Saltar al contenido

Atenea ¡todo lo que necesitas saber de esta diosa!

Atenea ¡todo lo que necesitas saber de esta diosa!
[Total:0    Promedio:0/5]

La diosa Atenea dentro de la mitología griega juega un papel muy importante, pues, es considerada una de las deidades más hermosas. Además, su increíble poder proviene de la sangre del dios supremo Zeus, esta diosa es descendiente directa de él.

Atenea es una de las pocas diosas que se ha mantenido siempre pura y, gracias a esta forma de ser ha sido idolatrada por los distintos dioses y humanos. Esta diosa también es venerada por ser considerada diosa de la guerra. Denominada por el pueblo ateniense protectora de su ciudad, es por ello que la gran ciudad.

Deidad de la sabiduría
Deidad de la sabiduría

Nacimiento de la diosa Atenea

El origen de esta diosa tiene varias versiones, entre ellas se dice que, fue únicamente el dios supremo Zeus quien engendró a Atenea. Mientras que, otros creyentes afirman que el dios del rayo Zeus, junto a Metis, diosa de la prudencia y conocimiento fueron quienes procrearon a Atenea.

Antes de que Metis falleciera profetizó sobre el dios Zeus algo que lo marcó de por vida, pues, afirmó que, entre sus descendientes uno iba a heredar mucho más poder que él y que lo iba a derrocar, al igual que hizo él con su padre el inmortal titán Cronos.

Para evitar aquello que su esposa había declarado, Zeus decidió tragarse el vientre de la mujer. Pero no se imaginaba que ya dentro del vientre de Metis, Atenea ya se había gestado.  Al pasar los días, el dios del rayo sufrió un terrible dolor en la cabeza así que Zeus fue en la búsqueda de su hijo, el dios del fuego para que lo ayudase.

Para ayudarlo, Hefesto buscó un arma que usó para hacerle una terrible herida en el cráneo y así aliviar el terrible dolo del dios. Desde ese momento, ambos dioses se sorprendieron cuando de la cabeza del dios Zeus nació la diosa Atenea adulta y con su armadura.

 

Pelea por La Polis

A esta diosa se le conoce como protectora de la ciudad que hoy en día aun llega su nombre: Atenas. Pero, ese nombre no se lo ganó tan fácil la diosa, debió de ganárselo para que sus ciudadanos la adoraran.

La batalla por definir quién gobernaría Atenas la lucharon, Atenea contra el poderoso dios del mar Poseidón, pues ambos querían gobernarla. Cuando aun la ciudad no tenía a ningún dios protector, dicha ciudad era conocida como “La Polis” y poco a poco iba haciéndose más y más conocida.

Para resolver el problema los dos dioses decidieron ganarse al pueblo haciendo cada uno una ofrenda distinta. Dejando al pueblo decidir a quién de los dos querían como su gobernante. Para llevar a cabo el desafío, los olímpicos usaron a Cécrope, el antiguo rey de Atenas para que desempañara su papel como juez y árbitro. Era el rey quien tenía la última palabra en decidir cuál dios iba a ser el protector de aquella ciudad.

La ofrenda que Poseidón les dio a los habitantes de la ciudad fue una enorme fuente de agua, que fue creada con el poderoso tridente. Pero como dios de los mares, esta agua que brotaba sin cesar era muy salada y nadie podía beberla.

 

Guardiana de la ciudad de Atenas

Mientras que, Atenea con su sabiduría usó el cultivo como armamento, además de enseñarle a Cécrope cómo cultivar olivo. En Atenas, este árbol tiene mucha importancia, pues era la principal fuente de alimentación. Los habitantes comían de sus frutos y fabricaban aceites, cosa que les ayudó bastante con el progreso de la economía.

Por medio del cultivo la ciudad prosperó en gran manera, haciendo que el rey Cécrope se inclinara definitivamente por la diosa Atenea.

La venganza del dios del mar

Poseidón estaba resentido por haber perdido contra la diosa, así que con el agua que sacó de la fuente hizo que una gran parte de Grecia se inundara. No conforme a esto, le ordenó a uno de sus hijos, Eumolpo, atacar a la ciudad y matar al sucesor del rey Cécrope, quien fue el hijo de la diosa Atenea, llamado Erecteo.

