Saltar al contenido

Ares, el dios sangriento de la guerra

Ares, el dios sangriento de la guerra
[Total:0    Promedio:0/5]

Ares es recordado en la mitología griega por ser el legendario dios de la guerra. Se caracteriza por su personalidad como una deidad violenta e indomable en las antiguas guerras griegas. Fue un fiel guerrero protagonista fuerte y aterrador, tenía un aspecto frívolo y siempre estaba dispuesto a luchar y listo para los combates. Ares sin duda alguna fue amante del derramamiento de sangre, más sin embargo, este dios no tuvo muchos seguidores. Por lo tanto no posee tantos santuarios como tienen otras grandes divinidades reconocidas.

Origen de Ares, el dios sangriento de la guerra

Los poderosos padres de Ares fueron los dioses superiores Zeus y Hera. En consecuencia, Ares fue tan importante en la historia de los dioses que llegó a ser nombrado como uno de los doce legendarios olímpicos.

Aunque Ares contaba con la valentía necesaria para la guerra, su intensa fuerza era muy peligrosa, a tal punto que era considerada abrumadora, pues en los combates ésta era insaciable a la hora de devastar y asesinar hombres.

Este dios de la guerra es hermano de Hebe, la diosa que simboliza la juventud. Otra de sus hermanas fue la divinidad del parto, Eileithyia.

Crianza del guerrero Ares

El nacimiento de Ares fue en la segunda generación, luego de los titanes. El tercer linaje de mortales se conoció como la Edad de Bronce, por ende, todos aquellos nacidos en dicha época eran considerados seguidores de Ares. Fue como de ese modo nacían y morían por sus majestuosas armas de bronce, dejando como único legado el recuerdo de sus sangrientos y agrios conflictos. El dios Ares fue la personificación de ese guerrero bélico, que no simplemente encarnaba la vil crueldad del acto de guerra. Además de ello simbolizaba y contaba con un gran espíritu de guerra.

De acuerdo a las antiguas leyendas, el poderoso dios Ares fue criado en la ciudad de Tracia por Thero y educado por Príapo quien era su tutor encargado de ejercitar a Ares en los deportes, danzas y técnicas de guerra.

Infancia del dios Ares

Cuando el dios aún era un inocente bebé, fue encarcelado por los Alóadas donde por poco muere por falta de cuidado y nutrición. Por lo que Hera tomó la iniciativa de mandarlo a otro lugar para que buenas personas cuidaran de él.

Fue entonces cuando a Ares lo enviaron a vivir con una deidad llamada Priapus, que habitaba en el planeta Tierra junto con los mortales.  Este joven servidor educo de gran manera al pequeño dios, pues fue él quien lo ayudó a formarle el carácter y habilidad. Priapus también era un soldado, muchas de las técnicas de lucha se las enseñó él a Ares.

Una de las curiosidades más extrañas sobre esta deidad secundaria, es que no enseñó al joven dios ninguna técnica de lucha hasta que no aprendiera a bailar.

Juventud de Ares el dios de la guerra

Cabe destacar que esta deidad tuvo una variedad de hijos semidioses con muchas mujeres, pero la relación que más se resalta es la que tuvo con la diosa del amor Afrodita. Esta relación es la simbolización de la unión de los seres opuestos. Afrodita y Ares mantenían una relación amorosa en secreto, pues la diosa del amor estaba casada con Hefesto, el dios del fuego y la forja.

Cuando se unieron el espíritu de la guerra y la esencia del amor nacieron sus frutos, los cuales fueron nombrados Fobos, la representación del Miedo, Deimos, el cual simboliza al Terror y oscuridad junto a su esposa y hermana Enyo, reencarnación de la Discordia. Los hijos de este dios siempre lo seguían en su carroza de guerra para todas las batallas.

El papel que el dios de la guerra desempeñó en la mitología griega es muy limitado, pues cuando este dios aparecía en las historias literarias habitualmente sufría humillaciones. El homólogo de Ares en la mitología romana es llamado Marte, este dios como figura representativa del pueblo romano recibió un espacio más digno y sagrado en la antigua creencia romana.

Características de Ares

Una de las características más destacadas de este dios, era que en la guerra nunca apoyaba únicamente a un solo bando. Tal vez esta es una de las razones por la cual los helenos desconfiaban de esta deidad.

