monstruos como Lamia, La Devoradora de Almas.

Folclore Búlgaro: en los cuentos y leyendas populares la Lamia, era una criatura misteriosa, dotada de varias cabezas, que al ser cortadas, tenía el don de volver a hacerlas crecer. Llamada también (Hidra de Lerna). Se encontraban en cuevas y en el subsuelo, se alimentaba de la sangre, más que todo de las mujeres, para realzar aún más su belleza. Seduciendo de esta forma a los hombres, tomando así la figura femenina para sus encantos.

Otras historias relataban que poseía Alas y que al respirar desprendía un fuego intenso. Atormentando a los pueblos y  a los nómadas que deambulaban por las calles y caminos oscuros durante la noche.

Mitología Hebrea: en esta mitología Lamia La Devoradora de Almas es conocida como Lilith, una especie de demonio en forma de mujer. Inclusive se dice que Lilith, mantuvo una relación con Adán al llegar al paraíso, antes de conocer a la mismísima Eva.

Los Hebreos en su cultura salomónica, llegan a la conclusión de que Lilith, fue su primera mujer. Como también los Judíos la relacionaron con la palabra Laila, que significa (Noche).

Según el Talmud, la Lamia, era un demonio femenino, seductor de hombres. Este contenía leyendas, historias, leyes judías y costumbres, conteniendo un alto Código Civil y Religioso. Por estas mismas razones  a Lilith se le adapto este nombre, ya que este libro fue elaborado en los siglos III y V.  Grandes eruditos hebreos de Babilonia y Eretz. Israel, la plasmaron como un ente terrorífico, derramando y consumiendo Sangre por todos los pueblos hebreos.

Así mismo, los historiadores hebreos, hicieron una adaptación de la Diosa, perdiendo esta su carácter Divino, inclinándola más a una personalidad muy compleja. Apegada al Folclore Judío, refiriéndose en el libro de Génesis, como una mujer destemplada, dejando abandonado el Paraíso.

Adaptaciones sobre la leyenda de Lamia, La Devoradora de Almas.

A través del tiempo esta famosa Diosa de la Mitología Griega, ha sido muy reconocida en muchos países, como uno de los demonios más temidos y sangrientos. No solo para ser comparada con otros monstruos, sino también para ser un Mito Oral. Donde el solo hecho de nombrarla produzca horror y miedo entre los hombres y mujeres.

Este personaje, Lamia, ha sido adaptada, a la Superstición, en diferentes corrientes artísticas, por ejemplo, en Literatura, Cinematográfica, Novelística, Musical y hasta en Anime. Como por ejemplo:

Literatura: En este arte a través del tiempo, muchos poetas se han inspirado en la Leyenda de Lamia, La Devoradora de Almas. Dándole al personaje diversas adaptaciones, como una mujer fantasmal y de aspecto de Vampiresa. Entre los poetas que citaremos están:

John Keats: quien el año 1820, publico el poema narrativo “Lamia”. (29). Fue el poeta que más influyo en las Narrativas Literales, Novelas, Películas de Ciencia Ficción, e incluso en la Música.

Elizabeth Barrett Browning: poeta épica de la Literatura Occidental, influyo enormemente en obras posteriores. En uno de sus poemas llamado “Aurora Leig” menciona a “Lamia, La Devoradora de Almas. También en su colección de libros, sobre todo en el Libro 1, hace una comparación del retrato de su madre muerta con la figura y características de “Lamia”. En el “Libro” 6, repetidamente la asimila con la Señora Waldemar, como “Lamia”, aterradora y misteriosa.

A.S BYATT: Este director, ganador del premio Booker, en su colección de Cortos de Ficción en 1998, Elementals: Stories of Fire and Ice. Relata una historia corta llamada “A Lamia in The Cervennes”, donde cita el poema de Keats. (30) y la destaca continuamente en las Novelas (31) (32) de este relevante poeta.

DAN SIMMONS:  adapta a “Lamia, La Devoradora de Almas”, con el personaje Brawne, en su novela Hiperion y la Caída de Hiperion.

Televisión:  a través de este medio de comunicación, “Lamia”, es motivo de interés y seguimiento en sus mitos y leyendas universales y se destacan estos autores:

Neil Gaiman: En sus series y novela de televisión, la personifica con el nombre de Never Where. Donde la reconoce como una “Terciopelo”, que es un tipo de “Vampiro”, que absorbe el calor.

