Saltar al contenido

Geri y Freki, los lobos sagrados de Odín

[Total:0    Promedio:0/5]

La mitología nórdica tiene el poder de asombrar a todos aquellos que deciden investigar y leerla; sus dioses y criaturas son (incluso hoy en día) un enigma para el mundo moderno. Este es el caso de Geri y Freki, conocidos como los lobos de Odín, el más poderoso de los Aesir.

Se dice que el poderoso dios Odín; les daba a sus canes una ración de carne del jabalí sagrado del valholl. Esto se debe a que el Dios decía que solo necesitaba de la cerveza (se interpreta algunas veces al “mjod” como vino); y al hidromiel para vivir.

Estos lobos nórdicos están atestiguados en la Edda poética y la Edda prosaica; las dos escritas en el siglo XIII por Snorri Sturluson. Han sido comparados con otros entes de otras mitológicos, como: la mitología griega, la mitología romana e incluso la mitología védica; que poseían cierta similitud con el curioso animal.

Origen de lobos nórdicos

Origen de Geri y Freki

A pesar del tiempo, aun no se tiene información exacta sobre el origen de Geri y Freki. Estos increíbles lobos acompañaban a Odín; junto a sus cuervos Hugin y Munin. Estos recogían información en el mundo para entregársela al poderoso dios.

La poca información que se tiene de los lobos proviene de los distintos poemas; en los que son mencionados y que dan a lugar distintas interpretaciones e hipótesis.

Por ejemplo, en el poema de Grímnismál de la Edda Poética; se revela que Odín dio información a Agnarr Geirrödsson sobre la carne que les daba, debido a la falta de utilidad en su propio organismo.

Los lobos hacen aparición (junto con la de otros lobos y huargos); en el capítulo 75 del libro Skáldskaparmál y el 58 del mismo; Geri y Freki se utilizan como nombres que deben ser específicos para el término “lobo”. Se utiliza el nombre de estos a lobos para reemplazar distintos términos, como “sangre” y “carroña”.

Etimología de los nombres Geri y Freki

De manera general, los nombres de los lobos nórdicos compañeros de Odín; se han interpretado en el nórdico antiguo como: Geri y Freki, el “voraz” y el “codicioso”.

Se asegura que son originarios del adjetivo protogermánico geraz (ancestro común hipotético de las lenguas germánicas); que a su vez tiene relación con el burgundio (lengua germánica oriental). El nórdico antiguo gerr y por último el alto alemán antiguo ger o giri; en cualquiera, es interpretado como el codicioso.

En cuanto a otra perspectiva, Bruce Lincoln decía que el origen del nombre del lobo; tenía gran parte de su origen en la raíz protoindoeuropea gher (Lengua madre reconstruida).

Donde se dice que tenía gran similitud al de Garm, el perro que protegía las puertas del inframundo junto a hela (encargada del inframundo); este se encuentra de manera significante, relacionado con el caos y destrucción (Ragnarök).

En cuanto al otro lobo llamado Freki, se dice que su nombre podía venir del adjetivo protogermánico frekaz, junto con el gótico faihu-friks; El frec anglosajón (primera forma del inglés) y el alto alemán antiguo freh.

Cada uno de ellos puede ser interpretado de distintas maneras como: ambicioso, deseoso, glotón, audaz, codicioso y avaro.

Relaciones y teorías

Teorías sobre Geri y Freki

El filósofo Maurice Bloomfield notó en los lobos nórdicos una posible similitud a Cerbero; el perro de tres cabezas que guardaba las puertas del inframundo en la mitología griega.

Pero no fue el único en compararlo o asociarlo con otros seres. El historiador Michael Spiedel tuvo la idea de creer que Geri y Freki se relacionaban con figuras humanas (quienes se creía que eran guerreros desnudos con pieles de lobo); y que casualmente sus nombres eran relacionados al término “lobo”.

Freki se llega a representar como el lobo Fenrir en el poema Völuspá, lo que lleva a una idea de ironía a John Lindow; esto se debe al hecho de que es Fenrir quien devora y aniquila al poderoso aesir Odín, durante la masacre del Ragnarok.

El especialista Jacob Grimm halló una conexión entre el dios griego apolo (que adoraba los lobos y lo cuervos como animales sagrados); y el dios Odín.