Saltar al contenido

Ixtlilton ¡Rostro negro!

Ixtlilton ¡Rostro negro!
[Total:0    Promedio:0/5]

En náhuatl Ixtlilton significa rostro negro o negro, y dentro de la mitología azteca, era el dios de las danzas, festivales, juegos y medicina, además, que se encuentra vinculado a los Centzontotochtin.

A la vez, es el señor del agua negra, la cual tenía las propiedades sanadoras y funcionaba como una tinta para la confección de códices.

El templo en su honor era Tlacuilo can (lugar del escribano).

Según Sahagún, esta deidad negra era el gran patrón de los danzantes y los músicos de profesión.

Ixtlilton y las celebraciones

Ixtlilton ¡Rostro negro! dios azteca
Rituales y celebraciones

Cuando una persona quería hacer una celebración, se recurría a los sacerdotes del gran Ixtlilton para que fueran a su casa.

Cabe destacar, los danzantes y músicos van encabezados por uno que poseía las vestimentas de la deidad.

Cuando llegaban a la casa del festejo, lo primero que realizaban era beber y comer en honor a la persona que festejaban.

Los músicos tocaban el teponaztli y a tambor, a la vez, el sacerdote era el que encabezaba el gran bailen y la gente le seguía.

Los invitados se juntaban de a dos o de a tres, por supuesto, según la cantidad de personas que habían, y llevaban flores en sus manos y vestidos de plumajes.

Luego de un buen baile, traían hasta dos grandes tinajas de pulque y bebían .

Más gas, el señor del hogar efectuaba un tipo de pago al sacerdote de la deidad, cuatro en total.

Pero, si al abrirlo se descubría que tenía una suciedad, por ejemplo, un cabello o un carbón, se decía que la persona de la fiesta era un hombre adúltero, del vicio carnal, mala vida o ladrón.

Cabe destacar, una de las tantas creencias que había, era que el dios Ixtlilton, destapa las jarras de licor frescas que se encontraban dispuestas para la gran celebración.

Algunos señalaban que el gran dios, acababa sus entretenimientos al realizar un examen especulativo de la bebida, exactamente con un esculapio azteca.

Este último era colocarlo en las jarras de pulque que son ofrecidas en su honor y las cuales debían mantenerse en el lugar para el consumo diario.

El sacerdote que de representaban a tal dios, se vestía para el ritual con una máscara, con la finalidad de poder esconder el rostro a las burlas de las cuales pudiera ser víctima durante el acto.

Ixtlilton y su poder sanador

Ixtlilton ¡Rostro negro!
Poder de sanación

En una crónica se dice que le dedicaban un oratorio de tablas en las que estaba su imagen.

En tal lugar, se podía ver diversas tinajas de agua (tlílatl), lebrillos y demás, las cuales estaban tapadas con comales o tablas.

Cuando los niños se enfermaban eran llevados al templo y las tinajas se abrían y el agua la daban de beber a los niños y así se sanaban.

Gracias a que era el dios de la curación y la medicina, era considerado como el gran hermano de la deidad de la buena suerte y el bienestar Macuilxochitl.

Algunos decían que era el hermano del dios Xochipilli, con el cual comparte las características y se le confundía.

Además, algunos dicen que no solo los niños que estaban enfermos eran los que tenían el beneficio de la famosa agua negra milagrosa del dios, sino, que los padres de los mismos también gozaban de tal privilegio.

Sobre todo cuando ofrecían las fiestas a la deidad y a través de ella agradecían sus favores.

Ahora que ya conoces estos datos sobre la deidad ¿te han impresionado? Si es así, compártelos con tus amigos o tus familiares. ¡Muestrales el lado mitológico de este mundo! Sobre todo, si te sabes algún otro dato que no aparezca aquí ¡déjanoslo en los comentarios!