Saltar al contenido

Dios del trueno celta: Taranis

Dios del trueno celta: Taranis
[Total:0    Promedio:0/5]

En el mundo de la mitología celta, Taranis es uno de los dioses principales más importantes. Esta deidad se ve muy relacionada con el trueno por lo que es muy conocido con el apodo de “el atronador” nombre que está muy relacionado con el ruido de las tormentas. Su nombre viene de la palabra “Toranos”, el cual significa “Trueno”.

¿Qué significa Taranis para sus creyentes?

En sí Taranis es la representación del trueno o del ruido que produce este estruendo. Es por ello que muchas personas lo conocen como el atronador. Este dios inspira el miedo a la catástrofe, pues, su estruendo es relacionado con el gran daño que ocasionan las tormentas.

Etimología del nombre

Es interesante saber que, el nombre Taranis simplemente significa “Trueno”, así como los nombres de otros dioses de distintas mitologías como lo son Thor o Donar. Taranis deriva de la raíz celta taran y su significado es “Trueno” o “tormenta eléctrica”. Este seudónimo remonta a las raíces indoeuropeas.

Dios Taranis en otras culturas

Dentro de la cultura celta, Taranis es asociado con otras deidades pertenecientes a otras mitologías pero que ocupan el mismo rol de dios del trueno, como por ejemplo, Júpiter de la mitología romana y Thor de la mitología nórdica.

Taranis era venerado principalmente en Galia, Bretaña Romana, Asturias y los Cántabros. En dichos lugares se les rendía homenaje de manera increíble. Un claro ejemplo es Asturias, en donde algunas de las provincias de dicho lugar fueron nombradas en honor al dios del trueno nórdico, como: Taranes, Toraño, Tárano y Tarna. Actualmente aún se siguen conservando ciertos nombres. Aparte de los nombres de estas provincias, en la región de Palencia se pueden ubicar unas fuentes las cuales son nombradas Las Fuentes Tamáricas.

De acuerdo a los distintos descubrimientos arqueológicos, se ha descubierto que este dios Taranis también fue venerado en las tierras de Renania y Danubio.

El dios del trueno
El dios del trueno

Aspecto físico del dios del rayo

Este dios es descrito como un antiguo dios amante de la guerra, el combate y la construcción. En las representaciones físicas de Taranis, los celtas dicen que es un hombre adulto, con una larga barba que carga consigo un gran rayo y la rueda del cosmo. Pocas veces es representado sobre el lomo de un caballo, mientras que otras veces puede que este a pie.

Otras veces se le vía montando un enorme monstruo con pesuñas de víbora, esta atrocidad simbolizaba a una deidad o poder incontrolable.

Dones o habilidades de Taranis

Especialmente este dios tenía una estrecha relación con la destrucción y el resonante ruido de los truenos. Además de ello, la rueda cósmica, la luz y el cielo también correspondían mucho con Taranis. De la rueda cósmica los adoradores creían que era la encargada de mantener el ritmo del día y de la noche.

¿Dios del sol?

En la antigüedad, las ruedas estaban estrechamente relacionadas con el sol. Se dice que Taranis podría ser un dios del sol como Apolo, o un dios del cielo en general, así como lo es Zeus, pero ninguno de estos cargos encaja con su nombre.

Otros autores afirman que Taranis y el dios de la Rueda son deidades totalmente distintas, pues, la rueda es un símbolo solar.

Según lo mitos antiguos, a este dios del rayo se le ha atribuido la creación del muérdago; se debe recalcar que, el muérdago es un antiguo elemento que une al cielo con la tierra.

Este dios es tan antiguo que forma parte de la triada céltica, mejores conocidos como los dioses de la noche. A Taranis se le ve acompañado de Esus, el dios de los árboles y, Teutates el dios de la lucha.

Culto a Taranis

Hace muchos años atrás, en la cultura celta eran los druidas quienes se dedicaban a ofrecer sus alabanzas a las deidades. Los druidas se encargaban de hacer los sacrificios para demostrar cuanto adoraban y respetaban a las deidades, esperanzados de que los dioses no se enojaran con ellos ni con el pueblo. Uno de los sacrificios para Taranis más comunes era quemar vivos a los prisioneros de guerras, atados a troncos de madera.

Santuarios

Existieron algunos santuarios dedicados a este importante dios, divididos de la siguiente manera: tres santuarios situados en Francia (Thauron, Orgon y Tours), dos de Alemania (Bockingen y Godramstei), uno de Croacia (Scardona), dos de Amiens en Bélgica y finalmente uno de Bretaña (Chester).

Taranis en la actualidad

La esencia de Taranis aún se siente vigente en la actualidad, pues, se siguen recordando ciertos objetos que lo relacionan, como es el caso del Caldero de Gundestrup. Este caldero se trata de un recipiente ideales para rituales, de piezas rectangulares en donde se refleja el rostro de esta deidad. Se puede hallar en Dinamarca.

Relación con la rueda de seis radios

Como se dijo anteriormente, Taranis es una deidad que estuvo relacionado con la rueda de seis radios; él era muy conocido como “el dios rueda”. Este símbolo es de gran importancia para los celtas politeístas. De hecho, en su época llegaron a circular en tamaño moneda.

La veneración a este símbolo está relacionada con los cultos hacia el dios Sol en la Época de bronce de Europa. Este culto iba acompañado de un caldero, el mismo tenía también la forma de una rueda de seis u ocho radios.

Relación de Taranis con la rueda de seis radios
Relación de Taranis con la rueda de seis radios

Dichas ruedas no tenían una función en sí, y, aun así eran muy usadas por los mortales. Los adoradores se las ofrecían a los dioses que estaban relacionados a ellas. Otra de las funciones de estas misteriosas monedas eran lanzarlas al río con la intención de conceder deseos. Inclusive, también eran enterradas en los cementerios, para servirle de amuleto a los difuntos.