Los poderes y/o habilidades más resaltantes de Ares, eran de fuerza y fiscalidad. Como auténtico dios de la guerra, éste era un luchador muy superior en el campo de batalla por lo cual, ocasionó un inmenso derramamiento de sangre y destrucción por donde pasaba.

Ares, el dios de la violencia
Ares, el dios de la violencia

De acuerdo a los relatos de Homero en la Ilíada, Ares llevaba dentro de sí una indomable pasión por la violencia y junto a ella también poseía gran audacia y ferocidad. Los antiguos devotos le colocaron como apodo impúdico y vicioso.

Ares vs Athena, comparaciones

La diosa Athena también es considerada diosa de la guerra, pero, a diferencia de nuestro dios Ares, esta diosa se centraba mucho mejor en las planificaciones y estrategias de una batalla.

Mientras que, por otro lado, Ares es considerado dios de la guerra por su insaciable sed de sangre y destrucción. Es recordado por montar en una carroza que era tirada por unas terroríficas bestias salvajes llamadas Fuego, Problema, Llama y Terror. Junto a él estas bestias transportaban el terror y maldad por doquier.

Es así como a pesar de tener tanta conexión con la guerra, estos dos dioses son tan distintos el uno del otro. De hecho, Ares combatió en contra de los troyanos en la gran guerra de Troya, pero, la diosa Athena hirió en dos ocasiones al dios Ares.

Cuando Ares fue a quejarse ante su padre, Zeus, por lo que Athena le había hecho, el dios supremo no quiso darle la razón al dios de la guerra. Pues, se decía que a Zeus le irritaba de gran manera el carácter de su hijo Ares.

Amistades del dios de la guerra

Este dios era de muy pocos amigos, sólo tres diosas tuvieron buena relación con Ares, y estos fueron:

  • Hades

Gracias a que la población en el inframundo incrementó considerablemente, Hades, el dios del inframundo tuvo muy buena relación con Ares, el dios destructivo de la guerra.

  • Eris (Discordia)

Esta diosa, Eris es una de las hermanas de Ares, ella nunca dejó solo a su hermano. Eris acompañaba a Ares en su temerosa carroza.

  • Afrodita

Como bien sabemos, Afrodita es una de las deidades más importantes y relativas dentro de la mitología griega. Esta bella diosa de la sensualidad a pesar de sus personalidades tan distintas pudo sentir amor y una profunda atracción por el dios Ares, a pesar de que Afrodita en ese entonces estaba casada con el también dios Hefesto.

Amor eterno de Ares: Afrodita
Amor eterno de Ares: Afrodita

Otros mitos de Ares

De acuerdo a las antiguas escrituras, fue el mismísimo dios Ares quien crio a las aves Stymfalian y éste las alimentaba con carne humana. Dentro de los doce trabajos de Heracles a este guerrero le habían ordenado combatir y darles muerte a estas peligrosas aves. Y, como Athena odiaba tanto a su hermano Ares ayudó a Heracles a eliminarlas.

Templos de Ares y apariciones

El pueblo de Grecia no era tan aficionado a Ares, así que este dios no cuenta con templos de gran escala.

El dios de la guerra principalmente fue alabado en el Peloponeso, donde se consideraba omnipresente en todas las guerras, bien sea en su temerosa carroza, custodiado por Eris junto a sus hijos o a pie sin la carroza.

Se dice que cuando el temible Ares iba a la guerra, iba acompañado de sus hijos (unión con la diosa Afrodita) Deimos (Terror), Phobos (Miedo) y Eris (la Discordia).

Personalidad de Ares

Este dios de la guerra formó parte de las 12 principales divinidades griegas que habitaban en el sagrado Monte Olimpo. Su personalidad era violenta y cruel aunque, se dice que a su vez era cobarde. A la mayor parte de dioses no le agradaba la áspera personalidad de este dios, incluyendo sus propios padres Hera y Zeus. Ninguno estaba de acuerdo con la personalidad desafiante y dominante de Ares.

Entre los dioses del Olimpo
Entre los dioses del Olimpo

El aspecto físico de este dios era impresionante, Ares era muy buen mozo. Era conocido por portar una lanza ensangrentada. De acuerdo a las leyendas, su trono en el Monte Olimpo estaba hecho totalmente de piel humana.

