Saltar al contenido

El fuerte Hércules: su historia completa

Hércules
[Total:0    Promedio:0/5]

Los personajes mitológicos griegos se les consideran fundadores de las creencias en los pueblos, ancestros y también en numerosas familias. Cada rincón de Grecia tuvo a una divinidad representativa protectora. Entre ellos se encuentra la leyenda Hércules, el fuerte.

Este héroe griego paso por un montón de pruebas súper desafiantes, pero él con su valentía y ayuda de los dioses pudo superar todas las pruebas.

Hércules es una de las historias más conocidas a nivel mundial, no sólo en Grecia ha quedado su legado. Lo podemos ver en caricaturas, películas, series, comics y más.

¿De dónde proviene su nombre?

Hércules, Heracles o escrito en el antiguo griego: Ἡρακλῆς, Hēraklēs. Kleos, que simboliza «gloria» y Hēra de Hera este es el nombre de la esposa de Zeus, lo cual significaría “gloria de Hera”. Los latinos reconocen a este héroe por ser apodado “Hércules” el semidios más valiente de la historia.

Aún así, Hércules recibió su nombre en su edad adulta. Fue colocado por Apolo para indicar que éste sería servidor de la madre de las diosas Hera. Al nacer el nombre que le colocó su madre fue Alceo o Alcides, para rendir homenaje a su abuelo Alceo. El significado de ese nombre vendría siendo “fortaleza”. Alcides fue un bruto intento para apaciguar la furia de Hera.

Representación de la máxima masculinidad

Hércules es una de las divinidades más varoniles de la historia griega. Su personaje es el auténtico físico para representar la masculinidad. Su fuerza, inteligencia adjuntada a un cuerpo esbelto representan icónicamente el perfil varonil.

Hércules
Estatua de Hércules

Antepasados de Hércules

Quienes le dieron vida a este histórico ser fue nada menos que el dios supremos del Olimpo Zeus y la mortal princesa tebana, Alcmena (hija del rey Electrión y nieta de Perseo). Zeus a pesar de estar casado con su hermana Hera, ha vivido muchas experiencias amorosas. Alcmena no fue la excepción, Zeus impactado por la belleza natural de la mujer optó por tomar la apariencia de Anfitrión, el esposo de la mortal, y tener relaciones con ella.

Fue allí cuando Zeus engañó por completo a la mujer, éste se aprovechó de la ausencia del marido. Éste se había ausentado en su hogar para partir hacía la gran guerra contra los tafios. Anfitrión volvió victorioso la misma noche que Zeus había visitado a su esposa y también mantuvo relaciones con su esposa.

Alcmena quedó en cinta de gemelos, uno era hijo de  un dios (Hércules) y el otro hijo de un mortal (Ificles). No obstante, Zeus juró que el hijo nacido en aquella casa se convertiría en un imponente rey.

Los celos de la madre de todas las diosas

La casa ya estaba preparada para el recibimiento de los gemelos, por supuesto Hera estaba muerta de celos por esa infidelidad de su esposo. Hera estuvo en total desacuerdo de aquel juramento y más cuando se enteró de aquella traición de su esposo. Inmediatamente odio al niño que vendría en camino, así que quiso arruinar el momento visitando la casa de Alcmena.

La furiosa Hera ralentizo el nacimiento de los hijos de la princesa cruzándose de piernas y vistiendo con atuendos  atados con nudos. Al mismo tiempo provocando que Euristeo (primo de los dos niños) naciera primero, adelantó su llegada por dos meses naciendo sietemesino. Así fue como se coronó rey de Micenas.

El parto de los gemelos duró siete días enteros, la princesa no podía dar a luz ella estaba revolcándose de puro dolor. Una de sus sirvientas, Galantis persuadió que algo extraño estaba ocurriendo. Así que engañó a Lucina, diosa de los partos, comentándole que ya ella había atendido a los gemelos en su nacimiento. Fue así como Lucina se atemorizó tanto por la advertencia de Hera que soltó sus manos de aquél apretón y nacieron los bebés en Tebas.

Hércules
Zeus, Hera y Hércules

El infinito odio de Hera

Cada día y cada noche, la temible Hera pensaba cada vez más en cómo destruir la vida de aquel inocente. Esta vez envió a dos de sus serpientes más poderosas para matar al indefenso en la cuna cuando tan sólo tenía ocho meses de nacido.