Cualidades de la diosa

Dentro del grupo de las deidades, esta diosa fue la única que se mantuvo siempre pura y casta, jamás se casó con ningún dios ni mortal y nunca antes tuvo amantes. Para Atenea mantener su virginidad por tantos años no fue nada sencillo, pues tenía muchos poderosos pretendientes que deseaban desposarla. Esta diosa es una de las más hermosas de las diosas griegas, junto a Afrodita y Hera.

Esta divinidad tenía grandes atributos, entre los cuales destacan su gran habilidad de pelea. Sus estrategias en el campo de batalla eran inigualables, Atenea siempre sorprendía a sus adversarios. Tan alto era su habilidad en batalla que ni el mismísimo despiadado dios de la guerra Ares podía contra ella.

Divinidad de la guerra justa
Divinidad de la guerra justa

Esta diosa a pesar de ser tan fuerte y descender directamente de la sangre del poderoso Zeus, fue muy bondadosa y justa. Atenea protegió distintas ciudades y, también a conocidos héroes y otros personajes míticos.

Atenea fue quien le enseñó al dios de la forja Hefesto a utilizar las herramientas necesarias para crear joyerías preciosas y armamentos inigualables, como por ejemplo, el escudo de esta diosa.

A esta hermosa diosa la asociaban también con el gran árbol de oliva. En su época este árbol fue un símbolo representativo, pues sirvió como proveedor de aceitunas, y de ellas su importante aceite de oliva. El árbol de oliva, junto al árbol de roble fueron los árboles más venerados en la antigua Grecia.

Apariencia física de Atenea

En las representaciones físicas de esta diosa, se le ve usando siempre armadura de pies a cabeza, usaba caso y portaba como arma una lanza con su respectivo escudo que tenía impregnado la cabeza de la gorgona Medusa.

Una de las representaciones simbólicas de esta diosa es el búho, a este animal casi siempre se le ve posando sobre uno de sus hombros, o también a menudo se le ve con un libro en la mano. Ambos símbolos son representados como emblemas de la sabiduría.

El trono de esta deidad estaba hecho completamente de plata, el cual tenía aspecto de canasto y además estaba decorado con una aureola de piedras preciosas.

Atenea junto con su armadura, su lanza y su animal simbólico
Atenea junto con su armadura, su lanza y su animal simbólico

Dones de la diosa de la sabiduría y la guerra

Esta deidad tiene distintos dones de diosa que se le adjuntan a sus míticos poderes. Es mayormente conocida como diosa de la guerra, pero también es divinidad de la paz, pues, personifica la guerra justa y sabia.

Mientras que, otros creyentes conocen a esta reina como diosa de la civilización, guardiana de la ciudad y de sus habitantes en Atenas, la ciudad que hasta hoy lleva su nombre en su honor. Esta descendiente de Zeus es también patrona de la razón y del buen juicio.

Otros de los dones divinos que posee esta deidad es que es diosa de la sabiduría y reflexión, y esta es una de las tantas razones por la cual Atenea fue consejera de las otras grandes deidades, incluyendo su padre Zeus.

De acuerdo a los mitos y antiguas leyendas, Atenea también está muy relacionada con las destrezas artesanales, tales como el tejido usando lana. Atenea solía obsequiarle mantos y vestimentas a dioses importantes y soldados adornados con este precioso material.

Particularidades de la diosa de la guerra y sabiduría

  • Una de sus particularidades más conocidas es el mito acerca de su nacimiento, pues, se dice que Atenea nació siendo ya una mujer adulta que nació de la cabeza de su padre Zeus. Era reconocida como la diosa virgen, pues, jamás tuvo algún amorío o esposo.
  • Esta diosa protegía como toda una guerra su virginidad y pureza, llegando a combatir con algunas deidades para liberarse de aquellas malévolas manos perversas.
  • A esta deidad le encantaba tejer, es por esta razón que sus devotos y fieles creyentes le ofrecían mantas como muestra de protección.
  • Estaba estrechamente relacionada con el cultivo del olivo y las distintas artes.
  • Fue consejera de muchos héroes y dioses importantes.
  • Estuvo en el bando de los guerreros griegos en la guerra de Troya.

Cultos

Por ser tan reconocida dentro y fuera de la mitología griega, y además de pertenecer a los doce dioses más importantes y reconocidos de Grecia, los cultos a Atenea se llevaron a cabo en toda la Grecia antigua y sus alrededores. Dichos cultos se efectuaban desde las colonias griegas de Asia menor, hasta llegar a las penínsulas ibéricas y el norte de África, teniendo una estrecha cercanía con la India.

