Saltar al contenido

Huemac o Huehmac ¡Último rey de los toltecas!

huemac
[Total:0    Promedio:0/5]

Dentro de la tradición de la cultura azteca, Huemac o Huehmac, es descrito como el gran y último rey de los toltecas, justo antes de que cayera Tollan/Tula.

Su nombre cuando se traduce al inglés es Big Hand (gran mano), no obstante, algunos estudiosos han sostenido que la traducción de mayor consistencia es Big Gift (gran regalo).

Algunos dicen que, Huemac es conocido como una divinidad agrícola que gobernaba el gran Cincalco y muchos de los gobernantes de Tollan obtuvieron el nombre.

A su vez, dicen que, luego de que la capital tolteca hubiese caído, el héroe viajo durante mucho tiempo con unos seguidores que, en la medida que avanzaba el viaje, iban disminuyendo.

Más tarde murió en una cueva ubicada en Chapultepec, la cual forma parte actualmente de la gran Ciudad de México.

No obstante, la fecha de su muerte aún no se tiene muy clara, puesto que, posee diversas historias al respecto y diversos intentos de relacionar las cuentas con el actual calendario gregoriano.

Toda la información que hay sobre este héroe es proveniente de la literatura de los aztecas, escritas siglos después de su aparición.

Cabe destacar, todo lo relacionado con la civilización de los toltecas, a quienes las culturas de Mesoamérica central les sostuvieron como autoridad y precursores de un legado histórico, es muy escasa.

Muchos de los estudios han cuestionado la existencia de estos, puesto que se duda de que hayan sido un grupo coherente o estado, por lo que afirmar que Huemac es una figura real siempre ha sido discutible.

Las diversas historias sobre Huemac

El éxodo hasta Tollan

Historias que se ocultan en el tiempo ¡Huemac!

Según lo que se retratado en la historia, para el 596, los toltecas habían abandonado su hermosa ciudad de Teotihuacán, ya que, había sido dispersados por los pueblos adyacentes que estaban celosos de su cultura y civilización.

Eran llamados chichimecas, lo que significa “perros del maguey”, debido a, que tendían a embriagarse con el pulque.

Los toltecas, que significa “artífices”, eran muy buenos artesanos y constructores, y emigraron hasta la región de los mayas Tlapallan, llamada así porque le recordaba a su antiguo sitio de origen, Huehuetlpallan (vieja tierra roja).

Algunos marcharon hasta Tula (sitio de tules), que en la actualidad es el estado de Hidalgo y que, la civilización tolteca erigió sobre las ruinas de la ciudad llamada Ma-Men-Hi que habían construido los otomíes.

Cabe destacar que, salieron guiados por el último jefe o señor de Teotihuacán, también conocido como sacerdote de buenas dotes culturales y caudillo, Huemac.

Conocido como el de las manos sabias, grandes y capaces, pudo guiar a su tribu a través de lugares que iban descubriendo y que eran buenos para ser habitados.

Cuando llegaron a Tollan podían ver que era un sitio con gran cantidad de agua y telares y se establecieron.

El gobierno de Huemac

El héroe realizó su gobierno por un tiempo, en el cual adiestró a su pueblo en las artes, ciencias y oficios, siempre guardando las tradiciones de su cultura.

Cabe destacar, realizó una compilación de historias y cantos de su pueblo sobre un gran libro, que denominó como Teomoxtli, conocido como el Libro Divino.

En este texto se narró las diversas prosperidades, persecuciones, trabajos, nombres de señores, reyes, leyes y buenos gobiernos de la cultura tolteca.

Junto a esto, se colocaron buenos ejemplo de ciudadanía y las sentencias antiguas.

A su vez, se hicieron recopilaciones de ceremonias y ritos, principios de arquitectura, astrología, filosofía, entre otras artes malas y buenas, entre otras cosas más.

Más tarde, Huemac sintiéndose cansado y viejo, próximo a morir, dejó en el 666 su gobierno sacerdotal y teocrático, para así dotar al pueblo de una monarquía, por lo que nombraron al primer rey: Chalchiutlanetzin.

