Saltar al contenido

Asteria, la titán y diosa de la noche

Asteria
[Total:0    Promedio:0/5]

La hermosura de Asteria, la dios de la noche la convirtió en una de las diosas más antigua de Grecia. Además de ser la deidad de las estrellas era también la diosa de las estrellas fugaces, así como de la astrología, constelaciones y de los sueños proféticos. Pudiera decirse que las grandes potencialidades que poseía esta divinidad, sirvieron de ayuda especial para las brujas.

¿Quién era la Diosa de las estrellas?

En la mitología griega, Asteria era hija de los Titanes de la inteligencia Ceo y de la deidad Febe. Esta divinidad era perseguida por Zeus, quien la asediaba con sus pretensiones amorosas y está por huir de él, se lanzó al mar. De esta manera, se convirtió en la isla errante llamada por unos Asteria y por otros Ortigia.

Años más tarde, decidió cambiarse el nombre, para nombrarse Delos. Sucesivamente, se convirtió en cordoniz para lograr escapar de Zeus.

Algunos autores afirman que, procreó junto al Titán Perses una hija llamada Hécate, que años más tarde se transformó en la diosa de la magia y la brujería.

Diosa o constelación

asteria
Asteria, diosa de la constelación

El mayor triunfo como prueba de su nobleza, fue haber obtenido el consentimiento para preservar su castidad y ocupar un lugar entre las estrellas como constelación.

Esta titanide, simboliza a Astrea como una diosa veloz de cabellos oscuros portando en su cabeza una corona brillante, y a su lado siempre acompañándola una artocha. Muchas veces aparecían los signos del zodiaco a su alrededor.

Símbolos que la identifican

Entre los símbolos que identifican a la diosa de la estrella se encuentran: Los sueños proféticos, el zodíaco, codorniz y el aster de color blanco.

Particularidades del nombre Asteria

A pesar de ser una persona humanitaria y caritativa, era incapaz de hacerle daño a las personas que la rodeaban.

Aparte que era una mujer soñadora e idealista, poseía un gran sentido de ecuanimidad y por proteger lo que piensa que es justo, está dispuesta a luchar hasta lograr la justicia.

asteria
Asteria, mujer soñadora

Afectivamente es un ser inseguro de sí mismo, que desea la compañía de un hombre que la ayude a escapar de ese círculo en la que se ve rodeada continuamente.

La isla Delos y la diosa Leto

Asteria al igual que su hermana Leto provenían del Olimpo.  Al percatarse que Asteria no lo tomaba en cuenta, el dios Zeus comenzó a enamorar a Leto. Sin embargo, la diosa de las estrellas pretendiendo huir de las constantes persecuciones de Zeus, quien de forma de un águila la acosó para hacerle suya, ésta se transformó en una codorniz y se tiró al mar Egeo.

Fue en la isla de las codornices donde Asteria se transformó en ave. De allí, la diosa inició la adoración con la isla de Delos, la cual era la única pieza en la tierra para dar protección al fugitivo.

Al final Leto, logró quedar embarazada del dios Zeus y tiempo después fue perseguida por la vengativa Hera, quien le prohibió que se refugiara en cualquier parte de la tierra y el mar, por lo que Leto no podía dar a luz a sus niños en la isla.

Tanto Asteria como su hermana, no le preocupaban las amenazas de la diosa Hera. Al contrario, los que les angustiaba era que si el hijo de Leto, heredaba los poderes de su padre, entonces podría terminar con la isla por su fealdad.

Sin embargo, Leto le prometió a Delos que la isla sería adorada para siempre si accedía que sus hijos los tuviera en ese lugar. Por lo que Hera acepto, y Leto tuvo a Artemisa y después a Apolo sobre Delos.

Cuando nacieron los pequeños dioses, los cimientos unieron a Delos con el suelo del mar, y Asteria dejaría de deambular por los mares. Una vez hecho esto, la isla empezó a florecer.

Las diosas de Grecia

Asteria la diosa de las estrellas, tenía una hermana llamada Leto, que juntas gobernaban las principales partes de la predicción.  En el caso de Leto y su primogénito Apolo poseían el mando iluminado de la luz y el cielo, en tanto que Asteria y su hija Hecate dirigían los poderes mágicos de la noche, las tinieblas y las visiones de los muertos.

Algunos escritores explican, sobre la aparición física de la diosa de las estrellas, unos dicen que su aspecto es visible, radiante e imposible de alcanzar, como las estrellas del cielo.

Mientras que, Leto la describen como “traje oscuro” lo que representa que se encuentra cubierta o velada o bien podría aparecerse como una loba

Huida de Asteria

Asteria y su huida

Luego del desprendimiento de los Titanes y por el empecinamiento que Zeus sentía por Asteria, cuando este pretendió abusar de ella, Asteria desapareció del lugar y se transformó en codorniz con la ayuda de su sobrino Apolo quien la enredó en sus alas inamovibles y brincando hacia el mar Egeo, se convirtió en una pequeña isla nómada conocida como Ortygia, que tiempo después la llamo Isla de Delos.

Características de las diosas de las estrellas

En la leyenda, Asteria estaba casada con Perses quien era hijo de Crío y Eurebia. Juntos tuvieron una hija a la que llamaron Hécate.

Algunos autores señalan, que Cartago también es hija de Asteria y que ésta fue concebida por Heracles.

Su centro de adoración fue en Delos y su nombre representaba “la llameante” o “la brillante”. A esta isla, también se le conocía con el nombre de Ortigia. Esta titánide, da nombre a una parte del planeta Venus y al asteroide 658.

Los padres de Asteria

Los dioses de la luz Phoebe y Coeus, eran los padres de esta divinidad. El nombre de su padre se puede representar como “consulta cuestionamiento”. Esta personificación, conllevó a una tradición donde Coeus simbolizaba el intelecto activo, mientras que el dios Phoebe representaba el conocimiento iluminado.

El esposo de Asteria era Perses, el destructor. Este dios mantuvo relación con la constelación de Perseo y también la estrella del perro, sirio.  Su hermano Pallas poseía la estrella de cabra Capella acarreando tempestades a su paso y Asterios traía el viento occidental que tranquilizaba el fuerte calor de los tiempos de perro.

Nacimiento de Asteria, Diosa Titánica

La creación de Asteria ocurrió en la edad de oro de la mitología griega, en el tiempo en que los Titanes bajo Cronos dirigieran el cosmos.

El nombre de Asteria representa “de las estrellas” o “estrellado”, siendo considerada durante esa época como la diosa griega de las estrellas fugaces, del mismo modo, se encuentra relacionada con la profecía por los sueños.