Su extenso terreno de adoración, provocó que a esta diosa se le venerara de distintas maneras. De hecho, en las regiones aledañas se creaban figuras de alusiva a la diosa, y las adaptaban de acuerdo a las tradiciones y culturas de cada pueblo.

Atenea tenía muchos dones o habilidades que la hacían especial, el que más impactaba en las sociedades era la transformación de los pueblos originarios que pasaban a convertirse en una popular civilización progresista.

Aparte de ser conocida como la diosa del cultivo, Atenea también es muy admirada por los artesanos. Sus trabajos con los tejidos son sumamente espectaculares, no hay nadie capaz de superarla.

Se hacían eventos en su honor, empezando por la principal que se conocía como “Las Panateneas” y era denominada fiesta nacional de Atenas, en la cual todos los ciudadanos participaban.

Mitos de la diosa guerrera

El mito de Aracne

Como bien sabemos, Atenea también es diosa de las artes y manualidades, sus trabajos eran muy preciosos, especialmente con la lana. Sus trabajos bordados ningún mortal podía superarlos.

De acuerdo a las leyendas, fue esta diosa quien creó la primera tela de araña accidentalmente. Todo empezó con una hermosa y talentosa mujer mortal llamada Aracne, la cual presumía y asumía que nadie ni siquiera la mismísima Atenea podía superarla en cuanto al tejido con lana.

Aracne era muy pretenciosa y arrogante, a todos en el pueblo les presumía sus trabajos, de hecho, una vez se atrevió a decir en voz alta que retaba a la diosa para que bajara del Olimpo e hicieran una competencia de talentos.

Enfurecida por todo lo exclamado por la joven mortal, Atenea se enfrentó a ella. Aracne elaboró un trabajo impecable, pero como era de esperarse, Atenea la superó por mucho y como esta chica, Aracne perdió la apuesta, Atenea la convirtió en una gigantesca araña para que tejiera por todo el resto de su vida.

El hijo de Atenea y Hefesto

Aunque esta diosa siempre se mantuvo virgen y estuvo siempre protegiéndose de los malvados hombres, extrañamente tuvo un hijo del dios Hefesto, quien intentó abusar sexualmente de ella.

El dios de la forja y fuego se enamoró inmediatamente luego de verla, se percató de su hermosura y de su inocencia tan pura y, pese a las insinuaciones de esta deidad Atenea lo rechazó y éste quiso tenerla a la fuerza. Esta diosa guerrera era muy fuerte y valiente, así que decidió enfrentarse a Hefesto y darle su merecido para detenerlo logrando esquivarlo, pero infortunadamente, el semen de Hefesto calló sobre los muslos de la diosa.

Esta estaba asqueada al ver tal escena y rápidamente se limpió con una tela de lana. Al limpiarse la tiró al suelo y, de acuerdo a las leyendas en ese mismo lugar nació su hijo. A aquel niño le colocaron como nombre Erictonio (o Erecteo) y, para resguardar su nombre y dignidad la diosa tomó al niño y lo metió en una cesta de mimbre.

 

Más tarde, Atenea decidió entregarle la cesta con el niño a las hijas del rey de Atenas para que ellas cuidasen de él, pero con la condición de no dejarlo salir de la canasta. La curiosidad pudo más con las princesas y desobedecieron a la diosa. Al abrir la canasta se sorprendieron al ver dentro a un hombre con cola de víbora. Aunque, se dice que tiempo después éste se convertiría en rey de la ciudad de Grecia.

Similitudes entre Minerva y Atenea

Minerva es el homólogo romano de la diosa griega Atenea, y así como Atenea es alabada en Grecia, en Roma Minerva también lo es. Minerva es la primogénita del dios supremo romano Júpiter y esta diosa es una de las más conocidas y destacadas dentro de la mitología romana, siendo diosa de la sabiduría, de las artes y guardiana del pueblo romano.

Su apariencia física no es tan cautivadora como la belleza de la diosa Atenea, Minerva es descrita como alguien más sencilla y conservadora.

Esta diosa es famosa por su apodo de “diosa de las mil obras”, fue además compañera del legendario héroe literario Ulises. Educó de buena manera a las descendientes de Pandora, les enseñó cuáles eran los roles y actividades que las damas debían hacer. Por si fuese poco, ayudó en las construcciones de naves argonautas, expediciones de las cuales participó y su papel era uno de los más importantes, pues ella era la consejera que indicaban qué medidas debía de seguir, evitando a toda costa el peligro.