Este último era parte de una aguerrida tribu vecina chichimeca, con la que el héroe tuvo una alianza para tener paz en el pueblo.

Una vez empezada la monarquía, Huemac vivió unos años más dejando a su pueblo floreciente y establecido sobre una monarquía que duraría por unos 449 años.

Cabe tener en cuenta que, tal historia fue aprovechada por el indígena historiador  Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, que Alfredo Chavero público en 1891.

El guerrero

huemac guerrero gobernante de tula lopez austin
El guerrero parte de la historia de Huemac

Según López Austin (1984), el hombre era un guerrero gobernante de Tula (944-1010), el cual extendió el territorio tolteca y se caracterizó por poseer una gran brutalidad.

Entre algunas de las leyendas que se tiene de esto, se dice que sucedió en el poder a Quetzalcóatl, o en su defecto, él poseía el poder temporal y Quetzalcóatl el espiritual.

Se dice que los toltecas le encontraron de niño y le criaron y educaron.

Cuando joven era joven ordenó que la casa que poseía la custodiaran los nonohualcas, que obedecieron.

A su vez, les exigió que trajeran mujeres huastecas, pero como no se conformó con ellas, los nonohualcas llenos de disgusto por creer que se habían burlado de ellos, le hicieron la guerra a lo toltecas.

Dos de tal tribu, Icxicóhuatl y Quetzaltehuéyac, convencieron de que la culpa había sido de Huemac, y éste huye.

Los nonohualcas persiguiéndole, le gritaban y disparaban flechas, y lograron que se escondiera en Chapultepec, donde lo aprendieron y mataron de un flechazo.

Cuando regresaron a Tollan, la tribu se reunió para definir qué hacer, decidiendo que dejarían a los toltecas.

Tohueyo y Huemac

Tohueyo huemac gobierno pais estado guerra cotapec cacatepec
El forastero y el viaje ¡Tohueyo y Huemac!

Tohueyo, significa “nuestro prójimo” y según la historia, Tezcatlipoca tras la persecución de Quetzalcóatl se convirtió en el forastero Tohueyo, que vendía ajíes verdes desnudo y en el mercado de Tollan.

Huemac, el rey de Tula, poseía una hija de gran belleza que al distinguir el miembro genital y al hombre Tohueyo, se antojó del mismo y enfermó de amores.

Para poder ser curada, ya que se moría, se tuvo que buscar al vendedor desnudo de ajíes y llevarle al palacio, vestirle y darlo como esposo a la doncella, que al dormir con él quedó buena y sana.

Vasallos y murmullos

Este matrimonio no gustó a los vasallos, lo cuales murmuraron.

Con la finalidad de terminar con el disgusto del pueblo, Huemac se propuso terminar con el infortunio a través de la desaparición de Tohueyo.

Para ello, le envió a la gran guerra de Cotapec y Cacatepec, y ordenó que en secreto los capitanes le hicieran perecer.

Ya en la batalla, abandonaron al hombre con los cojos, pajes y enanos. No obstante, cuando el enemigo acometió, salieron como los vencedores.

Los tulanos y Huemac salieron a recibir al plebeyo con una gran fiesta, le colocaron las armas quetzalapanecayotl y el gran xiuhchimalli, las cuales eran las divisas de los triunfadores.

Cuando llegó al palacio, le tiñeron el cuerpo en color amarillo y emplumárosle la cabeza, la cara se la pintaron de color rojo, e igual hicieron con los que le acompañaron.

Cabe destacar, éste era el traje que se le colocaba a los guerreros que venían con triunfo de la guerra.

Es así como hemos llegado al final de este artículo, ¿qué te ha parecido?, ¿te ha gustado? Si es así, no olvides compartir entonces esta información.

Si posees algún dato más sobre este héroe tolteca, compártelo con nosotros para darlo a conocer a otros que estén interesados.

Y no olvides seguir conociendo más sobre el imaginario mexica y sus héroes.