Ares en el arte griego

En el arte griego, bien sea en jarrones, pinturas y/o mosaicos este dios era ilustrado frecuentemente como un dios sanguinario y deseoso de sangre. Los símbolos con que era representado Ares, fueron:

  • Lanza y armadura de bronce
  • Antorcha prendida, los sacerdotes de Ares cargaban antorchas prendidas en señal de lucha a los bandos opuestos.
  • Buitre
  • Pájaro carpintero, búho y/o águila
  • Perro

Por supuesto que las armaduras y objetos de lucha caracterizaban a Ares por su papel como dios de los combates y la guerra. Era representado como un dios sumamente fuerte que dirigió una carroza tirado por cuatro sementales inhaladores de fuego de oro que se nombraron Aithon (Fuego Rojo), Phlogios (Llama), Konabos (Tumulto) y Phobos (Pánico y Vuelo).

Además, este dios de la guerra les inculcó su espíritu de lucha a sus hijas y desde ese momento fueron llamadas “Las Amazonas”. Este gran número de mujeres luchadoras peleaban en batalla como hombres, cosa que ninguna otra mujer común jamás hizo.

Armas de Ares

Una de las características más relevantes de este dios era el timón de soldado. A menudo era simbolizado portándolo, inclusive en escenas casuales como por ejemplo, fiestas de deidades.

Armamento y vestimenta del dios
Armamento y vestimenta del dios

Otra de las características de este dios eran la lanza y el escudo, aunque algunas veces se reemplazaba la lanza por una espada.

Vestimenta del dios de la guerra

Este dios acostumbraba a vestirse como un soldado griego común, con una túnica corta, pechera, casco y chicharrones. Por su forma de vestir tan común, es bastante difícil saber distinguir a Ares de otras antiguas deidades guerreras.

Algunos epítetos del tenebroso dios

  • Brotoloigos (destructor de hombres)
  • Maleros (brutal)
  • Teikhesiplêtês (asaltante de murallas)
  • Teritas (llamado así por Teros, su niñera)
  • Androfontes (asesino de hombres)
  • Miaiphonos (manchado de sangre)

Lucha contra Heracles

Este es tal vez uno de las historias más famosas del dios Ares, quien luchó en contra de su medio hermano, el mortal Heracles. Kyknos es otro de los hijos del tenebroso dios de la guerra y este también era malvado como su padre. Kyknos tenía como pasatiempo acosar a los peregrinos en su marcha hacia el conocido Oráculo de Delfos, y fue entonces cuando se le ordenó a Heracles combatir contra este malévolo para ponerle fin a su desagradable juego.

En seguida que Ares se entera de que aquel mortal le había dado muerte a su hijo quiso enfrentar al héroe para acabar con él, pero, la diosa Athena lo impidió. La diosa protegió a tal punto a Heracles que Ares no lo pudo siquiera tocar, y gracias a su ventaja Heracles pudo golpear gravemente a Ares.

Hades y Ares: Diferencias

  • Una de las diferencias más destacadas entre estos dioses es la autoridad que posee en el Olimpo. Hades es hermano directo del dios supremo Zeus, mientras que Ares es un nuevo dios hijo de Zeus.
  • Hades es dios supremo del inframundo, mientras que Ares es el dios de la guerra y destrucción.
  • A pesar de que Hades es el señor del inframundo, él era muy pacífico y justo. A diferencia de sus hermanos Zeus y Poseidón, el arma de Hades no era ni el trueno ni el tridente, era un casco capaz de hacerlo invisible.
Ares (izquierda) Hades (derecha)
Ares (izquierda) Hades (derecha)

Marte y Ares: Relación

  • Los antiguos romanos fueron quienes apodaron, al que hoy conocemos como planeta rojo, a Marte por su simbólico color representativo del dios de la guerra. De acuerdo a los relatos, los antepasados romanos cada vez que miraban hacia los cielos recordaban al sangriento dios de la guerra Marte.
  • Ares tenía una manada de pájaros llamados “OrnithesAreioi”, los cuales eran unos fieles soldados al templo del dios de las guerreras Amazonas, ubicado en una isla costera en el Mar Negro. Estas aves caían como veloces flechas sobre todo aquel sospechoso.
  • Estos dos dioses tenían mucho en común, pero, de acuerdo a los historiadores, Marte era muchísimo más civilizado que el sangriento Ares.
  • Al igual que Marte, Ares también fue criado en la ciudad de Tylos. Los espartanos veían a Ares como un guerrero ejemplar, sus características eran incomparables, especialmente su resistencia, estrategia militar y fuerza física.

Descendencia y amoríos del dios

Aérope

Fallece inmediatamente luego de dar a luz a su hijo Aeropo, quien amamanta su seno ya fallecida.