Gaiman Stardust: Le da el mismo nombre de Never Where, pero describiéndola como una Reina Bruja Hechicera, madre de todos los Demonios Universales.

John Connolly: Escritor irlandés, en una de sus historias cortas titulada “Night Music; Nocturnes Volumen 2. (33), le da la creación de una criatura “Metamorfa”. Mitad humana (mujer), mitad (serpiente) y a la vez Escorpión, teniendo como objetivo ayudar a las mujeres a vengarse de los hombres. Que fueron víctimas de violación.

Y cuando estos hombres se escapaban de la Justicia Civil, los buscaba frenéticamente sin cansancio, hasta lograr su cometido. Reflejando en sus historias, que usaba principalmente su cola serpentina, introduciéndola en la garganta de estos. Transformando sus escamas de colores irisantes, un brillo reluciente, difícil de ignorar, rompiéndoles la boca hasta acabar con sus vidas.

MúsicaEn la música también se interpretó esta mística diosa libia, entre estos tenemos:

Peter Gabriel: Vocalista principal de la Banda Británica de Rock Progresivo Génesis, también se inspira en el poema de Keats (29), el poeta inglés. Así mismo en su Pista “The Lamia”, del doble álbum conceptual The Lamb Lies Down on Brodway, hace una descripción superficialmente parecida a la de Diodoro.

Peter detalla en las Letras de sus Pistas a Lamia La Devoradora de Almas, como Tres Criaturas Serpentinas con Caras Femeninas.

Generando en sus seguidores un total desconcierto y a la vez diversos comentarios en el Ámbito Musical.

CINE: En cintas Cinematográficas, Lamia también se impuso con la película “Arrástrame Al Infierno” con la dirección del famoso director:

Sam Raimi : Creador de la Trilogia de Evil Dead y la primera Trilogia de Spiderman, desarrolla una película llamada Drag me to Hell, en el 2009. La versión fílmica “Arrástrame Al Infierno”, cuenta que una chica recibe una Maldición Gitana, donde “Lamia La Devoradora de Almas”, la acosa y enloquece.

Según esta Maldición, se la lleva al Infierno en los próximos tres días, y su alma será víctima de un desgarrado Festín de Fuego.

ANIME: Es una serie de manga, escrita y adaptada por Okayado,  entre Julio y Septiembre del 2.015. No va para nada con la historia, siendo similar en apariencia, pero más lindo.

La historia se desenvuelve en una estudiante japonesa, llamada Kimito Kuruso, , donde su vida está a punto de cambiar y sumirse en un caos total. Pues es accidentalmente involucrada en el Programa “Intercambio Inter especies”.

Reseña Histórica. Diversos Comentarios.

Hace  muchos siglos en la Antigua Grecia, existió una mujer muy voluptuosa, llamada “Lamia”,  aterrorizando a toda la ciudad. También la llamaban “Lamia La Mujer Dragón”, tenía cabeza de Dragón y rostro de mujer. Cabellos rubios, cejas en forma de arco iris, ojos azules y saltones con los cuales hechizaba, nariz perfecta, labios provocativos carmesí.

Y al hacer su transformación, tenis colmillos de lobo, rostro iluminado y cuello arrugado. Su cuerpo cubierto por escamas, largas garras, uñas purpuras y tenía la cola como la de la Hidra.

Lamia, la mujer Dragón, llamada también “Lamia La Devoradora de Almas”, parecía una diosa guerrera, inteligente, encantadora, con aire de inocencia. Hechizaba a sus víctimas con sus ojos, y a los hombres con su cuerpo. Se decía que era una caníbal y que bebía sangre humana, satisfaciéndole hasta saciarla.

Era más perversa que una Hiena, y decían que era de más mal agüero, que un buitre o un cuervo. Era más astuta e hipócrita que un cocodrilo y tenía la capacidad de poder camuflajearse mejor que un camaleón, aterrorizando día y noche en bosques y cascadas.

Se decía que era más peligrosa que un tigre, un oso y un dragón, juntos. Tan fiera era, que no le daba treguas ni a la Muerte.

Pues ella misma iba al Inframundo, a cobrarles cuentas a las Almas. Era un Emblema de Peligro, representado en un espada atravesado a una calavera que traía Ruinas y Destrucción.

Lamia, La Devoradora de Almas”, se decía que despreciaba y odiaba a la Diosa Atenea, pues esta era quien protegía a los recién nacidos. Como también a la Diosa Artemisa, pues decidió cazarla y acosarla, para acabar con el terror que mantenía azotada , a toda la Antigua Grecia.