Su hermano gemelo también se encontraba descansando al lado de Hércules pero este al sentir la maldad estalló en llanto. Aún así, la fuerza de Hércules era tan impresionante que pudo estrangular a las víboras mientras jugaba con ellas. Más tarde una de sus niñeras se sorprendió al ver aquella imagen. Tiresias anunció que ese bebé iba a ser el vencedor de feroces monstruos.

Hércules
Hércules bebé jugando con serpientes

El nacimiento del universo

Otras versiones cuentan que, Alcmena  tenía miedo por la venganza de Hera así que Atenea se lo llevó para cuidarlo. Aún así Hera nunca le tuvo cariño a Hércules. Fue entonces cuando Zeus quiso engañar a Hera colocándole a su hijo mitad humano en el pecho para que fuese amamantado. Ella se encontraba tomando una siesta y al saber de quién se trataba se apartó bruscamente derramando leche materna en la vía láctea.

Con la leche divina  que pudo beber el niño logró conseguir poderes inigualables. Atenea al fin de cuentas decidió devolverles el pequeño a sus padres mortales.

La juventud de Hércules

Hércules e Ificles desde el vientre de su madre siempre estuvieron juntos, por lo que también asistían a clases al mismo tiempo. Veían clases de música juntos pero Ificles era un chico duro de comportamiento, así que el hermano de Orfeo Lino (su profesor) lo castigó. Hércules era tan celoso con su hermano que al verlo llorando por aquel castigo se enfureció y mató a Lino de un solo golpe con el instrumento musical.

Tras el hecho violento el pequeño tuvo que declararse ante un tribunal. Pero, el muy astuto quedó libre luego de citar una sentencia del legendario Radamantis. Dijo que había un derecho de matar al agresor cuando existiera una legítima defensa.

Luego de ese problema, Anfitrión temía que se repitiera de nuevo la misma historia por lo que decidió llevar a su hijo político a cuidar los animales de una montaña.

Hércules es recompensado

Aún así el comportamiento violento de este joven no mejoraba, mató al León de Citerón por estarse comiendo y espantando los rebaños que Hércules debía proteger. Hércules usó la piel del león para vestirse con ella.

Cuando el fuerte volvía del rebaño se topó con los enviados del rey minio, Ergino éste había derrotado hace años a los tebanos. Tras pautar una tregua de darles cien bueyes cada año por cien largos años Hércules los atacó negándose a esa vil oferta.

A los mensajeros, el mismo Hércules les cortó la nariz y orejas y se las colocó como prenda en el cuello, los obligó a enviarle el mensaje de vuelta a Ergino. Así fue como el irritado Ergino más adelante luchó contra Hércules consiguiendo la muerte.

Así pues, el rey tebano Creonte recompensó al valiente Hércules y le ofreció la mano de su hija, la princesa Megara.

Hércules encuentra el amor

Contrajo matrimonio con Megara y de esa pasión nacieron Terímaco, Cleontiades y Deicoonte. La hermana menor de Megara, Pirra también se casó con el gemelo de Hércules.

Estando adulto Hércules aún estaba en la mira de la malvada Hera, el joven tenía la atención y el cariño de todos en el pueblo. En pocas palabras, aunque éste no era el legítimo rey de Micenas era feliz con lo que tenía.

Eso a Hera la descontrolaba, así que le quitó la cordura a Hércules por unos minutos, sabía que aunque los dioses se apiadarían de él, éste iba a ser capaz de cometer atrocidades. El plan de la diosa funcionó, el hijo de Zeus mató a sus hijos y también a Megara haciendo sentir a Hércules un completo asesino.

Existen otras versiones donde se dice que Hércules agredió a Megara  pero la dejó viva, aún así este no pudo estar más con ella y se la entregó a su sobrino Yolao.

Hércules
Hércules encuentra el amor

En busca del perdón de su familia

Cuando el poderoso recobró la razón y se topo con la espeluznante realidad se sintió realmente avergonzado de sí mismo y se alejó de todos. Más tarde su hermano Ificles lo encontró solitario en tierras salvajes y le aconsejó ir al Oráculo de Delfos para limpiar su alma.

Lo que no se esperaban los hermanos es que dicho oráculo estaba también controlado por Hera. Una vez allí, se le dijo que tenía que ir con el rey Euristeo (su primo) y ser su esclavo por diez años.

Los doce trabajos de Hércules

Euristeo se dejó dominar por Hera, juntos conspiraban en contra de Hércules. Euristeo a pesar de tener el puesto del joven le tenía una alta envidia porque en el pueblo Hércules era más querido. Así fue como Euristeo de penitencia le pidió hacer doce trabajos a Hércules. Al principio fueron diez, pero Hera convenció al rey que dos de ellos no eran válidos.

