Saltar al contenido

Amón, Dios de los menos afortunados

[Total:0    Promedio:0/5]

Amón, el fusionado con el Dios Ra. Es conocido por ser una de las divinidades egipcias más populares, cuyo culto tiene el mayor número de registros. Este no debe ser confundido con el demonio que lleva su mismo nombre.

Este Dios era la representación de todo lo que estaba oculto, siendo considerado como un invisible para los ojos de los mortales.

Amón y el Imperio Antiguo

Amón es legitimado desde el Imperio Antiguo junto a su esposa Amonet, alcanzando la posición de patrono de Tebas en el XXI a.C.

Esto sucede en la onceaba dinastía, donde sustituye al dios Montu. Durante la invasión que orquestaron los Hicsos en el reinado de Amosis I, este dios adquirió una importancia nacional.

Este reinado ocurrió durante el siglo XVI a.C, pero lo que lo hace popular es la fusión con otro dios del panteón. Se trataba del dios del sol llamado Ra, por lo que el nombre de esta nueva deidad quedó como Amón-Ra. En una de sus variaciones se le conoce como Amón-Re.

Luego, durante el denominado Nuevo Imperio esta fusión no sólo conservó su rango de dios principal (con la excepción del periodo Amarniense), sino que alcanzó una divinidad trascendental.

Adquirió cualidades como el Dios de los menos beneficiados, de los pobres y encarnó el concepto de piedad individual. Esto significó que su posición de dios alcanza el estatus de “rey de los dioses” y en Egipto su culto se convirtió prácticamente en un monoteísmo.

Esto se debió a que los demás dioses comenzaron a mostrarse como una representación de él mismo. Una vez el ejército de la dinastía XVIII en Egipto expulsa a los gobernantes hicsos de sus tierras, Tebas se convierte en una ciudad importante.

De hecho, esta nueva dinastía la convirtió en una capital y su deidad, Amón, se popularizó a nivel nacional. Siendo así que, la conquista de Tebas, es lo que realmente convierte a este dios en algo importante para Egipto.

Pues, a partir de ahí, todos los faraones de la dinastía realizan diversos templos al Dios y cada conquista es dedicada al mismo.

Culto al Dios Amón

Amón, Dios con cabeza de carnero

Como se ha mencionado, Amón es considerado el dios de los pobres o menos afortunados, esto se debe a la guerra.

Los faraones obtenían victorias sobre los gobernantes extranjeros y éstas eran dedicadas a Amón. Al dios se le interpretó como un justiciero y protector de los viajeros. Es decir, un dios que cumplía con los principios de Maat: justicia, bondad y verdad.

Tal fue el culto que para estar en presencia del dios no sólo había que confesar los pecados, sino cumplir una serie de requisitos y rituales. Ya que no cualquiera era digno de estar en su presencia.

¿Cómo era representado?

 

Dios de lo oculto

Una vez Egipto se hace con la conquista de Kush, los egipcios terminan por asociar que la deidad principal de este pueblo es el equivalente a Amón.

Lo que hace que en las representaciones aparezca con la cabeza de un ternero lanudo con grandes cuernos curvos. Algo que no era de extrañar para la época; ya que nada representaba más a la virilidad que un carnero. Lo que causó que se asociara al dios con la fertilidad.

Esto culminó con que el dios absorbiera la identidad de Min. Llamándose Amón-Min y se le creyera dios de la fertilidad.

De hecho, obtuvo el epíteto de Kamutef o “Toro de su Madre”. Esto provocó que en algunos templos de la ciudad de Karnank; Amón se presentaba con un flagelo o era representado en su totalidad como un falo.

Ahora que ya terminamos ¿qué te ha parecido? ¿te sabes algún otro dato? Si es así ¡déjanoslo en los comentarios!