Saltar al contenido

Ek Chuah, el Dios de la Guerra

[Total:0    Promedio:0/5]

Ek Chuah es considerado un Dios contradictorio, ya que cuando es representado como Dios de la Guerra es malvado, pero cuando es el Dios del comercio, se presenta como un ser favorecedor. De hecho, sus representaciones son diferentes en ambos casos.

Este es el sexto Dios de la cultura Maya, y es también uno de los más importantes de sus creencias; además de esto, también es conocido como el Dios del cacao, recibiendo ofrendas en el mes de este fruto por todos aquellos que tenían una plantación del mismo.

Origen del Dios Ek Chuah

Eh Chuah y su orígen

Lamentablemente, no se conoce mucho sobre el origen del Dios de la Guerra Ek Chuah; sin embargo, uno de los códices lo vinculan con el Dios L, el cual con el tiempo fue reemplazado por el Dios de Comercio.

Gracias a su influencia, comenzó a formar parte de las creencias comunes sobre los Dioses Mayas, formando parte de lo que sería su tradición.

Otra relación un Dios, seria con el Dios F, con el cual es representado comúnmente durante una batalla. Estas batallas representan la necesidad de los comerciantes de defenderse y protegerse de cualquier ataque hostil que encuentren en su camino.

El jeroglífico con el que se representa a Ek Chuah es un ojo con aro negro y su personalidad muestra una ambivalencia.

Representación del Dios Ek Chuah

¿Cómo era Ek Chuah?

Debido a su doble representación, este es visto con un fardo de mercancía a su espalda cuando simboliza al Dios del comercio; en tributo a los mercaderes del camino. También se le ve sujetando un bastón y una lanza para proteger su mercancía de cualquier ataque. Es interpretado como la protección divina a los comerciantes.

Por otro lado, cuando es el Dios de la guerra, es mostrado con una lanza que mantiene frente a él. Que demuestra su poder y su capacidad de protegerse; siempre es mostrado durante una batalla, sin importar si está siendo victorioso o derrotado.

Ambas representaciones del Dios Ek Chuah pueden ser realizadas juntas, mostrando así sus facetas unidas. También es dibujado con varios animales a su alrededor: un águila, una serpiente o un buitre, animales que son encontrados con frecuencia en el camino. Así mismo, puede ser pintado solo o en compañía de otros Dioses de la guerra.

Culto y oraciones al Dios

El cacao y su relación

Como patrón del cacao, su importancia es incluso más relevante. Ya que en los tiempos donde las culturas Mayas eran más importantes; el cacao era utilizado para realizar transacciones y pagos. Para que las cosechas de la fruta fueran abundantes, los campesinos hacían rituales en su nombre.

Durante esta celebración, los pobladores entregaban como ofrendas perros teñidos del color del cacao (o iguanas azules, plumas de aves), acompañados del aroma del incienso. Al acabar las oraciones, los pobladores ingerían las ofrendas; en agradecimiento al Dios.

Así mismo, en el caso de los comerciantes. Su ofrenda constaba de tres piedras apiladas, a las cuales les colocaban incienso. Esto se hacia de noche, para asegurarse que su camino de regreso a su hogar sería provechoso y sin peligros.

Ahora bien, algunas supersticiones afirmaban que, tener un mismo Dios para el comercio y para la guerra era algo ilógico. Siendo esta una de las razones para que la cultura Maya terminara por desaparecer o; por lo menos, irse extinguiendo con el tiempo.