Saltar al contenido

Chaneques: Duendes Méxicanos provenientes de la cultura Azteca

[Total:0    Promedio:0/5]

Los duendes (Chaneques) son criaturas que de forma general han sido atribuidos a la cultura irlandesa, sin embargo de estas criaturas existen numerosas versiones.

Algunas de ellas es la versión rusa, que indica que son criaturas protectoras, pero del otro lado del pacífico en México específicamente estas criaturas se denominan como Chaneques.

Estas criaturas han logrado impactar en la forma de vida de los mexicanos más tradicionales incluso en la actualidad, lo misterioso de estos es la forma en la que se han definido en la creencia Azteca.

La definición de estos en la mitología mexicana puede variar de acuerdo a la región y a los poblados, en algunos lugares se los considera como la esencia misma de la naturaleza

¿Quiénes o qué son los Chaneques?

Inicialmente cuenta la leyenda que una vez que se crea el mundo los dioses observaron que no había nadie cuidando de la creación, por lo que se dio origen a estos seres.

Son criaturas consideradas como las de menor categoría frente a la jerarquía mitológica, por lo que estas son las que se perciben con mayor frecuencia entre las personas.

La definición de estos en la mitología mexicana puede variar de acuerdo a la región y a los poblados, en algunos lugares se los considera como la esencia misma de la naturaleza.

También son conocidos como los protectores de la naturaleza, algo similar a lo que son los dralas en el budismo tibetano, también en algunos poblados los chaneques se consideran como malos.

En la antigüedad estas criaturas eran los encargados de proteger la naturaleza y todo lo relacionado a ella, su labor se ejercía de forma similar a la que se le índica a las ninfas en la mitología greco-romana.

Con el paso del tiempo este reconocimiento fue decayendo llegando a cambiar de manera tal que se reconocía a estos seres como aquellos que habitan en los lugares ocultos.

Estos lugares han sido definidos como los lugares oscuros y prohibidos para el conocimiento del hombre, por lo que ha sido fácil asociar a los chaneques con criaturas malignas.

La imagen física que se les atribuye es similar a la de un niño o hombre pequeño, aunque también puede darse el caso de ser mujer, generalmente en un ambiente natural este puede estar desnudo

Características de los chaneques

Sin embargo a pesar de lo terrible que suenan las leyendas, el carácter de uno de estos seres esta definido por su similitud a la de un niño porque siempre están en búsqueda de juego.

Debido a este impulso se consideran como criaturas traviesas, llegando a confundirse este impulso a la travesura como una inclinación maligna.

En algunas ocasiones debido a sus juegos los chaneques pueden enfermar a las personas llevándolas a la muerte, la forma en la que logran afectarlas es a través del alma o tonalli.

El tonalli es en definición la energía vital que posee cada persona, su reconocimiento como el alma podría ser lo más similar a su verdadero origen, pero esta puede denominarse como el aura que rodea al ser

El chaneque enferma a la persona ya que extrae o absorbe esta energía de la misma, por lo que muchas veces se les considera malignos y es preciso la proyección contra ellos.

La imagen física que se les atribuye es similar a la de un niño o hombre pequeño, aunque también puede darse el caso de ser mujer, generalmente en un ambiente natural este puede estar desnudo.

Aunque en caso de tratarse de poblados pueden poseer algún otro tipo de vestimenta rudimentaria.

Los chanecos buenos o protectores y los chanecos malignos, el primer tipo de criatura se ha alabado en diversos puntos del mundo, incluso se han establecido mecanismos para atraerlos.

Tipos de chaneques

Ya que el papel de estos fue los de protectores de la creación los chaneques poco a poco fueron desplazados a un submundo con el cual solo se tiene acceso a través del árbol de ceiba y otros espacios.

Este desplazamiento dio lugar a dos caracteres diferentes en los chaneques o chaneco, por lo que de forma general se dividen en dos categorías.

Los chanecos buenos o protectores y los chanecos malignos, el primer tipo de criatura se ha alabado en diversos puntos del mundo, incluso se han establecido mecanismos para atraerlos.

Una de las formas en las que se puede mantener agradado a este ser es a través de ofrendas especialmente de miel y diversos frutos, aunque en la creencia nórdica se establece el oro como ofrenda.

Los chanecos protectores permiten cuidar los materiales de la familia que se protege así como la integridad física e incluso la fortuna de las personas d el a misma familia.

Por otro lado de los chanecos malignos muchas veces se buscan establecer hechizos que mantengan un margen entre ellos y las poblaciones.

Una de las principales creencias relacionadas a los chanecos o duendes malignos es que estos se hacen pasar por niños que distraen a las personas.

El objetivo de esto es atraerlas hacia su mundo o incluso causarle la muerte, se dice que con un buen susto dado por una de estas criaturas una persona puede fallecer

Hechizos que se emplean para la protección

Los hechizos de protección contra los duendes malignos existen desde las primeras civilizaciones ya que estas fueron afectadas por las travesuras de estos seres.

Estas medidas de protección pueden variar de acuerdo a la región, sin embargo cada método puede variar en mayor o menor impacto de acuerdo al tipo de afección que se este viviendo.

En los hechizos de este tipo se puede percibir como un rasgo muy marcado la presencia de materiales de origen mineral y de rasgos férricos como el oro, la magnetita, la pirita y el sulfuro de hierro.

También se pueden utilizar objetos como medida de protección, un ejemplo claro de estos son las campanas que se instalan generalmente en los establos para proteger a los animales.

Con el paso del tiempo también fue añadida a los amuletos de protección la herradura de hierro, y con la llegada del cristianismo se popularizó el agua bendita así como la cruz de ramas de eneldo.

También se ha considerado la implementación de unas tijeras abiertas bajo la almohada, se presume que el metal los repele y por ende estos se alejan de las personas.

De los diferentes medios de protección que se pueden encontrar contra estas criaturas malignas los más indispensables son los que se utilizan durante la noche y cuando se deambule en soledad.

También se consideran plantas protectoras como la manzanilla, el saúco, la hierba de San Juan, el serbal y la verbena roja, este es el motivo por lo que muchas personas las tienen cerca de sus viviendas.