Aglauro

Se trata de una princesa ateniense que tiene un hijo con el dios Ares llamado Alcipe.

Afrodita

Esta diosa de la belleza y sensualidad engaña a su marido, el también dios Hefesto, con distintos dioses, pero es Ares su amante preferido. Juntos llegaron a engendrar varios hijos, entre ellos estaban: Anteros, Deimos, Fobos, Eros, Hímero y Harmonía.

Ares, Afrodita y Eros
Ares, Afrodita y Eros

Altea

Esta importante mujer de la realeza es una importante princesa, su padre el rey de Etolia y su esposo el rey de Caledonia. Altea le es infiel a su importante esposo con el dios Ares y de aquella infidelidad nace Meleagro.

Astíoque

Esta bella doncella es sorprendida sorpresivamente por el dios Ares en el hogar de Áctor. Allí mismo tiene a sus hijos Ascálafo yYalmeno.

Atalanta

Esta guerrera, amante de la caza, es otra de las mujeres amantes del dios. De esta unión nace Partenopeo.

Cirene

Esta bella ninfa, junto a Ares, engendró al famoso gigante Diomedes de Tracia.

Demonice

El dios de la guerra y Demonice tienen varios hijos juntos, son llamados Pilo, Eveno, Testio y Molo.

Enio

Una de las mujeres que acompañó al dios en varias ocasiones a destruir ciudades fue Enio, ambos tuvieron amoríos y de aquella pasión nace Enialio.

Eos

Considerada una importante diosa titánide de la aurora Eos tuvo un romance con el dios Ares pero, es impreciso saber si llegaron a tener descendencia.

Eritia

Es una de las tantas bellas hespérides guardianas de un bello jardín. Junto a Ares tiene a Euritión.

Filónome

Esta hermosa mujer fue seducida por el dios de la guerra, quien la engañó disfrazándose de pastor cuando ésta cazaba en el bosque junto a la diosa Artemisa. De aquella unión nacieron los gemelos Parrasio y Licasto y ambos fueron amamantados por una gran loba.

Harmonía

De esta ninfa junto a Ares nacen las famosas guerreras Amazonas.

Harpina

Hermosa ninfa hija de Asopo y Metope. Es secuestrada posteriormente por el temeroso dios de la guerra y trasladada a la antigua ciudad del Peloponeso en Pisa, exactamente en la región de Élide, donde gobernó durante algunos años su hijo Enómao.

Ilia ó Rea Silvia

En la mitología romana es madre de los gemelos fundadores de la ciudad de Roma, Rómulo y Remo.

Otrera

Se trata de una de las principales reinas de las Amazonas, con Ares engendra a Antíope, Hipólita, Melanipa y Pentesilea.

Pelopia

Pelopia es madre de Cicno junto al dios Ares.

Protogenia

Junto al dios de la guerra engendraron a Óxilo.

Tirine

Junto a Ares conciben a Thrassa.

Tritea

Descendiente directa de Tritón, junto al dios de la guerra Ares engendran a Melanipo, uno de los primeros fundadores de la ciudad de Tritea.

De acuerdo a los registros, este dios tiene aún más hijos pero, se desconocen las mujeres con quien los engendró: Niso, Partaón, Licimnio, Tereo, Lico, Alcón, Drías, Eagro (rey de los tracios).

Historias de Ares

El mito del Areópago

Se trataba de una enorme colina, en donde el tribunal de Atenas se encargaba de juzgar las infracciones que iban en contra de la naturaleza religiosa. Cuando el dios de la guerra recorría el monte que habitaba en el pie de la colina, observó a Halirrotio, uno de los hijos del dios Poseidón junto a Eurite, intentando violar a su propia hija Alcipe.

Ares sin pensarlo dos veces sentencia a muerte a Halirrotio, tras aquel acto al dios de la guerra le hicieron condolerse ante el tribunal de los dioses que se ubicaba en dicha colina y, por supuesto Ares salió libre de pecado.

Fundación de Tebas

Luego de que Zeus raptara a la hermosa Europa, el padre de la joven entra en desespero y sale a buscarla en conjunto con sus hijos, entre ellos iba Cadmo. Éste opta por ir a consultar en el Oráculo de Pitia en donde se le ordena abandonar su búsqueda porque su destino en realidad era ser el fundador de una nueva ciudad.