Minerva, Juno y Júpiter formaron la gran tríada clásica “triada capitolina”. Esto se debía por el conocido santuario que posee Júpiter en la Colina Capitolina.

Diferencias

Al igual que en la mitología griega, Júpiter estuvo casado con Metis, diosa de la prudencia, y al estar encinta de Minerva, Júpiter se atemorizó por el gran poder de su descendiente y se tragó a Metis. Al tiempo el dios Júpiter empezó a sentir molestos e insoportables dolores de cabeza, por lo que decidió llamar a Vulcano, dios del hierro y del fuego, para así aliviarle la pesadez y el malestar en la cabeza.

Para el dios Vulcano, la solución más eficaz que se le pasó por la mente fue cortarle el cráneo con un hacha. De aquella acción nació inmediatamente Minerva ya siendo toda una mujer guerrera.

La fuerza, valentía y sabiduría de esta mujer guerrera hicieron convertirla en la mano derecha de Júpiter, el dios supremo. De hecho, Minerva fue tan valiente que ella particularmente participó al lado de su padre y otros hermanos en contra de los poderosos titanes entre la guerra de los olímpicos y los gigantes.

Medusa y Atenea

Antes de que Medusa fuese una aterradora gorgona, se dice que era una hermosa joven, muy femenina y con un cabello espectacular, con hondas como el sol. Esta hermosa jovencita, tenía la belleza de una auténtica diosa y ella misma lo sabía, de hecho, se sentía más bella que Atenea o que cualquier otra diosa.

Medusa era una fiel servidora de la diosa, ella la seguía y quería ser siempre virgen como Atenea. Pero, al ser tan bella, olímpicos y mortales la deseaban y, entre los dioses que se interesó en ella estuvo Poseidón. El dios del mar abusó sexualmente de Medusa en uno de los templos de Atenea, cuando le servía a su diosa.

Atenea estaba furiosa, por comprar Medusa su belleza con la de ella y además por profanar su sagrado templo y como venganza la diosa transformó a medusa en un escalofriante monstruo. La piel de Medusa dejó de ser suave para empezar a ser verde y áspera, su cabellera dorada y ondulada pasó a convertirse en peligrosas serpientes venenosas. No obstante, ya ningún mortal o dios jamás la volvería a mirar, pues todo aquel que se atreviera a mirarla a los ojos sería convertido en piedra gracias a una maldición.

Para completar la desgracia de la pobre Medusa, Atenea también la expulsó de Grecia para enviarla directamente al inframundo, donde no pudiese socializar jamás.

El lado oscuro de Atenea

Se dice que Medusa es el lado oscuro y cruel de la diosa bondadosa Atenea, pues antes de ser Medusa castigada ella era muy sabia y poderosa, tenía dones similares a los de la diosa.

Para Atenea la venganza aún no acababa, pues, le ordenó a Perseo acabar con la vida de la gorgona. Antes de que Perseo fuese en búsqueda de Medusa, la diosa lo equipó con unas legendarias armas. Ella le facilitó su propio escudo, el cual fue fabricado por el dios Hefesto, junto con el casco propiedad del dios Hades que contaba con la habilidad de hacer invisible a las deidades, además de las sandalias aladas del dios Hermes para tener una mayor movilidad.

Cuando finalmente Perseo fue en la búsqueda de Medusa, éste la engañó hábilmente y la hizo verse ella misma, auto convirtiéndose en piedra. Fue entonces cuando aprovechó la oportunidad perfecta y le cortó la cabeza, la cual utilizó para grabarla en el escudo de Atenea.

La estatua de la diosa Atenea

La estatua de la diosa se situó en el famoso Partenón de la Acrópolis de Atenas, la estatua representa a la diosa como una guerrera, portando su respectivo casco y escudo, lista para la batalla.

Esta exquisita obra fue hecha por el más famoso escultor de la Antigua Grecia, Fidias. Fue construida a base de oro y marfil. La gran escultura tuvo 12 metros de altura, en donde se incluía un pedestal de 1.50 metros. El núcleo se construyó con madera cubierta con placas de bronce, revestidas con láminas de oro y marfil. El manto junto con el casco, tenían encajes de oro y, en el medio del casco se puede observar una figura de la Esfinge.

En los laterales del yelmo, se podían apreciar unos grifos, que dentro de la mitología se conocen como unos seres mitad águila y mitad león. Dichos seres estaban fabricados con plumas doradas, sus picos y garras eran muy afiladas, el pelaje se le podía ver amarillo y sus pastas eran robustas con largas colas que sobresalían.

