Saltar al contenido

Acricio o Acrisio, conoce a este rey y su terrible profecía

Acricio
[Total:0    Promedio:0/5]

Para nadie es un secreto que la organización política de la antigua Grecia era una de las más complejas del mundo.  Aunque fue uno de los primeros pueblos en practicar la democracia, Grecia estaba gobernada por reyes, los cuales eran asesorados por un concejo de jefes de clanes.

Además de este concejo, los reyes de este periodo también constaban con la guía espiritual de un oráculo, el cual se creía tenía el poder de comunicarse directamente con los dioses y ofrecer a los reyes  profecías, concejos y visiones del futuro.

La relación de estos reyes y sus oráculos es descrita en cientos de poemas y relatos antiguos, sin embargo, ninguna es tan famosa como la del rey Acrisio, quien se obsesionó con las predicciones de estos sacerdotes hasta el punto de traicionar a su familia y abandonar a su reino.

Orígenes

Hijo de Abante y Aglaya, Acricio (o Acrisio) es descrito en la mitología griega como rey de Argo y hermano gemelo de Preto. Muchos textos antiguos describen la constante lucha que mantuvo este rey con su hermano, la cual se dice inicio en el vientre de su madre y duraría toda su vida.

Cuando Abante falleció, estos hermanos acordaron reinar en forma alternativa, hasta que Preto sedujo a Dánae (hija de Acricio) por lo que este fue expulsado  y se vio obligado a huir a la población de Licia. Allí se casó con la hija del Yóbates y reunió un ejército para reclamar el reino de Argo. Luego de una sangrienta batalla, ambos hermanos decidieron dividir el reino y gobernar cada uno una mitad.

Acricio
Estatua de Perseo y Medusa

Acricio quien afirmaba ser descendiente del dios Baal, también es presentado en textos antiguos como el abuelo del Perseo, héroe cuyas proezas en el poblado de Palestina crearon las constelaciones de Andrómeda, Casiopea, Cefeo, Cetus, Pegaso y Perseo.

Leyenda

Acricio y el Oráculo

Frustrado por no tener un heredero, Acricio decide consultar el oráculo de Delfos para preguntarle si alguna vez va tener un hijo. El oráculo no solo confirma la sospecha del rey al decirle que su hijo nunca llegara, sino que también le predice que morirá a manos de su propio nieto. Para evitar esta profecía, Acricio decide encerrar a su hija en un pináculo de bronce, fuertemente fortificado.

Zeus al ver al sufrimiento de esta joven, se enamora perdidamente de ella e idea un plan para poder estar con la joven princesa.

Acricio

Todo ocurrió en una noche forrada de estrellas, mientras Dánae estaba recostada en su cama, soñando con su libertad, cuando el dios Zeus, aprovechando una de las grietas de la habitación, decide transformarse una lluvia dorada y caer gota a gota en el cuerpo desnudo de Dánae. Estas gotas se unen en una compresión radiante y dinámica, penetran a la joven princesa e implantan la semilla de una futura leyenda: Perseo.

Al enterarse de la existencia de este niño, Acricio decide poner a Dánae y a su nieto en cofre y lanzarlo a la deriva al mar. Zeus al ver la desgracia de esta princesa, pide ayuda a Poseidón para que calme las aguas y permita que hijo sea rescatado por un pescador llamado Dictis.

Acricio

Perseo crece y comienza a realizar grandes hazañas, entre las cuales se destacan derrotar a la Gorgona Medusa y rescatar a su madre de la garras de Polidectes. Tras casarse con Andrómeda, Perseo decide regresar a Argos, pero Acrisio al enterarse de su llegada, huye despavorido a Larisa para evitar la profecía del oráculo.

En Larisa, Acrisio decide asistir a la celebración de unos juegos, desconociendo que su nieto era uno de los participantes. Al momento de realizar la prueba de lanzamiento de disco, un golpe de viento desvía el lanzamiento de Perseo y el disco cae en la cabeza de Acrisio quitándole la vida.

Tras la muerte de su abuelo, Perseo se siente incapaz de asumir la corona de Argos y decide cambiarla por la de su primo Megapentes (hijo de Preto), de manera que Megapentes asume el reinado de Argos y Perseo se convierte en el rey de Trinto.

Representación en el Cine

A lo largo de los años la leyenda d Acricio y su obsesión con la profecía del oráculo ha sido representada en cientos de películas. Una de las interpretaciones más importantes la podemos encontrar en Furia de Titanes, en la cual este rey en interpretado por el actor Jason Flemyng. En este film podemos ver como Acricio es castigado por su crueldad al ser transformado en la bestia “Calibos”.

Otra película donde podemos encontrar a este rey es en el clásico de los 80’s Clash of Titans, en donde el papel de Acricio es interpretado por el actor Donald Houston.