Saltar al contenido

Druidas, los curanderos misteriosos celtas

Druidas, los curanderos misteriosos celtas
[Total:0    Promedio:0/5]

La historia de la humanidad ha pasado por muchos caminos para llegar a ser lo que hoy es. Miles de personajes y criaturas han destacado sus más importantes labores a lo largo de la humanidad. Uno de estos históricos personajes son los druidas, si quieres saber exactamente cuál era su labor, entonces sigue leyéndonos.

Druidas, el origen y la importancia del roble

La tribu Druida existe desde el periodo en el que los cazadores notaron que los árboles de roble cubrían toda Europa. La casta druídica recolectaba bellotas como forma de alimento, pues eran muy fáciles de guardar para luego ser consumidas en épocas difíciles o de escasez.  La madera de los árboles de roble también les ayudaba a combatir el duro frío y, además fabricar nuevas viviendas.

Estas personas se percataron que dicho árbol era muy útil y ventajoso para la comunidad, así fue como poco a poco fue apareciendo una especie de veneración hacia él. Aquellos que adoraban al árbol de roble se hacían llamar “los sabios del Roble”, pues tener conocimientos de los árboles suministraba técnicas de persistencia y conocimientos superiores.

En los primeros milenios, a.C, cuando el esparcimiento celta empezó, todos aquellos pueblerinos de cultura en la aldea eran adorados por tener el don del “conocimiento del roble”. En sus dogmas, este árbol de roble fue representado como un emblema representativo del crecimiento masivo de plantas. Era entonces cuando en cada aldea se encontraba un inmenso árbol sagrado, llamado crann bethadh (árbol de la vida), con su respectivo tótem y talismán. Además, se dice que cuando otros clanes atacaban a estas aldeas creyentes para derrotarlas definitivamente optaban por destruir el árbol de roble.

El origen de los druidas
El origen de los druidas

Inicios de los druidas

Esta figura como tal arranca en sus inicios como Clase Sacerdotal en algunas regiones de Europa, en la era de la Edad del Hierro. Fácilmente se encontraban inicialmente en Gran Bretaña e Irlanda, poco a poco se fueron descubriendo en la antigua Galia y al norte de la gran Italia, junto al noroeste de España y en todos aquellos rincones donde la mitología Celta mantuvo su influencia.

El trabajo del druida no es específico, pues, dependiendo de la zona en donde residían su labor o funciones cambiaban de una u otra forma. Por ejemplo, los druidas que estuvieron en Irlanda cumplían una función sacerdotal, mientras que en la zona de Gales se conocían como profetas.

Etimología de su nombre

Aún no es específico el significado de su palabra, pero fue Aristóteles en el siglo IV a.C el primer hombre que nombró a los sacerdotes celtas como “druides” y esto ha despertado el interés por saber de dónde proviene exactamente.

Se dice que, drus proviene de la palabra celta “para roble”, dando a entender que entonces los druidas serían los “hombres de roble”. Mientras que, otros autores relacionan “dru” a “cuidadoso, a fondo” mientras que “uid” lo relacionan con “saber”. Por otro lado, también relacionan la terminología “druwid” con el idioma irlandés antiguo que deriva de “rico en conocimientos”.

El druida a través de la historia

Se habló de los druidas especialmente en los siglos del imperio Romano y la antigua Grecia; gracias a los historiadores y escritores clásicos podemos saber más acerca de estos curanderos misteriosos. Aunque cabe la posibilidad de que descienden de la Edad de Hierro, se dice que podrían ser aún más antiguos.

¿En qué creían los druidas?

Las labores de los druidas eran muy variadas, en sus pueblos, las personas concurrían mucho a ellos, pero no se sabe exactamente a qué se dedicaban. De sus creencias se dice que le tenían mucha fe a la reencarnación y que inclusive, estas personas hacían sacrificios humanos a sus dioses.

En repetidas ocasiones estos personajes eran considerado maestres, jueces o curanderos, chamanes, jueces o inclusive adivinos. El culto que ellos recitaban era el animismo, lo que consistía que, sus altares se ubicaban en grutas y bosques. Para ellos el árbol de roble era su planta sagrada, pues para ellos dichos árboles se llegaban a convertir en animales o hasta se hacían invisibles.

Druidas, chamanes curanderos
Druidas, chamanes curanderos

Sacrificios humanos, una terrible verdad

Para los druidas, los sacrificios humanos eran necesarios. Antes de ir a una gran batalla, los soldados no sabían si iban a regresar vivos, muertos o con alguna extraña enfermedad, así que, para evitarse todo eso llevaban a cabo un sacrificio en donde ofrecían una vida a cambio de otra.

En casos cuando los sacrificios iban a ser directamente para un dios, asesinaban rápidamente a la víctima ofrendada con un golpe en la espalda con una espada. En otras ocasiones a la víctima le clavaban flechas o inclusive, eran crucificadas.

Las funciones de los druidas como espectadores de estos sacrificios era adivinar sin quitarle los ojos a la víctima mientras moría.  También podían realizar predicciones con las entrañas de los difuntos, la manera en cómo caían podía significar mucho para un druida.

Otro escenario de sacrificio era introducir a animales y seres humanos dentro de un gran hombre de paja que minutos después iba a estar arropado en llamas. Cuando se hacían sacrificios con animales, se hacían luego de recoger el muérdago, luego de cortar la planta esta era llevada en procesión, como si se tratara de una gran presencia con dos toros blancos quienes luego de llevar la planta a su destino iban a ser sacrificados y tomados como ofrenda.

Difusores de ideas religiosas y filosóficas

Sus principios eran fundamentalmente idealistas, tenían mucha relación con la tierra, el amor y especialmente el respeto que se le debe tener a ello. Entre ellos estaba prohibido representar simbólicamente el aspecto de las divinidades o inclusive, tenían prohibido construir templos para fines no permitidos.