La figura de esta escultura es Atenea de pie y con un manto que le llega hasta sus pies. La túnica que lleva se le ve ajustada en la cintura, gracias a un par de víboras que se enredan entre sí. Su cabeza se le puede observar inclinada hacia adelante y unos cabellos sobresalen del casco que porta.

La cabeza de Medusa presente en la inmensa escultura de Atenea

En el pecho de la gran estatua se ve la cabeza de la gorgona Medusa hecha a base de marfil. Mientras que, en su mano derecha porta una gran lanza y cerca de sus pies, en el lado izquierdo un escudo protector, el cual lleva una imagen con un parecido sorprendente a lo que es una serpiente, deduciendo que ése podría ser su hijo adoptivo Erictonio.

Y para finalizar, en el pie de la gran figura se encuentra escrito el nacimiento de la primera mortal Pandora.

Atenea en God of War

Atenea jugó un papel muy importante dentro de la saga del videojuego God of War, siendo una aliada y deuteragonista en el juego.

El inicio de todo

Los hermanos espartanos, Kratos y Deimos desde que estaban pequeños entrenaban con el sueño de formar parte del ejército espartano cuando tuviesen la edad adecuada. Pero, un día en donde entrenaban se les aparecieron los dioses Ares y Atenea, pues fueron ordenados para secuestrar al niño que tuviese marcas en el cuerpo, el cual evidentemente era Deimos.

Al ver dichas escenas, Kratos intentó rescatar a su hermano que era llevado por Ares, pero fue en vano pues, Ares lo empujó y al caer éste se golpeó y le dejó una profunda herida en el ojo derecho.  Ares tenía intenciones de terminar de matar al pequeño Kratos, pero Atenea lo defendió.

Antes de llevarse al pequeño Deimos, Atenea se disculpó con profunda tristeza con Kratos y se marcharon.

 

Los celos de Ares contra Atenea

Ares estaba celoso porque Atenea era la hija referida del dios Zeus, así que éste agrupó a miles de monstruos del inframundo para llevar a cabo el malévolo plan. El plan de Ares era atacar la ciudad de Atenas y demostrarle a todos su gran fuerza, ya que entre los dioses una de las reglas era no luchar entre ellos. Los dioses que estaban del bando de Atenea ayudaron a Kratos a detener a Ares guiándolo hasta la caja de Pandora.

Luego de que Kratos acabó con la vida de Ares éste les rogó a los dioses que perdonaran los pecados que éste había cometido en el pasado, pero aún así Kratos jamás iba a dejar de tener pesadillas. Así que, con la esperanza perdida se decidió suicidar desde los Riscos del Suicidio, pero fue la diosa Atenea quien lo salvó de su muerte.

Fue entonces cuando Atenea le ofreció a Kratos el puesto de Ares y su título de Dios de la Guerra. Ofreciéndole además las Espadas de Atenea que sustituirían las Espadas del Caos.

Se inaugura un nuevo Dios de la Guerra

Kratos intentó empezar una búsqueda para encontrar a su madre, algo que Atenea temía que pasara. Luego de que Kratos venció a Calisto en una dura lucha, le anunció a Atenea que los olímpicos toda la vida le han mentido acerca de la verdad de su hermano Deimos.

Atenea intentó advertirle que los dioses intentarían detenerlo, y entonces Kratos entró en cólera y destruyó la estatua por donde la diosa se comunicaba con él. Desde momento Kratos confesó que los dioses le iban a pagar todo el daño que ellos habían causado en su vida.

Cuando Kratos volvió de regreso al Olimpo, la diosa le pidió disculpas pues, esta lo reconocía como un hermano más. Pero, Kratos no aceptaba la disculpa de ningún dios, así que volvió con su ejército espartanos para intentar conquistar Grecia.

Atenea le advirtió a Kratos de las consecuencias en las que se iba a meter, pues los demás dioses estaban furiosos con él y ya ella no podía hacer nada para protegerlo. Una vez más, Kratos ignoró a Atenea dándole la espalda y dirigiéndose a la isla de Rodas, donde sus soldados hacían de las suyas. La diosa de la sabiduría no tenía más opciones que ayudar a los demás olímpicos a detener al nuevo dios de la guerra.

