Saltar al contenido

Hoji: El espíritu malvado de Tamamo-no-Mae

[Total:0    Promedio:0/5]

 

En la mitología japonesa, se encuentran la criatura llamada Hoji. Hoji es el espíritu malvado de una kitsune que se llamaba Tamamo-no-Mae, esta cortesana después que la mataron se convirtió en una piedra.

Su espíritu se convirtió en Hoji, un espíritu que custodiaba esta piedra muy celosamente. Tamamo-no-Mae se presentó en los sueños de uno de sus cazadores y les rogó para que no le matase, ya que había pronosticado que ella moriría al día siguiente.

Algo que no pudo evitar ya que sucedió, sus asesinos la encontraron y no hicieron caso a sus ruegos, pues llevaban ordenes de su emperador para asesinarla.

¿Quién era Tamamo-no-Mae?

Tamamo-no-Mae es una Kitsune, de las más famosa en la mitología japonesa, es una criatura que estaba representada en una zorra de nueve colas, la historia dice que nació hace más de 3.500 años, tenía gran habilidad, destreza y era muy ambiciosa.

Su infancia y su juventud es un misterio, al pasar el tiempo se volvió en una hechicera muy poderosa, después de los 100 años, se convirtió en el zorro de nueve colas.

Es conocida como una kitsune muy malvada, ya que en cada dinastía provocaba conflictos y guerra, fue una impulsadora de las peores torturas en la dinastía Shang, escapo de ser ejecuta y huyó a la India, esto fue en el año 1.046 a.C.

El sitio donde llegó en la India fue Magadhana, allí también manipulo al rey Kalmashapada y realizó muchos asesinatos, devorando niños pero con el tiempo regresó a china, cuentan que fue porque se le acabaron los niños o que el rey se alejo de ella.

En la dinastía Zhou, se convirtió en una de las mujeres más deseables de toda china, en el año 779 a.C. se convirtió en la concubina del rey Tú, allí también se comportaría con mucha maldad, hasta manipular al rey de colocarla como primera concubina.

Al tiempo el rey Tú es asesinado y ella es capturada, de alguna forma logra escapar de nuevo, se escondió por muchos años.

Reapariciones de Tamamo-no-Mae

No se supo nada de ella hasta 700 a.C. donde reapareció como una niña de 16 años, también en esta época engaño a muchos líderes, se unió a una tripulación que la llevo a Japón, allí se escondió por 300 años.

En 1090, apareció como una bebe humana, la encontró una pareja, la criaron muy bien como si fuera de ellos, se convirtió en una niña muy inteligente y aprendió muchas artes como la música y el canto, a los 7 años dio un recital al emperador, este quedo encantado con ella, y la dejo en palacio como sirvienta.

Sobresalió en la corte, no había pregunta que no pudiera responder, se convertía en una mujer muy hermosa, siempre olía bien, dicen que hasta a madera olía, su ropa nunca estaba arrugada, nunca estaba sucia.

Tenía el rostro más hermoso de todo Japón, durante un recital se apagaron todas las luces y de ella emano una luz muy radiante, que todos los presentes se dijeron que sus vidas pasadas eran muy buenas y allí la nombraron Tamamo-no-mae.

El emperador se enamoro de ella y la convirtió en su cortesana. Repentinamente, el emperador enfermó, nadie, ningún médico daba con la enfermedad del emperador. Se reunieron los más importantes sacerdotes para determinar que le estaba pasando al emperador.

Después de tantos médicos y sacerdotes, no encontraban el mal que sufría el emperador y seguía empeorando. Un onmyoji descubrió que su amada Tamamo-no-Mae era la causa de su mal, que era una kitsune que estaba disfrazada y lo tenía hechizado para que muriese y apoderarse de su reino.

El fin de Tamamo-no-Mae

Cuando estaba dando un recital, y estaba más hermosa que otros días, de repente desapareció, como que ya sabía que la habían descubierto, todo el reino entró en pánico.

Al tiempo se supo que un una aldea, estaban desapareciendo mujeres y niños, cerca de Namuno; enseguida sospecharon que era ella, el emperador decidió que era momento de deshacerse de Tamamo-no-Mae de una vez por todas, convoco a sus mejores guerreros y estos aceptaron con honor se purificaron y reunieron un ejército de más de 80.000 hombres para matarla.

Los generales la buscaron por días y días, se escapaba fácilmente con sus tretas, pero ellos nunca aceptaban la derrota de fallar, uno de esos generales se llamaba Miarunosuke, ya estaba muy cerca de ella.

Una noche este general tubo un sueño, que se le acercaba una joven muy bella y le decía “Mañana perderé la vida por ti, por favor sálvame”, el general hizo caso omiso a la petición de la Kitsune.

Y al día siguiente la encontró, disparo dos flechas y la mato, de igual manera no se salvo el emperador este murió casi inmediatamente.

Tamamo-no-Mae su cuerpo se convirtió en piedra y su espíritu en un hoji, así que toda persona que tocaba esa piedra moría.

Al pasar de los años un monje budista se sentó al lado de esta piedra y sintió su mal, el hizo varios ritos y libero la piedra de este Hoji.