Se dice que los druidas tenían una fuerte creencia en la trasmigración del alma de los hombres. Dejándole a estos creyentes una fuerte preocupación por el alma y su papel dentro de la sociedad.

En el universo Celta, todas las ocupaciones religiosas estaban divididas de las ocupaciones políticas, pero a pesar de ello, estos personajes fueron promotores de las ideas religiosas y filosóficas, incluyendo su engrandecimiento político. A pesar de esta revolución que causaron todas enseñanzas fueron verbales, no dejaron testimonios escritos de sus pensamientos.

¿Cuáles eran las funciones de los druidas?

El druidismo en sí no era una religión como tal, pero sí que ejecutaban algunos oficios religiosos tales como, el almacenamiento del muérdago, que era mejor conocido como el emblema de la antigua siembra de las plantas y además de ello, también les tenían mucha fe a los sacrificios humanos.

El muérdago para los druidas era tan importante que al ser cortado se hacía con una hoz de oro de manera ceremonial y mística. Esta planta significaba el sacrificio divino y el descenso del alma hacia la materia.

Todas sus funciones estaban delimitadas por los amplios mundos de la brujería, la astrología y la medicina, asimismo estos personajes no podían ser envidos a las guerras, pues estaban exentos y actuaban como jueces.

Aunque, de acuerdo a los tipos de druidas sus funciones variaban.

Druidas,amantes de lo natural
Druidas,amantes de lo natural

Tipos de druidas

Existen dos clases de druidas, entre ellos están:

Druidas propios

Las funciones de este tipo de druidas, eran ser adivinos y sacrificadores. De acuerdo a las opiniones, este tipo de druida era el más recordado por todos.

Druidas artísticos

A lo largo de la historia, estos seres fueron los que más perduraron y aunque eran menos conocidos que los druidas propios sus funciones eran artísticas, pues, se dedicaban a las bordas y a la poesía.

También existieron algunas categorías de druidas y su papel fue muy importante dentro de la sociedad, entre ellos están:

Druidas

Por supuesto que dentro de esta categoría los druidas fueron los principales, pues, eran los sacerdotes que se encargaban de los temas referentes a la religión, justicia, educación y política.

Vates

También se conocían como “ovates o ubagos”, y como se puede observar, estos eran la segunda categoría de druidas. Estos eran los encargados de las adivinanzas; en países como Irlanda eran conocidos “faith”.

Bardos

Estos eran la tercera y última categoría de druidas y eran los encargados y responsables a dedicarse a la poesía y literatura. En Galia se conocían como Bardos, pero en Irlanda eran conocidos como “filid”. No solo se dedicaban a escribir poemas e historias mitológicas, conjuntamente tenían la habilidad de tocar música con arpa. En repetidas ocasiones se les asociaba con la medicina y las elaboraciones de casas.

Comentarios acerca de los celtas y los druidas

Los druidas y los celtas en repetidas ocasiones a lo largo de la historia fueron mal vistos, pues mucho se rumoreaba que estos eran peligrosos y salvajes. Únicamente, en el momento en el que los celtas se empezaron a expandir fue cuando los romanos y los griegos empezaron a ver a los druidas como filósofos, jueces, historiadores, educadores, videntes, médicos, astrónomos y astrólogos, eran vistos como clase sabia nativa de la cultura celta.

Curanderos capaces de comunicarse con las deidades
Curanderos capaces de comunicarse con las deidades

Estos personajes eran considerados seres especiales, porque tenían la capacidad de comunicarse con los superiores dioses.

Desde la perspectiva de los romanos, se dice que este pueblo sentía miedo hacia la cultura druida. Los romanos los veían como desquiciados practicantes sangrientos de los sacrificios humanos, a pesar de que los romanos también practicaban estos rituales. Tal vez los romanos temían de estos druidas por la manera de pensar y de actuar pues, eran totalmente distinta a las de ellos. Además, los druidas también tenían la capacidad de liderar una guerra en contra de Roma.

Por otro lado, los griegos, fueron quienes mencionaron por primera vez la palabra “druidae” y también fueron los primeros que escribieron referencias hacia ellos.

Datos curiosos

  • Algunos de los aspectos que no era nada agradable para otras culturas es que los druidas apoyaban y realizaban sacrificios humanos, especialmente involucrando a niños. Esta fue una de las razones por la cual los romanos declararon terminalmente prohibido este tipo de sacrificios e incendiaron y destruyeron todos los lugares en donde se practicaban.
  • Los celtas y los druidas tenían algo en común, y esto era la igualdad de género en muchos aspectos. Este gran cambio significaba mucho para otras culturas y civilizaciones y, generalmente era mal visto.
  • Los sacrificios de los druidas eran para pedir y ayudar a los más enfermos para que pudiesen curarse.
  • Por sus conocimientos extensos los druidas eran temidos y respetados. La “magia” que estos personajes utilizaban era nada menos que los ungüentos y plantas específicas para sanar a los enfermos.

El final de los druidas

Fuera como fuesen visto los druidas, para el cristianismo eran una completa amenaza, así fue como desapareció esta cultura. En el siglo IV con la llegada del cristianismo a Galia, marcó el fin definitivo de esta cultura.

En Gales con agilidad pudieron dividirse los bardos, logrando sobrevivir hasta la Edad Media, y dedicaron su arte a las cortes reales.

Por otro lado, en Irlanda el cristianismo llegó un poco tardío, así que los druidas lograron vivir hasta mediados del siglo V.

Fue así como lamentablemente estos hombres fueron completamente exterminados y de ellos sólo nos quedan unos pocos libros en donde se puede apreciar su arte.