Saltar al contenido

Epione, madre de la salud y la sanación

Calmante del dolor Epione
[Total:0    Promedio:0/5]

La mitología griega no sólo tiene que ver con los grandes héroes que todos conocemos, estas leyendas nos relatan la historia de los familiares de estos personajes. Tal y como sucede con Epione quien fue la legítima esposa del gran maestro Asclepio.

A continuación conoceremos la historia de Epione, madre de la salud y la sanación. Ella representa un gran papel, dio a luz a grandes dioses de la medicina.

Significado de su nombre

Es recordada por su nombre, el cual tiene un gran significado médico algo que implantaba para ayudar a sus prójimos. Epione es representada como la que vale tanto como el calmante de las dolencias.

El gran amor de la diosa

Epione es una de las hijas de un famoso adivino llamado Mérope. En la antigua mitología griega es la esposa del gran sanador mortal Asclepio, a quien se le conocía por traer de vuelta a la vida a los muertos. Epione por su parte, ayudaba a su esposo a calmar el dolor a todos aquellos que padecían de algún mal.

Juntos eran imparables y altamente conocidos por los enfermos. Su amor era tan grande que de allí surgieron sus retoños. Procrearon juntos varios hijos que fielmente siguieron el legado de sus padres.

Asclepio junto a Epione y un hombre; Wkimedia Commons
Asclepio junto a Epione y un hombre

Descendencia poderosa

Los hijos varones de Asclepio y Epione fueron Telesforo, Podalirio y Macaón. Podalirio y Macaón fueron mencionados por el gran Homero en la Iliada. Se dice que estos hombres participaron en la guerra como milicianos, pero primeramente como médicos. Mientras que la misión de Telesforo fue atender la convalecencia de los enfermos.

Por otro lado las hijas de estos dos sanadores, tenían un papel muy importante también. Yaso, cumple con sus deberes de enfermera. Higía es la encargada de que todos los enfermos sean atendidos y sanados, con condiciones apropiadas de aseo, así su tratamiento sería más eficaz. Es de allí de donde viene su nombre “Higía” proviene de “Higiene”. Es por ello que tiene título de diosa de la salud.

Panacea era la encargada de suministrar todos los medicamentos curativos de los distintos padecimientos. Es llamada la diosa de la medicina. De igual manera Egle y Aceso estaban relacionadas en otras tareas entrelazadas con la medicina y sanación.

La triste separación

Atenea al ver el gran poder de curación que este par tenía, le obsequió a Asclepio una pequeña posición poderosa, proveniente de la sangre de Medusa. Era tan eficaz que podía usarse para revivir a los muertos, sólo la podía usar en casos extremos, fue esa la advertencia de la gran diosa.

Pero con su gran corazón humano, no aguantó y revivió a Hipólito, es ahí cuando el gran Zeus se enfurece porque pensó que con su gran poder no iban a quedar almas vagando en los cielos, cosa que alteraría el orden.

Zeus castigo al sanador y de un fuerte impacto de rayo lo mató, dejando viuda a  Epione. Aún así Asclepio desde las estrellas los siguió protegiendo a todos.

Asclepio; Wikimedia Commons
Asclepio el sanador