Saltar al contenido

Ixchel ¡La mitología Maya y sus secretos al descubierto!

Ixchel Maya mitos leyendas
[Total:1    Promedio:5/5]

Si de mitología maya se trata, pocas diosas fueron tan adoradas como la Luna o Ixchel, que era la esposa del Sol, el dios creador y en su vida mortal fue considerada una princesa.

Su rol era ser la diosa del agua, la gestación y el nacimiento, del amor, de la medicina y hasta de los trabajadores y trabajo textil.

En las demás representaciones solía aparecer una araña, ya que su hilo era asociado con los textiles y con el cordón umbilical.

Su culto era muy popular e incluso se tiene la creencia que la Isla Mujeres de México lleva ese nombre por la gran cantidad de devotas que asistían allí.

Resumen de la historia de Ixchel

En un principio todos los dioses mayas eran mortales y vivían muy parecido a los mayas; entonces Ixchel no era una diosa, si no una mujer muy hermosa hija de un rey, igual que Itzamná, qué al verla cayó perdidamente enamorado de ella.

El amor entre ambos comenzó a florecer, pero en un momento dado apareció otro príncipe, cuyo nombre se ha perdido en la historia y decidió luchar a muerte con Itzamná para quedarse con Ixchel.

Durante el combate el príncipe logró asesinar a Itzamná e Ixchel, desconsolada, se quitó la vida. Así, ambos enamorados fueron guiados por las estrellas y se convirtieron en dioses: él en el Sol y ella en la Luna.

Desde entonces, Ixchel ha cumplido diferentes roles, cada uno con una apariencia distinta que varía desde una mujer anciana hasta una joven doncella con un conejo.

Ixchel Maya mitos leyendas mayas historia 2018 2019 chak chel ix chel
Ixchel en sus diferentes formas

¿Qué significa su nombre?

Su nombre se pronuncia [iʃ’tʃel] o Ishchel y su nombre significa, según el conjunto de libros que nos cuentan la historia de la civilización Maya llamados Chilam Balam “mujer arco iris”.

Y este significado no cambia en los jeroglíficos que se han encontrado, donde su nombre se escribe Chak Chel (que es arco iris grande) o Ix Chel.

Ahora bien, dentro de este contexto mitológico ella le corresponde ser la diosa de la gestación, del agua, de la luna, de los trabajos textiles, de la medicina y del amor, entre muchos otros. Su esposo y gran amor era el dios del Sol, Itzamná.

¿Cómo se representada a la diosa Ixchel?

Definir su apariencia es algo complicado, pues dependerá de su advocación (es decir, de su función en ese momento) para definirla. Pero tranquilo, a continuación, te presentamos las más comunes.

Civilización agua Chak Chel Ix Chel
Representación de Ixchel

Con la muerte:

Cuando Ixchel era asociada con la destrucción de la naturaleza y las enfermedades, entonces su apariencia era la de una mujer con diferentes símbolos de muertes: una vieja que con odre vaciaba sobre el mundo la cólera y la destrucción.

En su cuello había una serpiente y su cabeza estaba adornada con cráneos y partes de huesos humanos. Sus pies eran grandes garras filosas y amenazantes. En algunas versiones la osamenta humana la lleva en su falda, en forma de cruces.

Cuando era dadora de vida:

Como diosa de la gestación, los trabajos textiles y la medicina, se creía que era la encargada de los nacimientos y que, además, se creía que poseía los dones para conceder la cura a los enfermos.

En esta advocación se le veía un telar de cintura, lo cual, le confería el don de la invención y lograba que se le asociara con la araña, ya que cuando tejía su tela era el símbolo de una placenta joven, fértil y fuerte.

Pues la araña era la creadora del hilo de la vida, como si de un cordón umbilical se tratara. En esta advocación era muy común que se extendiera la idea de que fue su capacidad para tejer la que atrajo la atención del que sería su marido.

Historia completa del mito de Ixchel

Antes de ser dioses:

Según las leyendas, todo inicia cuando los dioses mayas eran simples mortales y había una princesa cuyo nombre era Ixchel y su belleza la hizo resaltar entre todas las demás mortales, lo que hizo que muchos jóvenes la pretendieran.

Entre esos jóvenes se hallaba Itzamná, que nada más al verla quedó perdidamente enamorado de ella, así que, con insistencia, según la gente del pueblo, había empezado a enamorar a Ixchel.

Sin embargo, un día llegó un príncipe de un imperio lejano, con la intensión de rendir tributo a una victoria reciente del pueblo de la joven princesa, pero, nada más vio a Ixchel se enamoró de ella.

