Saltar al contenido

Misteriosos caníbales griegos, los Lestrigones

Lestrigones
[Total:0    Promedio:0/5]

En la mitología griega hay sorprendentes historias fantásticas, entre estas historietas se encuentra la leyenda de los Lestrigones. Estos son un gran y misterioso grupo de gigantes guerreros batallando en el bando enemigo.

Estas magníficas criaturas tienen una leyenda sorprendente. A lo largo de su historieta han sido los enemigos más temidos que jamás hayan visto.

¿Habitad de los Lestrigones?

Como mencionamos anteriormente, los lestrigones son seres gigantes (una de las tantas razas de gigantes que han existido). Estas criaturas fueron los principales soldados de los grandes ejércitos enemigos. Ellos habitaban en Telépilo de Lamos, lo que es ahora Sicilia oriental.

En este lugar solían engañar mucho a los granjeros. Se les decía que aquellos que no durmieran por estar cuidando al ganado les pagarían el doble. Pero, era una trampa, pues estos granjeros inocentes eran el mejor banquete de los Lestrigones.

La mítica leyenda de los Lestrigones

De acuerdo a los cantos de la Odisea, el legendario Odiseo (o también conocido como Ulises) y sus acompañantes llegaron en una decena de embarcaciones a Telépilo de Lamos. Lamos en esta historia no es mencionado, quizá es tomado como el fundador o rey de la ciudad.

Luego de haber viajado durante tanto tiempo y batallar contra los feroces vientos y tormentas, los barcos de los compañeros de Odiseo entraron en un puerto rodeado por infranqueables acantilados. Los alrededores de éstos eran tan altos que pareciera como si estuviesen rozando el cielo, con únicamente una entrada entre dos promontorios.

Los cabecillas embarcaron sus naves dentro del puerto y las unieron casi todas para que no se fueran a desatar. Aun así Odiseo guardó su propia nave fuera de ese lugar, sujetándola con una gran roca. Odiseo no se confiaba mucho de aquél lugar así que trepó a una roca alta para hacer una inspección. No obstante, este joven sólo alcanzó a ver un poco de humo saliendo del suelo. El joven se percató y envió a dos de sus soldados con un heraldo para averiguar qué sucedía con los habitantes.

El encuentro de los Lestrigones

Estos dos hombres siguieron las órdenes de Odiseo y caminando se encontraron con una mujer joven y enorme. Ella les comentó que era hija del rey Antífates y los llevó a su palacio como cortesía. Cuando llegaron a su destino observaron a una mujer gigante, era la esposa del rey. Se dice que era tan alta como la cima de una gran montaña.

Ella llamó inmediatamente a su esposo quien salió con prisa de la asamblea del pueblo y secuestró a uno de los hombres y sin medir palabras comenzó a comérselo. Los otros dos aterrorizados salieron huyendo con prisa del lugar luego de ver la atroz escena sangrienta. Antífates al ver a su banquete salir huyendo provocó un grito haciendo que estos inocentes hombres fuesen perseguidos por cientos de lestrigones inmensos.

Antífates encuentra a los soldados
Antífates encuentra a los soldados

No sólo esto, estas bestias desde el acantilado al ver los barcos en el puerto les lanzaron rocas de gran tamaño haciendo añicos a las naves de los soldados. Muchos intentaron huir nadando, pero esto fue en vano porque las bestias arponeaban a los hombres como si se tratase de pequeños peces.

Algunos de los pocos sobrevivientes

Odiseo logró escapar con el barco que había guardado alejado del puerto. Muchos de sus compañeros lo siguieron y ayudaron a remar para salir de ese terrorífico lugar lo antes posible.

La huida de Odiseo y su tripulación
La huida de Odiseo y su tripulación

Las otras embarcaciones con sus tripulantes se perdieron, muchos fueron masacrados y comidos.

Los soldados supervivientes navegaron a la isla cercana Eea, morada de Circe (ésta era una diosa hechicera, su poder sagrado era convertir en animales a sus enemigos).