1.-El león de Nemea

En Nemea vivía un terrible y enorme león que con su presencia aterrorizaba a cualquiera. Su piel era gruesa y ningún arma penetraba su piel. En varios intentos fallidos, Atenea ayudó a Hércules diciéndole cómo matar a la bestia. Él debía hacerlo en combate cuerpo a cuerpo, así fue como el joven lo acorraló y lo estranguló.

2.-La hidra de Lerna

Ésta era una bestia de múltiples cabezas, algunas personas dicen que exactamente tenía doce en forma de víbora. Su simple presencia era venenosa, debido a su piel y aliento así fue como Hércules combatió con ella usando una tela protectora.

En este viaje lo acompañó su buen sobrino Yolao. Hércules le lanzaba flechas encendidas para sacar a la bestia de su escondite, una vez enfurecida no dudó en lanzarse a cortarle todas las cabezas. Yolao veía que era inútil, pues siempre se regeneraban así que pensó en quemar los muñones que dejaban las cabezas al separarse impidiendo que se reaparecieran.

Así fue como esta criatura poderosa perdió el duro combate contra los dos guerreros. Hércules bañó su armamento con la sangre de la Lerna para hacer de ellas armaduras letales.

3.-La cierva de Cerinea

Esta cierva era considerada un ser mitológico y sagrado para Artemisa. Era tan bella y veloz que ni la misma diosa de la caza la pudo domar para que guiara su carroza. Hércules no podía matar a esta bestia de cuernos de oro, si derramaba una sola gota de sangre pagaría consecuencias con Artemisa y Apolo.

Tras más de un año de persecución, cuando la cierva estaba descansando sigilosamente Hércules logró atraparla. Artemisa se compadeció del joven y lo dejó ir con la condición de traer de vuelta al animal cuando cumpliera su trabajo.

4.-El jabalí de Erimanto

Este peligroso jabalí gigantesco se alimentaba de hombres, disfrutaba el sufrimiento de las personas, nadie era capaz de matarlo. Hércules tampoco lo mató, pero sí consiguió apresarlo sin importarle los afilados colmillos. Terminó cargándolo sobre sus hombros hasta dejarlo en Micenas para el rey.

5.-Los establos de Augías

El rey de Miscenas no soportaba la idea de seguir ver triunfando a Hércules en la lucha contra bestias místicas, así que decidió cambiar de estrategia. Quiso humillarlo enviándolo a la Élide y así limpiar los sucios establos del rey Augías. En ese lugar reinaba el hedor, nadie había limpiado el lugar en más de treinta años.

El rey Augías confiado que no lo iba a lograr en un solo día le prometió que si limpiaba todo en un día iba a ser recompensado con una gran parte del ganado del rey. Hércules no sólo tenía fuerza, también inteligencia.

Rasgó un canal para desviar el cauce de los ríos Peneo y Alfeo gracias a esa fuerza de agua toda la suciedad fue arrastrada muy lejos.

Indignado, el rey no quería pagar su promesa y fue en un auditorio donde el discurso de apoyo hacía Hércules, él tuvo que cumplir la palabra. El discurso lo dicto el propio hijo del rey, más tarde fue desterrado.

6.-Los pájaros del lago Estínfalo

Éstas no eran simples aves, sus alas y garras de bronce estremecían a cualquiera su presencia tenía desolada toda la zona del lago. Su comida preferida era la carne humana, y su excremento contenía fuerte toxina que arruinaba bosques enteros y cosechas.

Por más que Hércules lo intentaba no podía derrotar a ningún ave, así que decidió pedirle ayuda a Atenea. La diosa le obsequió un pequeño cascabel y le ordeno hacerlo sonar en lo más alto de la colina cercana al lago.

Hércules obedeció y extrañamente el ruido espantó a todas las aves, mientras estaban sin defensa el guerrero las abatió con sus flechas envenenadas.

7.-El toro de Creta

En la famosa isla de Creta yacía un toro que su aliento era tan feroz que expulsaba fuego. Toda la población sufría por la mera presencia del animal. Así que cuando Hércules se presentó ante el rey de Creta, Minos éste le indicó donde podría toparse con la bestia.

Hércules no lo mató, pudo domar al violento toro cabalgando sobre su lomo. Así fue como viajó de vuelta a Micenas para presentarlo ante su amo. El rey se lo ofreció como posible regalo a Hera pero ella no lo quiso, así que el toro quedo en total libertad.