A Cadmo, el oráculo le ordenó seguir a una vaca blanca hasta que cayera de cansancio y era allí donde debía empezar a construir su ciudad. Fue así como lo hizo y a dicha ciudad la llamó Cadmea la cual se conoció a futuro como Tebas.

El dragón de Ares

Para agradecerle a los dioses, Cadmo debe sacrificar a la vaca en un manantial de agua que se encontraba por los alrededores. Es entonces cuando decide enviar a uno de sus hombres a buscarla, pero se percató que aquel soldado nunca regresó.

Cadmo envió a más soldados para hacer la misión, pero al igual que el primer grupo de valientes, estos tampoco regresan. Cuando él va personalmente a buscar aquella vaca se topa con un gigantesco dragón perteneciente a Ares. Esta bestia se había devorado a todos los soldados del Cadmo el fundador.

Cadmo al ver aquella atroz escena arde en furia y logra matar a aquel monstruo y como recuerdo entierra sus colmillos de acuerdo a las órdenes de la diosa Atenea. De aquella inesperada siembra nacen soldados armados que combatían a muerte entre ellos. De aquella batalla únicamente vivieron cinco, los cuales fueron conocidos como los “Spartos” y estos guerreros fueron los que ayudaron a Cadmo a fundar su ciudad Tebas.

Cadmo es fiel sirviente a Ares

Ares se sintió desafiado por la diosa Atenea con la muerte de su dragón sagrado. La furia de aquél fue tanta que el mismísimo Zeus tuvo que intervenir para aplacarlo, para recompensarlo hicieron un acuerdo en el que Cadmo debía ser esclavo del dios de la guerra durante ocho largos años.

Finalizado aquel lapso acordado por Zeus, Cadmo finalmente se casa con una de las hijas del dios de la guerra y la diosa de la sensualidad Afrodita, conocida como Harmonía y juntos gobiernan la ciudad de Tebas.

Los gigantes encadenan al dios

Unos temibles gigantes llamados Oto y Efialtes tenían encadenado al dios Ares en una vasija de bronce por un año lunar, es decir trece meses. Oto y Efialtes hicieron el plan con la intención de ser ellos los dominantes del Monte Olimpo.

Estos gigantes sabían que los olimpos iban a salvarlo, tal vez por el dios mensajero Hermes o tal vez por la diosa Artemisa, esto a cambio de mantener relaciones sexuales con los gigantes. De estos gigantes se rumoreaba que nadie ni nada podía destruirlos, con esa ideología estos malévolos hermanos estaban confiados.

Pero la diosa Artemisa fue finalmente quien fue en la búsqueda del dios Ares y quiso engañar a los gigantes aceptando aquella propuesta indecente con el fin de dejar libre al dios. Pero, los mismos gigantes entre ellos empezaron a discutir porque jamás se pusieron de acuerdo en quién iba a ser el primero en desposar a la diosa, así que Artemisa para escapar de ellos se convirtió en un veloz ciervo, los gigantes para impedir la huida empezaron a lanzarles flechas. La diosa convertida, los esquivo con gran facilidad y con sus mismas flechas los gigantes se mataron el uno al otro.

Afrodita y Ares

La diosa de la lujuria y sensualidad fue sometida a casarse a la fuerza con el dios de la forja Hefesto, puesto que ésta no se sentía atraída sexualmente por él. En consecuencia a ello, Afrodita constantemente le era infiel a su esposo y su mejor amante era el dios de la guerra Ares.

El dios del sol Helios se dio cuenta de tales actos de adulterio y quiso informárselo a Hefesto, el dios de la forja estaba dolido por lo ocurrido y quiso sorprenderlos y exponerlos cuando los infieles estaban en la cama.

Hefesto descubriendo a los infieles
Hefesto descubriendo a los infieles

Al planear el plan, Hefesto colocó una enorme red invisible con cadenas para paralizarlos al salir el sol. Todo sale como Hefesto lo planeó, al salir el sol quedaron encadenados y Hefesto llamó a los demás olímpicos para que se burlaran de los infieles y fuesen castigados, pero a pesar de estar dolido por su esposa, todas las burlas recaen sobre el pobre Hefesto. Cuando fueron liberados para hacerlos cumplir con su castigo, ambos dioses huyen muy lejos.

El dios de la forja exponiendo a su esposa
El dios de la forja exponiendo a su esposa

La muerte de Adonis

El dios de la guerra estaba locamente enamorado de su amante favorita Afrodita, pero, esta diosa de la sensualidad en su vida tuvo una larga lista de amantes, entre ellos Adonis. Ares constantemente celaba a la diosa por tener otras aventuras amorosas, odiaba especialmente a Adonis y convertido en jabalí opta por asesinarlo a violentas cornadas.