La destrucción de la isla de Rodas

Kratos poseía una enorme figura de dios y, fue de esta manera como destruyó toda la ciudad. Se detuvo cuando un águila voló sobre él y lo regresó a su tamaño normal. Kratos pensaba que eso lo había hecho la diosa Atenea, hasta que descubrió que quien estaba detrás de todo eso era el mismísimo dios Zeus.

Ninguna de las advertencias que la diosa le había comentado al guerrero las escuchaba y ahora más que nunca Kratos poseía una gigantesca sed de venganza. Cuando Kratos tuvo a su disposición la Espada del Olimpo éste apuñaló en repetidas ocasiones al dios Zeus, dejándolo mal herido y antes de darle el golpe final, Atenea apareció para intervenir en la muerte de su padre.

La diosa se apareció en el frente del dios supremo para evitar que aquel recibiese la apuñalada de Kratos, quedando ella en muy mal estado. Kratos estaba muy triste por lo que Atenea había hecho para salvar a Zeus, la diosa le confesó al guerrero que Zeus debía de vivir para que el Olimpo pudiese salvarse. Además, otra de las confesiones de Atenea fue decirle a Kratos que Zeus era su padre.

Un enorme cambio de perspectiva

Luego de su muerte, cuando Kratos aterrizó en el Inframundo se encontró con la diosa, la cual tenía forma astral y esta le otorgó las Espadas del Exilio a Kratos para poder derrotar a su padre Zeus. También le indica que debe de apagar la Llama del Olimpo.

Kratos estaba confundido, pues, Atenea había cambiado de opinión drásticamente, por lo que ella le confiesa que luego de la muerte pudo ver cosas que ningún otro dios puede llegar a ver. Atenea le aclara que, mientras Zeus siga con vida los mortales no iban a poder vivir en paz. La diosa le ayudó a acabar con todo aquél que había traicionado a Kratos, incluyendo a olímpicos y algunos titanes.

Cuando finalmente Kratos mata a Zeus con la ayuda de la diosa, esta le confiesa al dios de la guerra que Zeus no solo lo quería matar por temor a que lo destronara su hijo, si no además porque la primera vez que liberó la Caja de Pandora, en el Monte Olimpo se esparció la ira y el terror.

Finalizando esto, Atenea le pidió que le devolviese el poder de la Esperanza con el que asesinó a su padre, pero Kratos se negó y se enterró a si mismo la Espada del Olimpo para liberar la Esperanza a los mortales, provocándole a la diosa una gran decepción. La diosa de la sabiduría le removió la espada del cuerpo al dios dejándolo en un gran charco sangriento.

Atenea en anime

En las primeras adaptaciones del clásico anime “caballeros del zodiaco”, se le podía apreciar con la cabellera castaña oscura y ondulada, el cual tenía un aspecto muy antiguo y griego. Luego todo cambió cuando se mostró a Saori Kido con el cabello liso y de color púrpura o castaño más claro, según las versiones de los animes Saint Seiya o Next Dimension.

Su amor por la humanidad es tan grande que ella no utiliza cuerpos de distintos humanos como huéspedes. Ella reencarna y nace con el cuerpo de una humana para poder caminar y convivir entre ellos.

Atenea reencarna en Saori Kido
Atenea reencarna en Saori Kido

Habilidades

Como habilidad de cualquier dios, esta diosa posee el don de la inmortalidad.  Athena a vivido desde los tiempos antiguos, reencarnando cada cierto tiempo en un nuevo cuerpo. Además, posee completo dominio del Cosmos.

Armas

A pesar de que a esta diosa la respaldan distintos caballeros, esta diosa es muy poderosa, tiene un cosmos sorprendente y distintas armas para vencer a sus enemigos:

Sellos y vasija de Athena: Estos sellos se suelen utilizar para almacenar o encerrar las almas malignas que sean peligrosas para esta diosa. Estos sellos son capaces de guardar las almas de dioses importantes como lo son Poseidón o Hades con sus gigantescos ejércitos. Aunque suelen ser muy útiles estos no son duraderos, se deben de cambiar en un lapso de tiempo.

La combinación de estos dos objetos es una prisión poderosa de la cual es prácticamente imposible de salir.

Cuerpos de Atenea en el anime

Saori Kido su reencarnación en Saint Seiya

Athena en Caballeros del Zodiaco
Athena en Caballeros del Zodiaco

Sasha su reencarnación en The Lost Canvas

Caballero de Pegaso

Desde la antigüedad el santo o caballero de pegaso ha sido su más fiel escolta, de hecho, este solo reencarna cuando Athena desciende a la tierra.