8.-Las yeguas de Diomedes

En esta ocasión Hércules tampoco debía matar a su oponente. Su misión era raptar a las pobres yeguas de Diomedes. Éstas siempre estaban amarradas y únicamente eran alimentadas por la carne humana de los huéspedes de su amo.

Hércules recibió la ayuda de varios voluntarios y así desatar a las yeguas. Cuando Diomedes se enteró, fue enfurecido con su ejército. Pero todo fue un intento fallido porque Diomedes y compañía terminaron siendo el festín de las hambrientas potras.

Las yeguas se amansaron y siguieron el camino de Hércules hasta donde Euristeo se encontraba. Los animales fueron ofrendas para la diosa Hera.

9.- El cinturón de Hipólita

Hipólita era una fuerte guerrera reina de las luchadoras amazonas. Hipólita tenía puesto el cinturón que Euristeo le pidió a Hércules. Dicho cinturón mágico fue un obsequio del dios Ares a la madre de esta guerrera.

Así fue como Hércules viajó hasta el extenso Mar Negro para cumplir con su deber. Hipólita se enamoró de él y se le entregó lo que buscaba. Sin embargo, la maldad de Hera triunfó profanó un supuesto rumor, les dijo a todos que él sólo quería secuestrarla.

Así fue como se desató la guerra entre el ejército de Hércules y las amazonas en donde trágicamente Hipólita murió.

10.- El gigante Gerión

Cada vez las penitencias del rey Euristeo se dificultaban más. En esta ocasión el héroe debía robar los toros rojos del prepotente gigante. Se ubicaban en una extraña isla en los confines del mundo.

Para viajar hasta allá debía atravesar por el caluroso desierto Libio. Enfurecido de calor Hércules empezó a lanzarle múltiples flechas al sol, Helios. Para saciar la ira del poderoso, Helios le ofreció su copa para viajar por los cielos y fue gracias a ese método que pudo llegar hasta su objetivo.

Al llegar tuvo que combatir con los pastores de los toros. Euritión y Orto era monstruos realmente feos, uno era un perro de dos cabezas y el otro era la cola de una serpiente. No obstante, el gigante Gerión también batalló en contra del semidios, su lucha duró años.

Finalmente Hércules logró acertar disparándole una de sus flechas. Así fue como pudo llevar el ganado hasta Miscenas. Aunque en el camino Hera le puso múltiples pruebas insoportables.

11.-  El jardín de las Hespérides

Donde nacía el sol y la luna descansaba había un hermoso jardín en honor a Hera. En ese paisaje habían enormes árboles que eran adornados con lindas manzanas doradas, todo aquel que comiera de ellas obtendría el don de la eterna juventud.

Gea, le hizo ese regalo de bodas a Hera cuando se casó con Zeus. Por supuesto que tomar una de esas manzanas no iba a ser nada fácil, el lugar estaba completamente protegido, no cualquiera sabía dónde encontrarlo.

Además los guardianes del lugar eran principalmente las tres Hespérides más un dragón con cien cabezas nombrado Ladón. Habían muchísimos más guardianes realmente espantosos.

Hércules encontró el lugar gracias a Nereo, el máximo sabio de todos los secretos, a éste lo tuvo que hacer sufrir para hacerlo hablar. Cuando se dio cuenta de la máxima seguridad, buscó ayuda en Atlas.

Atlas estaba muy ocupado sosteniendo el cielo, él era padre de las Hespérides el único capaz de tomar una de esas manzanas. Así que el valiente Hércules negoció con él, le dijo que sería capaz de sostener el peso del cielo si él le conseguía una manzana.

Al volver Atlas con la manzana, Hércules le devolvió su lugar y se fue huyendo con el fruto.

12.- El perro Cerbero

El último trabajo de Hércules casi le pudo haber quitado la vida. Para completar con su penitencia de doce trabajos debía capturar a Cerbero el perro guardián del inframundo. Éste tenía tres cabezas y era fiel vigilante a la puerta del Hades. Para conseguirlo debía hacerlo sin utilizar alguna posible arma.

Entonces, primero Hércules se dirigió a Eleusis único lugar donde se revelan todos los secretos y andar por el Hades resguardando la vida.  Su siguiente meta era encontrar el umbral donde yacía el animal demoníaco, para esto pidió ayuda a Atenea y Hermes. Los dioses lo guiaron hasta encontrar a Caronte, persona encargada de cruzar las almas desde el universo de los vivos  hasta el inframundo. Para ello tuvo que cruzar el río Aqueronte.