La diosa al ver a su amante agonizando corre para tomarlo en sus brazos y, por cada gota de sangre derramada de Adonis nacía una anémona. Cuando el amante de Afrodita iba rumbo al inframundo, Afrodita le rogó al dios supremo Zeus que le permitiera pasar al menos una parte del año con su amado. Así fue como se formó entonces la primavera y el verano. Y, cuando Afrodita y Adonis estaban separados se acercaba el otoño y el invierno.

En la insaciable guerra de troya

En la guerra de Troya, el dios de la guerra apoyó a los troyanos, especialmente porque quería formar parte del bando de Afrodita, su amante. Era Ares quien comandaba la batalla hasta que Diomedes, guiado por la diosa Atenea, se atrevió a apuñalar al temible dios.

El dios Ares
El dios Ares

Ares venga la muerte de su hijo

No es de extrañar que gracias a la personalidad y naturaleza agresiva del dios su descendencia también saliese así como él. Aunque de que todos sus descendientes tenían un carácter fuerte, los hijos de Ares lo respetaban y hacían todo lo posible para demostrar cuanto lo admiraban.

Uno de los ejemplos más destacados fue el del caso del hijo de Ares, Cycnus, quien le estuvo construyendo un santuario a su padre. Cycnus era terriblemente sangriento, su hábito era asesinar a sangre fría a hombres y animales para posteriormente arrebatarle los huesos. Su objetivo era acumular un montón de huesos para fabricarle un templo a su dios padre.

Heracles hiere al dios de la guerra

Al ver tantas quejas, los demás olímpicos poco a poco se fueron agotando de este sujeto llamado Cycnus, pues con tantas muertes los dioses se iban quedando sin adoradores. Así que todas las deidades se reunieron y eligieron a Heracles como arma para asesinar a Cycnus y ponerle un punto final a su terrible reinado.

Como buen guerrero, Heracles hizo lo que se le pidió causándole a Ares una enorme furia, pues en ese preciso momento él estaba presente cuando murió su hijo. Envuelto en cólera, el dios se abalanzó sobre el guerrero dispuesto a cobrar venganza con su espada. Definitivamente, si no fuese por la ayuda de la diosa Atenea, Heracles estuviese muerto, pues fue ella quien bloqueó el golpe del dios.

A pesar de todo, Ares no lograba controlarse e ignoró por completo las advertencias de los dioses y sin pensarlo se abalanzó de nuevo sobre el guerrero.  Pero esta vez, Heracles estaba más preparado ante su golpe y éste logró herirlo en el muslo y lo tiró al suelo por el gran dolor. Cuando los también hijos de Ares, Deimos y Fobos se percataron descendieron de la carroza y se propusieron a llevar al dios Ares de vuelta al Monte Olimpo.

Sitios nombrados en honor al dios de la guerra

A pesar de que el dios  Ares no fue una deidad tan venerada como otros dioses reconocidos, aún así sí existían algunos sitios nombrados en su honor.

  • Areópago (Conocida también como Colina de Ares o Areios)
  • La Isla de Ares
  • El Planeta Ares (Mejor conocido hoy en día como el planeta rojo o sencillamente Marte)
Lugares nombrados en honor al dios
Lugares nombrados en honor al dios

Algunos tips curiosos del dios griego de la guerra

  • El homólogo romano, Marte era un dios mucho más reconocido y con más adoradores, pues Marte se consideraba padre del pueblo de Roma.
  • A pesar de la naturaleza violenta de Ares, él también se enamoró y su amor fue completamente para Afrodita. Estaba completamente cegado de celos al ver a su amante Afrodita con Adonis y desde ese momento se convirtió en jabalí y lo mató con sus afilados colmillos.
  • El dios de la guerra batalló en dos ocasiones contra el guerrero Heracles.
  • Generalmente los sacrificios a este dios lo hacían los guerreros justo antes de comenzar una ardua guerra.
  • A sus dos padres no les agradaba para nada el temperamento del dios de la guerra. De hecho, se dice que el único dios que Zeus odiaba era a Ares.
  • El amor que se sentían Ares y Afrodita no era para nada secreto entre las deidades.
  • Su animal simbólico era el buitre.
  • Las guerreras Amazonas eran hijas de Ares.
  • En la larga guerra de Troya Ares siempre estuvo al lado de su amante Afrodita.
  • Se estima que Cupido fue uno de los hijos de Ares y Afrodita.
  • Una de las hermanas de este dios de la guerra es Eris, diosa de la discordia.

