Saltar al contenido

Tezcatlipoca: Dios Azteca del Humo Negro

[Total:1    Promedio:5/5]

El dios Tezcatlipoca es uno de los dioses de los muchos que han existido,  todas las civilizaciones humanas han destacado por poseer una creencia particular, muchas veces estas creencias han representado la creación de una religión completa.

Como consecuencia de ello se ha dado origen a diversos dioses, un ejemplo de estas civilizaciones son la romana, la griega, la egipcia y la mexicana.

Estas creencias son las que generaron las mitologías, siendo consecuencia de siglos de tradición aferrándose además a la cultura de cada región, tal es el caso de Tezcatlipoca.

Orígenes de la leyenda

es uno de los dioses de los muchos que han existido, su nombre deriva del lenguaje náhuatl que significa tezcatl espejo, tliltic negro y poctli humo

Tezcatlipoca es un dios perteneciente a la mitología mexicana, este es considerado como el dios del humo negro, dios del espejo humeante o dios del espejo negro.

Su imagen generalmente es atribuida a una serpiente de manera similar a como ocurre con otros dioses de la mitología Azteca, sin embargo los detalles de su apariencia varían.

El aspecto de este a pesar de ser similar a Quetzalcóalt posee la distinción de su piel, ya que se señala que esta tenía un estampado similar a la piel del jaguar.

El dios jaguar

Debido a su aspecto es que el dios del espejo humeante de la cultura Azteca es asociado de forma constante con el dios jaguar de la cultura Maya

Debido a su aspecto es que el dios del espejo humeante de la cultura Azteca es asociado de forma constante con el dios jaguar de la cultura Maya.

Además el dios jaguar se relaciona con este por la forma en la que este es guardián del inframundo así como su relación con el espeso humo negro que se creía emanaba de él.

Debido a esto surge la relación serpiente-jaguar, por lo que incluso llegó a considerarse como una representación del dios a la serpiente de agua.

Tezcatlipoca según la mitología es uno de los cuatro hijos de Ometéolt la pareja creadora de toda la civilización mexicana, a estos se les encomendó por sus padres la creación de todo.

Sin embargo de los cuatro hermanos los principales en poderío eran precisamente Tezcatlipoca y Quetzalcóalt, ellos son considerados como los responsables de la creación de la vía láctea.

Además también crearon el cielo y la tierra dividiendo a la diosa Tlaltecuhtli, para diferenciarlos cuenta la leyenda que utilizaron arboles gigantes para soporte.

Generalmente este dios ha sido representado como un hombre en taparrabo, con la piel estampada similar al jaguar y una ornamentación en la cabeza cubierta de plumas.

Sin embargo en su imagen astral este dios se ha representado como un dragón o serpiente gigante de aspecto similar a Quetzalcóalt, por lo que se distinguen solo por el color de sus plumas.

La enemistad entre los dioses Tezcatlipoca y Quetzalcóalt se debe al poder que poseía cada uno, se cree que Quetzalcóalt era el dios de lo correcto y lo justo en comparación al mentiroso Tezcatlipoca

Batallas con Quetzalcóalt

La enemistad entre los dioses Tezcatlipoca y Quetzalcóalt se debe al poder que poseía cada uno, se cree que Quetzalcóalt era el dios de lo correcto y lo justo en comparación al mentiroso Tezcatlipoca.

Cuentan las historias de la mitología que los primeros enfrentamientos entre estos dioses tuvieron lugar durante la creación del universo, de allí surge la separación del día y la noche.

Su principal motivo de rivalidad es que el dios Quetzalcóalt es considerado como la deidad del mundo espiritual, es decir que es guardián del espíritu y todo lo que relaciona al alma. Mientras que el dios Tezcatlipoca es el guardián de las riquezas y todo lo material, debido a esto se cree que Quetzalcóalt sentía gran repudio hacia el dios de la oscuridad.

Sin embargo algunos estudiosos de la cultura Azteca consideran que la rivalidad de estos no esta fundamentada en un acto como tal, si no que ambos son el reflejo antagonista del otro. En este sentido ambos serian las representaciones astrales de las dos partes que componen a los seres humanos, se dice que uno velaba por el alma de los humanos y el otro los tentaba.

Algunas interpretaciones de los textos indican que en reiteradas oportunidades durante la creación de la tierra ambos dioses se enfrentaban destruyendo lo que se había creado. Esto era motivado debido a que cada dios aprovechaba que el otro estaba en reposo para añadir sus propias preferencias en la creación, finalmente debido a un mediano consenso se da origen a la hoy tierra.

Actualmente no se puede definir cual de los dos dioses era más apreciado por los Aztecas, llegando a creerse que ambos disponían de templos independientes con igual grado de importancia.

Los rituales aztecas relacionados al dios del espejo humeante se desarrollaban durante el mes de Tézcatl, eran las segundas fiestas anuales que se realizaban

Rituales Aztecas

Los rituales aztecas relacionados al dios del espejo humeante se desarrollaban durante el mes de Tézcatl, eran las segundad fiestas anuales que se realizaban.

Esto se debe a que las primeras correspondían al primero de los cuatro hermanos, Huitzilopochtli; en el calendario actual la fiesta esta relaciones con el 19 de mayo.

La celebración consistía en la ofrenda de un joven que representaba la figura física del dios, este se elegía durante las celebraciones y durante todo un año era venerado como el dios mismo. Al cumplirse el año de su elección el joven era sacrificado; para su elección este debía ser un esclavo que cumpliera con rasgos o características específicos.

Características:

No poseer ninguna marca o cicatriz en todo su cuerpo, tener el cabello largo hasta la cintura, además también debía poseer belleza o ser agraciado y tener mucha fuerza muscular.

Para venerar al representante del dios se elegían a 4 mujeres jóvenes que contraían matrimonio con el joven y eran las responsables de satisfacer todos sus deseos hasta el momento de su sacrificio.

A estas jóvenes se les otorgaban los nombres de cada una de las diosas de la mitología, los rituales de adoración consistían en ceremonias de ofrendas en las que se sacrificaban animales.

Además también eran otorgados joyas y otros vienes de gran valor; finalmente al cumplirse el plazo el joven recorría las calles de la ciudad y era venerado por toda la población. Era vestido con trajes que simulaban la imagen del dios, posteriormente a este se le cortaba el cabello y entonces debía subir hasta el altar.

Sus 4 esposas debían acompañarlo durante todo el paseo y hasta el pie del altar, una vez estando el joven en la cima a la vista de los pobladores de forma voluntaria se sacrificaba. El sacrificio constaba de la extracción de su corazón por parte de los sacerdotes mientras el joven estaba aun consciente, luego su corazón era otorgado al dios.