Saltar al contenido

Chaac, el Dios del agua y la lluvia

[Total:1    Promedio:5/5]

Chaac ha sido considerado como uno de los Dioses Mayas más importantes, a este personaje se le atribuyó el poder de hacer que lloviera sobre las cosechas; además, esta vinculado a todo lo relacionado con el agua, el trueno y el rayo.

Este Dios derivó de una serpiente, un animal que era vinculado con el agua y la vida; es por esto que el agua simboliza una parte importante para la creación de vida, así como para el desarrollo de los humanos y de los demás animales en la Tierra.

Origen del Dios Chaac

El Dios de la lluvia y su orígen

Debido a la falta de fuentes acuáticas en la provincia de Yucatán, los Mayas comenzaron a creer en una deidad que, según su historia, era capaz de crear agua de la nada (lluvia). También se decía que Chaac merodeaba las cuevas o cenotes donde se encontraban las puertas del inframundo.

Cuando se planeaban los ciclos de cosecha, Chaac era invocado para que la cosecha fuera abundante, siendo vinculado también con la fertilidad y el bienestar del pueblo.

Su historia indica que, este Dios no era uno solo, sino que era representado por cuatro deidades diferentes, que se dividían hacia los puntos cardinales y que poseían cada una un color diferente, con el cual se representaban. Estos eran el Oeste-negro, Norte-Blanco, Sur-Amarillo y Este-Rojo. Estas deidades eran las siguientes:

  • Oeste: Ek Xib Chaac, simbolizado por un cuervo negro.
  • Norte: Sac Xib Chaac, simbolizado por una paloma blanca.
  • Sur: Kan Xib Chaac, simbolizado por un águila amarilla.
  • Este: Chac Xib Chaac, simbolizado por un faisán rojo.

Así mismo, su importancia era tal, que el mito de Chaac llevó a muchos a construir esculturas que servían para representarlo, y que decoraban diferentes zona y pirámides de la cultura, que aún se conservan intactas.

Se creía firmemente que este Dios tenia bajo su poder a diferentes criaturas acuáticas; así como que también poseía el poder de elegir en qué momento habría lluvia, sequia, inundación, granizo, hielo y truenos. Gracias a esta creencia, muchos pobladores comenzaron a hacerle ofrendas humanas, por temor a que su ira cayera sobre ellos.

Al ser el agua representante de la energía, a Chaac se le atribuyó este mismo poder, es por eso que se pensaba que este Dios estaba vinculado a la fertilidad, eliminando la malicia en los humanos.

Apariencia del Dios Chaac

Representaciones del Dios Chaac

Chaac es comúnmente representado como un hombre de avanzada edad, con rasgos anfibios, nariz y colmillos curvos y alargados. Esta representación iba coronada por una faja que el Dios se anudaba en la cabeza.

En la representación de las cuatro deidades en las que se dividía, este solo tenia ligeras diferencias; conservando intacta su figura de hombre viejo. En todas estas representaciones, ya sea en la principal o en las otras 4, Chaac poseía su nariz y colmillos curvos.

Así mismo, gracias a la influencia que ejercía este Dios sobre la población de Yucatán, este fue dibujado con bastante precisión y formaba parte de los códices, siendo nombrado con bastante regularidad.

En las esculturas se le ve con una trompa que apunta hacia arriba, como la de los elefantes y en las imágenes, se le ve con un hacha, que hace referencia al trueno o al rayo que también representa.

Rituales hacia el Dios Chaac

Rituales en la actualidad

Gracias a toda la creencia que gira en torno al Dios del agua y la lluvia Chaac; se comenzaron a crear diversos conjuntos de cultos. Estos normalmente eran realizados por los sacerdotes y los reyes; sin embargo, con el tiempo fueron adoptados por cualquier persona que deseara hacerle una ofrenda a este.

Actualmente, algunas poblaciones Mayas siguen conservando su cultura y tradición; realizando una ceremonia anual para el Dios, celebrada de marzo a mayo. Este ritual anual se lleva a cabo con el objetivo de pedirle al Dios, el favor de que acabe con las sequias en las milpas.

A pesar de los años, este ritual sigue conservando su originalidad inicial. Los pobladores le muestran su respeto al Dios con diferentes ofrendas; como gallinas, masa, maíz y licor Maya.

Después de que las ofrendas son llevadas a altar, el sacerdote ora en dialecto Maya y consume dichos alimentos; a su alrededor, se encuentran los pobladores. Durante el resto del año, los pobladores oran en agradecimiento al Dios; su creencia se basa en el éxito que han obtenido al ser escuchados por el Dios.

Como puedes ver, el Dios Chaac sigue estando en las vidas de algunos pueblos Mayas. Estos confían en su poder y tienen la firme creencia de que sus oraciones y ofrendas; son de gusto para el Dios.