Ares en God of War

Ares es uno de los personajes secundarios más importantes de las sagas de God of War, pues es él quien es el primer Dios de la Guerra y quien además le otorga las Espadas del Caos a cambio de servirle. A pesar de haber cometido tantos pecados, la diosa Atenea le ofreció un trato a cambio de eliminar al sangriento dios de la guerra.

Comics

El principal dios de la guerra combate en la apuesta de las deidades, tratándose de un concurso en donde los olímpicos elegían a sus campeones favoritos siendo estos unos mortales. El objetivo de dicho juego era encontrar el elixir sanador mejor conocido como “Ambrosía”.

El campeón que Ares eligió fue a Kratos y lo obliga a competir imponiéndole una terrible enfermedad sobre su hija por lo que Kratos se ve obligado a buscar la Ambrosía, mientras que los dioses se divierten observando cómo sus luchadores compiten entre ellos para encontrar la famosa Ambrosía.

God of War: Ascension. Multijjugador

Cuando Kratos participa en una extensa batalla de la cual no sale victorioso, su última opción será pedirle ayuda al supremo dios de la guerra Ares. Pero, Ares le advierte que para poderlo ayudar deberá hacer un trato con él, el cual consiste en verle su alma. Tras el trato, Kratos podrá tener acceso a la manipulación de vigorosos armamentos mágicos el cual son el arma perfecta para derrotar a todos sus enemigos.

Desde entonces, Kratos se enfrentará con una multitud de guerreros y criaturas extrañas, de las cuales muchas también le han vendido el alma a Ares y demás olímpicos guerreros, como lo son: Zeus, Poseidón o Hades.

God of War: Ascension

En este mundo, Ares aparece de un nuevo modo y, lo hace como un enemigo de fondo. A medida que va transcurriendo este modo de juego, diversos personajes mencionan más al dios de la guerra.

El dios de la guerra llevaba cierto tiempo intentando destronar al dios Zeus para quedarse él en su lugar. Para llevar ese plan a cabo, Ares mantuvo relaciones sexuales con la reina de las Furias, esperando engendrar un hijo más violento y con más sed de sangre que él. Pero, el plan lamentablemente no se llevó a cabo como este dios quería, el descendiente de aquella unión se bautizó como Orkos y no resultó ser aquel monstruo que Ares esperaba, es allí cuando alzó su vista a Kratos.

Para moldear de una vez por todas al guerrero perfecto, Ares junto a las furias idearon un plan macabro, el cual consistía en cumplir al pie de la letra tres objetivos:

Asesinar a sus enemigos, específicamente al Rey Bárbaro

Darle muerte innecesariamente a los inocentes, quitándoles la vida a los seguidores de la diosa Atenea

Y, por último, pero no menos importante, derramar la sangre de su propia adorada familia. Por supuesto que, esta última petición del dios Ares, Kratos la cumplió totalmente engañado, todo fue una trampa bien elaborada por Ares.

GoW

En la historia de este épico videojuego, quien es el principal enemigo de Kratos, es el dios Ares. En ese momento el principal dios de la guerra habría entrado a Atenas, la capital principal del mundo en aquel entonces y, los demás olímpicos habrían enviado a Kratos para detenerlo.

Kratos inició un mundo de aventuras, pues, tuvo que salir en la búsqueda de la caja de Pandora para derrotar al dios.  Por supuesto que encontrar aquel objeto misterioso no sería tarea sencilla.

Luego de haber superado todas las trampas y haber vencido a miles de monstruos, cuando Kratos consigue la anhelada caja, Ares lo atraviesa clavándole un poste de hormigón en el pecho. Pero, el dios de la guerra se confió demasiado, pues, su ego crecía cada vez más e inclusive se llegó a burlar exclamando a voz alta que ahora era más poderoso que antes con la caja de Pandora en su poder. Pero, cuando menos lo pensó, Kratos le arrebató de las manos la poderosa caja de Pandora.

Los males desatados

Cuando Kratos abre la caja, libera un gran poder haciéndose inmenso, del mismo tamaño que el dios Ares. Justo desde ese momento empieza una mortal y épica batalla. Pero, para recordarle los pecados que había cometido Kratos en el pasado, el dios de la guerra lo trasporta al templo en donde él mismo asesinó a su familia y Kratos intenta detener aquellas copias de recuerdo para evitarlo.