En este extenso viaje, Hércules se topo de nuevo con su viejo amigo Teseo quiene estaba encadenado por gracia de Hades. El hijo del dios pudo liberarlo de su atadura usando su fuerza. Finalmente  el joven luchador pudo encontrar al perro del Hades luego de vencerlo usando sus manos.

Otras versiones afirman que Hércules sacó a Cerbero de allí porque logro ganarse su confianza. Euristeo al ver la capacidad de su primo se sintió realmente confundido y aterrorizado, sabía que esas penitencias no las lograría un humano común. Así fue como éste quedo liberado de sus crímenes atroces causados por Hera, a los 35 años de edad en el año 1.246 A.C.

Ónfale y Hércules

Hércules volvió a casarse luego de la trágica separación con su primera esposa. Por haber asesinado a Ífito consultó con el oráculo y éste le dijo que tenía que volver a casarse siendo esclavo. Se casó con Ónfale la reina lidia y tuvo que servirle durante tres largos años para lograr remediar su peligrosa enfermedad.

El hijo de Zeus se enamora

Hércules ya estaba ansioso por hacer crecer su descendencia, buscaba la compañía de una buena esposa. En ese entonces Éurito estaba haciendo un concurso de tiro al blanco y quien acertara con mayor precisión iba a obtener la mano de su hija Íole. Hércules iba ganando en el concurso y cuando Éurito se percató que allí estaba el hijo de Zeus decidió eliminarlo del concurso.

Éurito era el arquero con más experiencias del lugar, fue precisamente él quien enseño al guerrero griego. Además de eso, Éurito sabía la historia de Megara y sus hijos no aceptó que su hija contrajera matrimonio con aquel hombre. Sabía que en cualquier momento su ira se desataría, Hércules se marchó enojado por no haber logrado desposar a Íole.

El amor de dos mujeres

Más adelante el valiente volvió a contraer matrimonio y también su último en la tierra. Se enamoró de Deyanira olvidándose de íole y tuvo que luchar por su mano contra el dios Aqueloo, siendo Hércules el vencedor logró casarse con ella.

Más adelante, los esposos cruzaban un peligroso río y un centauro de nombre Neso engañó a la mujer. Éste le prometió ayudarla a pasar, pero intentó abusar sexualmente de ella. Muerto de rabia, Hércules le disparó con su mejor tiro al impostor con la sangre mortal de la hidra de Lerna.

Mientras agonizaba, Neso una vez más engaño a Deyanira. Diciéndole que si alguna vez desconfiaba que Hércules la traicionaba con otra mujer era la oportunidad de tomar la sangre derramada y untársela al semidios en su vestimenta. Neso era tan astuto que para vengar su muerte convenció a la joven. Él sabía que su sangre estaba contaminada del potente veneno, cualquiera que la tocara inmediatamente iba a morir.

Luego de ese peligroso momento, Hércules gracias a su fuerza y buena bondad ha conseguido tener todo un ejército. Lo primero que hace es atentar contra la vida de Éurito vengándose por no haberlo dejado casar con su hija. Decide raptar a Íole y preparar todo un festín para celebrar a lo grande.

Hércules
Hércules & Deyanira

Muerte de Hércules

Deyanira enfurecida, sospecha que su esposo está enamorado de Íole y justo en ese momento recuerda las palabras engañosas de aquel centauro. Derramó la sangre contaminada de Neso en la túnica de Hércules y se la entregó a Licas para que se la colocara al emperador.

Al momento de Hércules colocársela su piel ardía como el carbón, su agonía era desesperante. En un fracasado intento por quitársela veía cómo la túnica arrancaba la piel de sus huesos. En su momento de desesperación, tomó a Licas por los pies y lo tiró al mar. Aunque ni el mismísimo veneno de la hidra podía matarlo sí le provocaba un extraordinario dolor.

Para terminar con su inmenso dolor, él mismo construyó una pira funeraria cortando árboles para que le quemase su cuerpo Peante. Las intensas llamas quemaron la parte mortal de Hércules y su otra mitad de dios fue ascendida por Zeus al Olimpo para disfrutar la estadía con otros dioses.

Hércules
Hércules listo para ir al Olimpo

Deyanira al tener tan sucia la consciencia por lo que había cometido decidió suicidarse, unas versiones dicen que se apuñaló en el pecho y otras afirman que se ahorcó.

Finalmente es un dios completamente

Luego de pasar por tantas pruebas difíciles y de conocer la furia de Hera, Hércules es ascendido al Olimpo donde se casa con Hebe la diosa de la juventud, su última esposa.