Rápidamente ambos pretendientes comenzaron a competir por el amor de la princesa, por lo que la hermana mayor de ésta, Ixtab tomó una decisión, sin tener conocimiento de que su hermana ya había caído enamorada por el encanto del joven Itzamná.

La decisión consistía en que ambos pretendientes pelearan a muerte y el sobreviviente sería el esposo de Ixchel.

La pelea dio inicio y todo parecía indicar que Itzamná ganaría, pero el príncipe de otro pueblo lejano logró vencerlo, atravesándolo con su espada haciendo trampa.

Itzamná murió e Ixchel, totalmente enamorada, encomendó su alma a su hermana la diosa Ixtab y se quitó la vida, lo que volvió a su hermana mayor la diosa del Suicidio.

Y ella, viendo los juegos sucios del ganador lo maldijo y nunca más se supo de él, ni siquiera su nombre.

Una vez se convirtieron en Dioses:

Por otro lado, las almas de las doncellas de la princesa Ixchel guiaron a ambos enamorados hacia la parte más alta del cielo y así, Ixchel se convirtió en diosa de la Luna y Itzamná, en el dios del Sol y la desposó.

Se dice que, el amor de Itzamná era tan grande que como prueba de ello dividió el tiempo en día y noche y a ésta le entregó las almas de las doncellas para que se convirtieron en las estrellas más brillantes.

¿Cómo era venerada la diosa?

Los creyentes de esta diosa asistían al templo que se construyó para ella en Cuzamil, ya que ahí había un oráculo.

La mayoría de sus devotos eran mujeres que asistían a pedirle un embarazo sano o, si ya estaban embarazadas, que éste llegase a un término satisfactorio.

Las ofrendas pasaban de flores, a comida y fruta, y según el calendario maya se celebraba el día de la diosa un día del mes Zip.

Datos curiosos sobre Ixchel

  • También se le podía conocer bajo el apodo de “la blanca”.
  • Junto a Itzamná, que era el dios creador del mundo, tuvo trece hijos, entre los que destacan: Yum Kaax, el dios del maíz y Ek Chuah, dios del cacao, de los mercaderes y de la guerra.
  • Además, también tuvieron hijas que eran las diosas del paraíso, la noche y el agua.
  • Pocas personas saben que para llegar al templo de la diosa en Cuzamil, justo en la provincia de Ecab, sus creyentes debían acudir en nada menos que canoas y los hombres iban por el oráculo, que tenía fama de no equivocarse.
  • Se tiene la idea, por la propia leyenda de Ixchel e Itzamná que cuando un alma que tiene noble corazón fallece es llevada al cielo y se convierte en una estrella.
  • Esto último derivó en la tradición de que, en cada Fuego Nuevo, los familiares y demás personas del pueblo ofrecieran diferentes ofrendas y tributos con el fin de obtener el perdón de la diosa.
  • Ellos buscaban dicho perdón por si la hubiera hecho enojar y así poder convertirse en uno de los cientos de estrellas que ilumina el camino de la Luna
  • Otro de los templos para adorar a Ixchel se hallaba en la parte sur de la famosa Isla Mujeres, justo en un elevado acantilado, que era conocido porque sus vistas permitían ver hermosos arco iris que eran atribuidos a la diosa.
historia leyendas Ixchel Maya mitos leyenda Ishchel Civilización
Templo de adoración a Ixchel

 

  • De hecho, se sospecha que gracias al mito de la diosa los españoles dieron el nombre de “mujeres” a la isla.

Otros aspectos muy curiosos de la deidad

  • Cuando una mujer estaba a punto de dar a luz, las hechiceras del pueblo acudían a su casa y depositaban una o más estatuillas de la diosa bajo la cama de la recién estrenada madre, como modo de protección.
  • También era conocida como la diosa de los partos, en cuyo momento se le llamaba Sinal, que significa en maya la capacidad de las mujeres de dar vida o de dar a luz.
Ixchel Maya mitos leyendas mayas historia 2018 2019 mitos
Ixchel la representación de la vida (Ilustración)
  • La diosa habitaba nada menos que el Ahua, que es el cielo de los mayas, cuya ubicación es el cosmos y está conformado por 9 niveles que están sostenidos por los cuatro dioses Bacabs.
  • Los nueve niveles se hallaban orientados en cuatro direcciones y en su centro se erguía la gran Ceiba Sagrada. Cada dirección correspondía a un color: el rojo al este, el oeste era negro, el sur amarillo y el norte por el blanco.

 

Y hemos llegado al final ¿qué te ha parecido? ¿te conocías todos estos datos sobre la diosa maya? ¿te sabes algún otro? ¡coméntanoslo!