Saltar al contenido

Erotes: Los dioses del amor de la mitología Griega

Erotes , los dioses del amor de la mitología griega
[Total:1    Promedio:5/5]

Una de las cosas que caracteriza a la mitología griega es que está compuesta de todo tipo de dioses y criaturas legendarias, las cuales representan diferentes facetas del ser humano.

Siendo el amor y el deseo uno de los sentimientos más fuertes que experimenta el hombre, es normal que estas emociones sean representadas por criaturas que incitaban a las personas a profesar su amor y castigaban a los que nos correspondían estos sentimientos.

Uno de estos seres eran los erotes,  criaturas aladas que eran veneradas por los griegos como dioses del amor y el deseo sexual. Se creía que estas deidades eras los hijos de la diosa Afrodita y ayudaban a Eros en las tareas del amor.

Origen de los Erotes

El termino erotes es el plural de la palabra Eros, la cual significa deseo. El poeta Hesiodo (c. 700 a.C.) usa este nombre para describir a Eros (dios del amor) y a Hímero (dios del deseo sexual).

Los griegos creían que Eros era el producto de la unión de Afrodita (diosa del amor y la belleza) y Ares (Dios de la guerra, el valor y la belicidad del hombre).

Hesíodo y apolo

Apariencia

Los poetas satíricos tardíos describían a Eros como un niño con los ojos vendados, mientras que los artistas y escultores de la antigua Grecia representaban a esta deidad (y al resto de erotes) como personas adultas con alas.

Lista de Herotes

En sus primeros relatos, Hesíodo usaba este término solo para referirse a Eros e Hímero. Luego este poeta añadió a Potos, formando así una triada, y posteriormente agregó el resto de los erotes.

A continuación hablaremos de cada uno de ellos:

Eros

En la cultura griega existen dos diferentes versiones sobre la concepción de Eros. La primera lo describe como el dios original del amor y uno de los cuatro dioses primordiales. Posteriormente esta deidad es presentada como el fruto de la unión entre Afrodita y Ares, cuyo trabajo principal es el de proteger el amor entre dos hombres, razón por la cual era asociado con el atletismo e impulso a los griegos a erguir estatuas en su nombre en gimnasios y palestras.

Algunas leyendas cuentan que Eros cargaba siempre un arco fabricado por Hefesto con tres tipos de flechas:

  • Doradas: para el amor sincero y puro.
  • Plateadas: para la ilusión del amor.
  • Negras: para el desamor.

Anteros

Los griegos veían a Anteros como la encarnación del amor entre dos amantes y vengador del amor no correspondido. Debido a que esta deidad también fue creada por Ares y Afrodita, algunos poetas lo describen como hermano de Eros.

Anteros estaba en constante conflicto con Eros, cosa que los autores griegos comparaban con la rivalidad que existe entre dos amantes. Esta deidad usualmente es presentada como un apuesto joven de larga cabellera, con alas de mariposa.

Hímero

Hímero representaba el deseo sexual y la lujuria. Hijo de Afrodita y Ares, este personaje era descrito como un joven vistiendo una diadema con los colores de los atletas. Algunas pinturas también lo muestran sosteniendo arcos y flechas.

Himeneo

Himeneo era venerado por los griegos como el dios del matrimonio. Aunque muchos poetas lo describen como hijo de Afrodita y Dioniso, Hesiodo creía que esta deidad era en realidad hijo de Magnes.

En cuando a su apariencia física, Himeneo es descrito en muchas obras de arte del renacimiento italiano como un joven con una guirnalda de flores que sostiene una antorcha en una de sus manos.

Hedílogos

Aunque era considerado el dios del engatusamiento y la adulación, Hedílogos no es mencionado en ningún texto antiguo, de hecho, la única imagen que se conoce sobre este personaje es la que se muestra en pinturas antiguas y cerámica griega.

Hermafrodito

Hijo de Hermes y Afrodita, Hermafrodito era adorado como el dios del matrimonio heterosexual. El poeta Ovidio relata que esta deidad era un niño muy hermoso, del que la ninfa Salmacis se enamoró perdidamente. Los dioses al ver el gran amor de Salmacis, decidieron fusionarlos a ambos en un solo cuerpo, creando así una forma andrógina con atributos femeninos y masculinos.

Peitos

Esta deidad representaba la seducción y el cortejo. Hija de Afrodita y Hermes, Peitos usualmente es presentada como una de las tres gracias junto con Pasitea y Aglaya.

Potos

Potos era el dios del deseo, anhelo y nostalgia amorosa. Algunos poetas se refieren a este personaje como hijo de Céfiro e Iris y es representado en esculturas como un joven portando una vid, razón por la cual era relacionado también con el dios Dionisio.

potos

Erotes en la mitología romana

Los romanos reinterpretaron la leyenda de Eros en su propia literatura y le dieron el nombre de Cupido.  En estas leyendas, Cupido es normalmente presentado como el hijo de Venus, pero no se menciona a su padre.

Séneca, por su parte afirma que Vulcano, siendo el marido de Venus, es el padre de Cupido. Sin embargo esta teoría es refutada por Cicerón, quien dice que existen tres cupidos, al igual que hay tres venus. El primer cupido era hijo de Mercurio y Diana, el segundo de Mercurio y la segunda Venus, y el tercero de Marte y la tercera Venus. Este último cupido es el equivalente de Anteros y era adorado como el dios del desamor.

Leyendas

Eros y Psique

Cuenta la leyenda que Afrodita al ver como muchos de sus súbditos abandonaban sus altares para ir a rendirle pleitesía a Psique, ordeno a Eros que maldijera a esta mortal para que se enamorara de la criatura más fea de la tierra.

eros y psique

Eros en lugar de cumplir los deseos de su madre, término enamorándose de Psique y llevándosela lejos de su hogar. Sin embargo, esta paz no duró mucho, ya que fue interrumpida por las celosas hermanas de Psique, quienes la obligaron a traicionar la confianza a su esposo.

Dolido por esta traición, Eros abandona a Psique y la obliga a vagar por la tierra en busca de su amor perdido. Psique luego pide la ayuda de Afrodita, quien le impone una serie de difíciles retos a cambio de reunirla con su esposo.

Tras completar con éxito todas estas tareas, Afrodita finalmente le otorga a Psique la inmortalidad para que pueda reunirse con Eros.

Eros y Apolo

Eros, muy enfadado con Apolo por haberse burlado sobre sus habilidades como arquero, hiso que este dios se enamorara perdidamente de la ninfa Dafne, quien lo rechazo rotundamente. Dafne al ver los intentos de Apolo para ganarse su amor, le pide ayuda al dios Peneo, quien la transforma en un árbol de laurel, que posteriormente es consagrado a Apolo.

Meles y Timágoras

El ateniense Meles, cansado del amor de Timágoras, le pide a este que se suba al punto más alto de una roca y se arroje al vacío. Timágoras dispuesto a cumplir todas las exigencias de Meles, se lanza al vacío y muere.

Meles al ver el sacrificio de Timágoras, sufrió tal remordimiento que decide morir arrojándose desde la misma roca, razón por la cual el pueblo de Atenas adoraba a Anteros como el espíritu vengador de Timágoras.