Cuando ya por fin logra derribar a todas las copias, el dios Ares le quita las Espadas del Caos y con ellas mata a su familia. Ambos personajes vuelven a luchar ferozmente y es Kratos el vencedor. Y, precisamente antes de darle Kratos el golpe mortal Ares le confiesa que el tuvo que matarle a su familia para que Kratos se convirtiese en un guerrero indomable y sin piedad. Al escuchar sus palabras y al recordar el sufrimiento de su familia, Kratos decide atravesarlo con las espadas para darle muerte y convertirse él en el nuevo dios de la guerra.

GoW: Ghost of Sparta

Gracias a una profecía que Ares había escuchado de un oráculo sagrado, Ares secuestró al hermano de Kratos, Deimos. Pues, este de nacimiento tenía unas marcas que coincidían con las palabras que el oráculo sagrado le había profetizado. Pero, Ares no se imaginaba que estaba tomando al niño equivocado.

Al ver que los dioses Ares y Atenea se llevaban a Deimos, Kratos intentó salvarlo con mucha valentía, pues este apenas era un indefenso niño. Ares ignoró por completo a Kratos y tomó del brazo a Deimos, y al ver Kratos cómo se llevaban a su hermano se lanzó sobre el dios y Ares para quitárselo de encima lo golpeó y le causó una herida en el ojo derecho, dejándole a futura cicatriz. Al notar el molesto comportamiento del niño Kratos, Ares tuvo intenciones de asesinarlo. Pero la diosa Atenea lo apaciguo para que cambiara de parecer y le salvó la vida al dios.

Años más tarde, cuando Kratos se sentía preparado para salvar a su perdido hermano le llegaron las noticias de que fue Ares quien lo había enviado con Tánatos, la deidad de la muerte, para que éste lo hiciera sufrir por la eternidad.

GoW II

En esta entrega se pudo observar una estatua del dios Ares con una descripción que decía: “Ares, el caído de la guerra”.

Además, en una de las luchas de Kratos contra Laquesis, la cual invoca a Átropos. Kratos y Átropos van al pasado, en la precisa escena en donde Kratos estaba luchando con el dios Ares, pero Kratos y Átropos aterrizan sobre la Espada de los Dioses, esa misma que Kratos maniobró para darle muerte al antiguo dios de la guerra.

En ese momento Átropos le informa a Kratos que puede cambiar el destino sin darle muerte a Ares, pero con el destino a su favor, únicamente destruyendo aquella espada. Luego de que éstos dos se enfrentan, ambos vuelven al presente, pero Laquesis quiso sacar a Átropos del pasado.

GoW III

Luego de haberse enfrentado ante los hipocampos, el dios de la guerra Kratos condujo por un camino que lo llevó a una cámara en donde reposaba el cuerpo sin vida de Ares, es allí donde aparece el primer centauro.

En ese pequeño momento, a pesar de Ares ya estar muerto, juega un papel pequeño pero importante, pues, es nombrado por los dioses Cronos, Zeus y por supuesto, Kratos. Además de ello, también se mostró en distintos flashbacks.

Curiosidades de Ares en GoW

  • Curiosamente Ares es el dios que más armamento tiene, los cuales son: un hacha, un martillo gigantesco y una espada.
  • De todas las deidades, él es el único que puede entrar y salir con facilidad de los Dominios de la Muerte.
  • En GoW III, cuando Kratos estaba concentrado en entrar a su psique se escucha a lo lejos la voz del dios diciendo “Más allá no hay nada más que tinieblas, Kratos”.
  • Fue el mismísimo Ares quien le hizo la cicatriz en el ojo a Kratos cuando apenas era un niño.
  • A pesar de la explosión que sufrió Ares en God of War, en GoW III su cuerpo se le ve intacto, completamente congelado.
  • En el mini videojuego online de Facebook “Social Empires” el dios de la guerra Ares, tiene la misma apariencia que en la saga de God of war, con su viejo diseño de barba.
  • Definitivamente el mundo de GoW es una completa ironía, pues, al final de God of War III, el dios Kratos le da muerte al dios supremo Zeus y acaba completamente con el Olimpo, tal cual y como Ares lo anhelaba.
  • Hermes y Ares son los únicos dioses del juego que tienen el cabello elemental, ni el mismísimo Zeus lo lleva así.